Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 18 de marzo de 2009

Servicio público: Cortar cebolla



uno. Hay veces en las que se tienen muchas ganas de llorar y muy pocas de dar explicaciones. En ese caso, lo mejor es buscar cualquier excusa y ponerse a cortar cebolla.

dos. Pero si no se quiere llorar y no hay más remedio que cortar cebolla se puede optar por algunas de estas dos opciones: cortarla debajo del agua o hacerlo debajo de la campana extractora de humos, encendida, claro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

O llevar lentillas durante el proceso. Doy fe de que (me) funciona.

i.sana dijo...

También van muy bien las gafas anticloro que se usan para la piscina...o las de buzo, pero si entra alguien de repente en la cocina, y no lo sabe, puede gritar y te asustas y te cortas. Las de piscina son más discretas

fml dijo...

Anónimo, a mí las lentillas me hacían llorar más que la cebolla y dejé de usarlas.

i.sana, espectacular imagen la de alguien cortando cebolla con gafas de bucear. Quizás te la robe.

Anónimo dijo...

Yo te recomiendo que pongas en remojo durante un rato la cebolla
como supongo que no vas a cortar 200 klg de cebollas te dara tiempo a no llorar.Es efectivo durante un rato.
Palabra de cocinara.
saludos