Cada miércoles un cuento en El Estafador

sábado, 27 de febrero de 2010

LTH: Líneas telúrgicas humanas


Hace algún tiempo, leí en El País un reportaje sobre un tipo japonés que, después de leer sobre la Guerra civil española, se vino para acá y lleva años colaborando en el esclarecimento de lo de las fosas comunes. Creo que la noticia se acompañaba de un destacado en el que se hablaba de la atracción de la cultura japonesa hacia la española.

Estuve dándole vueltas a la historia de este gran hombre y llegué a la única conclusión posible: la existencia de las Líneas telúrgicas humanas (en adelante, LTH). Mi hipótesis (por mí lo llamaría "Principio" pero hay que respetar el método científico), decía que mi hipótesis sostiene que cuando Pangea, el continente único y original, se fue separando, quedaron unas especies de líneas de influencia que unían puntos muy alejados entre sí y que establecían vínculos especiales entre los habitantes de un lado y otro. Supongo que será algún rollo electromagnético. Es lo que tienen el electromagnetismo, es muy socorrido e igual sirve para explicar un roto que un descosido.

Llevo años intentando que alguna fundación de prestigio me financie una costosísima y extravagante investigación sobre las LTH. Pero, no sé por qué, no lo consigo. De todas formas, acabo de encontrar una nueva evidencia de tal magnitud, que no tendrán más remedio que darme la razón. Y todo gracias a "Los Sopranos".


Nos hacía mucha gracia cómo Adriana llama a Cristopher (ver foto), el sobrino de Toni, porque decía "Cristofaaá", abriendo mucho la vocal final. Nos hacía gracia porque en Murcia, Cristopher, se pronuncia igual. En New Jersey hablan inglés. En Murcia, algo parecido al castellano. Y a pesar de eso, Cristopher se pronuncia igual. Así que está claro: hay una LTH que une New Jersey con Murcia.

¿Qué? ¿Cómo se os ha quedado el cuerpo?

7 comentarios:

Maite dijo...

Veo que no soy la única a la que se le ocurren cosas un poco raras en las que pensar, (que además les dedico tiempo y todo), lo que me preocupa es que los demás las llaman sandeces. Como tengan razón ellos vamos apañaos amigo

Mª Antonia dijo...

No sé si esto será barbarizar para la RAE pero para mí sí, y a pesar de ello lo voy a hacer: me quedao pasmá.
Lo del habla murciana es algo que me interesa y me preocupa bastante.

lapatachunga dijo...

jaja. Y tan cierto que el electromagnetismo es socorrido, y sino, que se lo digan a Magneto (por cierto, buenísima la escena en que escapa de la prisión de plástico, ahí también alguien le dedicó unas horas).
También puede aplicarse la teoría de que los opuestos se atraen -que se aplicaría al magnetismo-, pues ellos son todo quietud, minimalismo y a nosotros nos va un buen sarao.

owachy dijo...

Jejeje... Hermano, sobre el LTH te recomiendo el soberbio poema "Las Cadenas", de Sully Prudhomme; y volver a ver "La Dobre Vida de Veronika".

Chelo dijo...

qué fuerte, qué fuerte!

PD: no hay cosa más desalmada que New Jersey, en cambio Murcia es una cuidad de lo más agradable

Atalanta dijo...

Y cómo te reirás dentro de unos años, cuando te acuerdes de los que te llamaban loco el día que propusiste tu tesis sobre las LTH...
Oye, tengo tu libro. Está fenomenal. ¿Te importaría que publicara uno de los cuentos en el blog -citando la fuente por supuesto- junto con una de las canciones? Yo había pensado en La Mala.
Un saludo.

elhombreamadecasa dijo...

Maite, si de algo estoy seguro es de que no tienen razón. Sigamos a lo nuestro sin hacerles caso. Me ha encantado la palabra "sandeces", voy a usarla en el siguiente post.

Mª Antonia, no es para menos, la existencia de las LTH son toda una revelación. Sí, el habla murciana tiene lo suyo.

Patachunga, diría que Magneto es el supervillano con el récord Guinnes de muertes y resurrecciones. Y también tiene el récord de cambios de chaqueta, igual va con los buenos que con los malos. Es poco de fiar.

Owachy, ¡ah! La doble vida de Veronika, por ahí la tengo en VHS, no sé si grabada de la tele o de vídeo a vídeo.

Chelo, bueno, bueno, en Murcia hacia ciertos barrios en los que se lleva mucho el chándal, la cadena de oro y el pelo el pecho.

Atalanta, estoy contigo, ahora me llaman loco pero acabarán por darme la razón. Por supuesto que puedes poner el cuento que te apetezca. Si quieres te envío la ilustración del cuento de la Mala (escríbeme a elhombreamadecasa@gmail.com)