Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 15 de octubre de 2008

Vocalizar


En casa pronunciamos las eses después de las vocales pero nos encontramos en territorio hostil para este tipo de cuestiones. En Murcia esas eses suelen obviarse, alargando en su lugar la vocal anterior y dándole un peculiar acento. Por ejemplo, es muy habitual que el tendero, después de pedirle algo, te diga: Más cosicas, nena; que en transcripción literal quedaría como algo así: Ma´cosica´, nena. Ni que decir tiene que luchamos denonadamente para que nuestros hijos no hablen así, especialmente Mercedes que es manchega y esa entonación le hace hervir la sangre (aunque luego le haga mucha gracia si Juan dice muchismo o dogcientos).


El otro día (lo´otro´día´, en murciano) Juan llegó a casa diciendo que en su cole hay una seño nueva de Madrid que dice ho´tia´. Nos mostramos algo incrédulos, así que nos explicó que como nosotros no estábamos en el cole, ni lo veíamos ni lo oíamos, así que no nos quedaba más remedio que creerlo. Este tipo de palabras son de lo más atractivas y le dio por repetirla sin parar. Teníamos dos opciones: (a) empeñarnos en que no la dijera más (queremos darles a nuestros hijos una educación laica) o (b) corregirle la pronunciación. Este fue el resultado final: Juan, se dice hostias, no ho´tia´; venga, repite conmigo: hostias.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

en serio tío...eres la OSTIA!!!!!

y no es pasión de padre

fml dijo...

Gracias, papá.