Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 9 de febrero de 2010

The Times They Aren´t A-Changin´

Nota: Esta entrada es la cara B de esta otra.

La gente de cierta edad dice mucho eso de "los niños de ahora nacen sabiendo latín". Quieren decir que los niños actuales andan enseguida, hablan muy pronto, saben de todo con dos dos años. Curiosamente, casi ninguno de esos niños habla latín. Es una frase algo contradictoria porque eso del latín suena a muy antiguo. Tiene pinta de que esa frase se inventó hace la tira de años y se viene usando desde hace décadas. Diría que es que siempre nos asombra la capacidad de los niños de aprender y progresar a ojos vistas. Pero eso pasa ahora y pasaba antes. Poco ha cambiado a ese respecto.

Puede ser que a algunos de los niños de ahora no les guste tanto el arroz con habichuelas como a los de antes pero la olla gitana, un guiso clásico, les sigue gustando. Y si se les da molida, es caballo ganador. De pequeño esta era mi comida favorita:

OLLA GITANA (según receta materna)

INGREDIENTES (para cuatro personas o así):

Un tarro grande de habichuelas
Un tarro grande de garbanzos
Una cebolla
Uno o dos tomates
Un puñado de judías verdes
Un buen trozo de calabaza
Cuatro peras (del tipo de que sea, están todas buenas)
Un poquito de hierbabuena y otro de pimentón

PREPARACIÓN

Se hace el clásico sofrito con cebolla, tomate y un poquito de pimentón. Se añaden las judías verdes troceadas y se rehogan un poquito. Después se añade la calabaza cortada en trozos (yo le quitaba la corteza antes de echarla pero es más fácil quitarla una vez cocinada) y las peras también en trozos (preferiblemente en cuatro trozos longitudinales). Se echan los garbanzos y las habichuelas y se cubre (no del todo) de agua. Se ajusta de sal y se echa la hierbabuena (mejor fresca pero si no de la otra). Dejar cocer unos 15 ó 20 minutos.

Después se puede comer tal cual o molida.

Y hablando de peras:

5 comentarios:

Mª Antonia dijo...

La guinda de una amiga: antes de servirla (sólo para los mayores) se saca un trozo de la calabaza, otro de pera y se machaca en el mortero con un diente de ajo, aceite y un poquito de limón. Se agrega a los platos ya servidos. Riquísimo.

Chelo dijo...

latín, latín...

a mis hijas les encantan los guisos, todos, así que no tengo más remedio que probar con ellas esta receta, ya os contaré...
gracias

Maite dijo...

mmm, una receta de cocina, no es lo más adecuado para mi hoy. He estado ausente por virus varios, algunos de ellos estomacales, y mi niña pequeña Nuria, con mononucleosis, así que empiezo a volver, derrotada todavía, a ver si mañana me pongo al dia de todas tus peripecias, que lo hecho de menos. Hasta mañana

elhombreamadecasa dijo...

Mª Antonia, tono nota de tu sugerencia. He tenido que eliminar el ajo de las comida que ahgo porque Juan tiene un paladar capaz de detectarlo a miles de kilómetros de distancia. Y lo odio. Oh, oh, ahora que lo pienso...

Chelo, espero que triunfes con la receta, mis chiquillos comen siempre muy bien con la olla gitana.

Maite, mucho ánimo. Las enfermedades de los hijos son un rollo. Que todo salga bien.

celiazafra dijo...

Ayer le pasé a mi padre la receta. Espero que me deleite con ella la semana que viene, que como en su casa y él es el cocinicas. Graciass