Cada miércoles un cuento en El Estafador

jueves, 25 de febrero de 2010

Servicio público: Una cosa importantísima a tener en cuenta

Un amigo ha tenido a su chiquilla ingresada un par de días en el hospital. Nada grave y con final feliz. Pero tuvieron que ponerle una vía y lo hicieron en su manita derecha. Con los nervios del ingreso y todo eso, no cayó en advertirles de que la niña se chupaba el pulgar derecho. Cosa que no pudo hacer en los dos días que estuvo en el hospital por culpa de la dichosa vía. Una faena bien gorda.

Así que, padres y madres del mundo, ya sabéis, si van a ponerle una vía a vuestras criaturas, avisad antes si se chupan el dedo.

PD: Otra cosa de salud. Hace un par de semanas, Joserra contaba en su blog cómo el músico Greg Brown le quitaba la fiebre a sus chiquillos con "Say A Little Prayer" de Su Majestad Aretha Franklin. Voy corriendo a ponerlo en práctica que tengo a Darío malico. ¡Dalsy nunca más!

Le copio el vídeo que puso:

6 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

Nunca hubiera pensado en lo de la vía. Mi bebé también se chupa el dedo, aunque tengo la esperanza de que se le quite la costumbre algún día, cuando tenga algo más de entendimiento!.

Me encanta la canción.

madre superada por las circunstancias dijo...

Y eso no se estudia en las Escuelas de Enfermería o donde se estudie Enfermería?

Joserra Rodrigo dijo...

Aretha lo cura todo! Cura las penas, mejora las alegrías...jajajja...
Un beso para Darío.

Chelo dijo...

qué se mejore el peque,
una canción genial!

Paco Bernal dijo...

Sé que suena raro, pero funciona. Moja los calcetines de Darío en una solución de 3 partes de agua y una de vinagre. Pónselos. Envuelvele los pies en plásticos y acuéstale. Huele a ensalada, pero la fiebre se le bajará en un pispás. Es un remedio austriaco a prueba de escépticos. Y funciona. Mi sobrina se puso malita también en verano, cuando estuvo a verme, y, casualmente, había una doctora en casa que nos lo recomendó. Flipamos con los efectos.
Saludos y que se mejore el chiquillo,

Maite dijo...

Pues entre el vinagre para la fiebre, si además le pones la cebolla para la tos, ya no hace falta que salgais a la cocina a cenar!, en fin, que se recupere prontito, que hay que ver que mal que se pasa cuando están malitos. Besicos para el enfermo