Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 30 de marzo de 2009

Bernadette

¿Recordáis el bestiario en el que contaba que iba por los pasillos del Mercadona llorando en silencio porque no sabía tocar la guitarra? ¿No? Vaya, vaya, veo que están todas las cabezas igual de mal que la mía, eso me consuela. Anda, pinchad aquí para releerlo.

Bien. Ya hemos hecho memoria, podemos seguir.

¿Quién es Bernadette?

Después del mencionado post, las masas se lanzaron a animarme para que me dejara de lamentos y me comprara una guitarra. No tuve más remedio que hacerlo. Después de darle muchas vueltas y antes de que la indecisión me paralizara, decidí no complicarme mucho y me compré una acústica que vendían a buen precio en una tienda de música que hay... enfrente de Mercadona (¿para cuándo un patrocinio bien pagado, señores y señoras de la ultramencionada en este blog cadena de supermercados valenciana?).

Bernadette suena bien. No es una Rickenbacker pero suena bien. El domingo la estuvo tocando mi primo y me lo confirmó.

Le puse nombre siguiendo los sabios consejos de uno de los protagonistas de la peli The Commitments. El trompetista del grupo, que va de superestrella del soul y es un muerto de hambre, le explica a un joven músico que es importante ponerle nombre al instrumento que se toca. Yo le puse Bernadette porque es una canción muy chula de The Four Tops (que descubrí en el libro de Kiko Amat Cosas que hacen BUM.)




¿Son ciertos los rumores que apuntan a que ha robado el corazón de elhombreamadecasa?

Nada de nada. Mi corazón solo tiene sitio para Mercedes... Nah, ahora en serio. Mi teoría es que el trabajo, la casa, la crianza y los miles de problemas de la vida de adulto llenan la cabeza (verdadero órgano del amor), la ocupan como si de un tumor maligno se tratara y apenas dejan sitio para el amor.

Eso no significa que no quiera tener con ella un romance loco y apasionado y poder cantar: Bernadette, people are searchin' for / The kind of love that we possess.

¿Qué tiene que decir Mercedes a todo esto?

Mercedes es mujer de pocas palabras, ella es más dada a la comicación no verbal. Cuando le presenté a Bernadette hizo un gesto que me siento completamente incapaz de explicar aquí.


¿Quién la romperá primero, Juan o Darío?

Están al cincuenta por ciento.


PD: No tengo pensado dejarme barba de nuevo pero, de hacerlo, me la dejaría como Levi Stubbs, el cantante de los Four Tops.

4 comentarios:

Laura dijo...

Para cuando el video de presentación en Youtube de Bernadette y tu tocando...jijiji vale vale, sólo enfocando a Bernadette...

Anónimo dijo...

Una acústica es el tipo de guitarra más difícil para empezar, tiene las cuerdas durísimas y si deslizas los dedos por ellas suena un ruido que contamina mucho lo que intentas tocar

fml dijo...

Laura, estoy seguro de que no queréis verme tocando la guitarra. Bueno, verme puede ser, pero oírme de ninguna de las maneras. Dejaremos lo de youtube para dentro de algunos lustros.

Anónimo, no hay problema: me crezco ante los retos (aunque mis dedos son de tu misma opinión).

Presidente de Narcolepticos de Sevilla dijo...

Nada, nada, es una gozada el ruído ese de los dedos deslizándose por las cuerdas, duras, y desafiando tu resistencia.
¡foto de Bernadette!¡foto de Bernadette! ¡foto de Bernadette!
.......cuando la Plebe lo exige.. :)
PD:¿no es divertido que cuando te pide una web que escribas la palabra de la imagen de seguridad se pueda leer de verdad?--->gonion