Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 14 de febrero de 2012

Duelo digital (y derrota)

El sábado nos fuimos de concierto y hacía siglos que no lo hacíamos. Dejamos a los niños en casa de mi madre. Gracias, mamá. Ellos estaban muy contentos porque iban a conectar su Nintendo DS con la de mi madre y jugar juntos al Mario Bros y al Mario Karts.


Venga, dije, dejad que os conecte las nintendos antes de irme al concierto. Pero ¡ya lo habían hecho ellos solos! No es justo. Primero eres una persona prescindible, luego los hijos te enseñan a ser el ser más importante de la galaxia porque dependen de ti para cualquier cosa y, cuando te has acomodado en tu trono de Master of the Universe, te quitan de una patada y se apañan sin ti.


Lo anterior ya me sentó mal pero lo que me remató fue que no me dejaron jugar. Supliqué, lloré, pataleé, me enrabieté pero nada. Sus corazoncitos son fríos como el hielo.


Al día siguiente, conseguí que Juan se echara una partida conmigo al Mario Karts. Empecé a tope y quedé por delante de él en las primeras carreras. Como Juan tiene mal perder, me pegaba después de cada derrota. Pero sus golpes no me dolieron tanto como la traición de mi madre que se puso de su lado. Que si yo era un abusón, que dejara ganar al niño y cosas por el estilo. ¿Dejarle ganar? ¿A cuento de qué? Eso no tiene sentido. Yo respeto a Juan y si compito con él lo hago entregándome al máximo. Quizás podría haber modulado mis burlas y vaciles pero, demonios, da tanto gusto ganar.


Sin embargo, a partir de la quinta carrera, mi suerte empezó a declinar. Acabé perdiendo por chorrocientos puntos. Quiero que mis hijos sean mejores que yo en todo, que me dejen atrás con una pedorreta. Pero ¿tenía que ser tan pronto?


Voy a aprevechar que no están para practicar los derrapes con el huevomóvil de Yosi:



5 comentarios:

Mi álter ego dijo...

Pobrecito él que no lo dejan jugar. Ea, ea, ya pasó...

Raquel dijo...

¿Dejarles ganar? ¿Con lo poco que dura la fase de padre-madre ( en mi caso tía) campeona? enga ya!! :)

paparracho dijo...

Oye, cuánto dura esa fase de papá máster del universo? Es para ir preparándome psicológicamente para cuando se acabe! (lo peor es que la mía aún no ha empezado) :(

elhombreamadecasa dijo...

Mi álter ego, y el otro día no me dejaron ver Bob Esponja después de comer. Son unos abusones.

Raquel, esa es la actitud.

Paparracho, dura poco, el tiempo que pasa entre "papá, pásame la pantalla que yo no puedo" a "quita, déjame, que tú no sabes".

mamanatas dijo...

Por más que hayas perdido el papel de máster del universo tus hijos se lo tienen que pasar pipa contigo.
Yo, de mayor, quiero ser como tú, en versión materna, claro ;)