Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 13 de febrero de 2012

Lucinda Williams y Fernando Alfaro



La revista digital festivalesdepop.com ha consultado con un panel de expertos el mejor disco de 2011. ¿Y a que no sabéis quién está entre ese panel de expertos? Un servidor. Es que la amistad hace que uno parezca más guay de lo que es y tengo un amigo que colabora en dicha publicación. Sea como sea, me pidieron elegir el que yo pensaba que era el mejor disco del año. No soy capaz de hacer algo así. Opté por elegir los dos discos que más me habían emocionado en 2011. 

La presentación que han hecho de los discos está muy chula pero no cabían los textos que escribí. Aprovecho y los pongo aquí: 


Lucinda Williams - Blessed. Lucinda es de las grandes, de las incuestionables pero, si no lo fuera, se hubiera ganado el título con este disco. La primera canción, "Buttercup", ya te deja patidifuso. Qué manera de decirle al tipo que le den por saco, qué clase, qué categoría. Pero es que, algo después, viene "Copenhagen" y uno ya no se aguanta, apaga la música y rompe a llorar. El estribillo es... no sé, sobrecogedor me parece poco. Habría que pensar nuevas palabras. Y no queda ahí la cosa: está el oscuro optimismo de "Born To Be Loved", la larguísima y contundente coda de "Blessed"  o la guitarra de Elvis Costello en "Convince Me". El juego de palabras es tan fácil como inevitable: Lucinda nos deja bendecidos a todos aquellos afortunados que hemos escuchado este disco.




Fernando Alfaro - La vida es extraña y rara. Lo es, vaya que si lo es. Y gracias a ella, la vida, Alfaro ha vuelto a las andadas con uno de sus mejores discos. Corazones encogidos en "Extintor de infiernos", felicidad Surfin´en "Camisa hawaiana de fuerza", electricidad Chucho en "Hijo de perra" y mal rollo manchego en "Himno del Caminante Kamikaze". El disco ha sido editado por Marxophone, una iniciativa que comparte con otros músicos como Nacho Vegas o Raül Fernández Refree, y que pretende liberar a la música de la tiranía de algunas discográficas.

2 comentarios:

Joserra Rodrigo dijo...

Enseguida me percaté Fede de que el de Lucinda te pilló de ese sitio. Buttercup es un Respect para el XXI, es un vete a la mierda gilipollas a ritmo del Exile de los Stones, como el de mis cornudas soul.
Lucinda además huele fenomenal, a pan de Luisiana. Es una pasada, emociona y cómo abraza.

elhombreamadecasa dijo...

Joserra, fue escuchar las canciones en Toma1 (Radio3) y quedar prendado sin remedio.