Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 31 de enero de 2012

Encendida defensa a favor de la escuela pública


¿Qué pasa, que no os dieron plaza en las monjas y os tuvisteis que ir a ese colegio? Todavía hay quien nos lo pregunta. Te confundes, solemos responder, nosotros no queríamos llevar a nuestros hijos a un colegio concertado y menos aún religioso. Ese colegio fue nuestra primera opción y bien contentos que estamos.

Otras veces, nos piden opinión. La última fue una vecina que se acababa de mudar de Alicante y buscaba cole para sus hijos. Mira, le dije, te puedo contar muchas cosas pero creo que es suficiente si te digo que si tuviera que volver a elegir un cole para mis hijos, elegiría, de nuevo, al que van.

La escuela pública en Murcia tiene como peor enemigo, qué cosas, a la Comunidad Autónoma. Precisamente los que más deberían trabajar para que fuera una escuela que mejorara cada día, hacen todo lo que pueden para degradarla. A ellos les va más el concierto y lo privado.

Otro gran enemigo es el saber popular, en este caso "ignorancia popular". Los coles públicos tienen mala fama. La gente repite ideas que nadie sabe de dónde vienen ni en qué se basan pero que dan por ciertas. Todavía estoy esperando que alguien me demuestre algo de la mala fama que tiene el cole de mis hijos.

Tampoco se trata de pintarlo todo de color de rosa. La falta de medios en los coles públicos dificulta muchas cosas, más en estos tiempos que corren. En ocasiones, uno no comparte las decisiones del claustro, claro que no. Y estaría bien que las familias se implicaran más en el proceso educativo. Pero nadie dijo que lo público fuese perfecto. Lo que sí es, todavía, es de calidad y, que no se olvide, de todos y todas.

Ayer celebramos el Día de la Paz en el cole. No es un plural mayestático. Las madres y padres también formamos parte de la comunidad escolar y tenemos que aportar nuestro granito de arena. En nuestra AMPA coinciden dos cosas muy buenas: (1) somos pocas pero bien avenidas y (2) el equipo directivo del centro cuenta con nosotros y le va lo de colaborar. Así que, como decía, celebramos el Día de la Paz.

Todo el cole se reunió en el salón de actos y vimos un vídeo, realizado por el Jefe de Estudios, en el que un montón de alumnos y alumnas iban recitando un texto sobre la paz. El vídeo ha quedado chulísimo y ha supuesto una cantidad de trabajo (fuera de horario) ingente. Para que luego digan por ahí que ningún funcionario trabaja.


Este año, la Semana Cultural se va a dedicar a los Juegos Olímpicos (la programación que se ha preparado es de categoría) y como esto tiene mucho que ver con la Paz, se unieron ambas cosas. Al final del vídeo, se encendió la llama olímpica que irá pasando de clase en clase hasta que dé comienzo la Semana Cultural. Yo propuse en el Consejo Escolar que la llama fuera auténtica pero desestimaron mi propuesta. Nunca me hacen caso.

Luego, la AMPA repartió bizcocho y chocolate a diestro y siniestro. Todo muy esponjoso y dulce.

Tres días antes, tuve una reunión con la responsable de la biblioteca del centro. La subvención que la Consejería de Educación tiene comprometida para poner en marcha la nueva biblioteca no llega. Pero donde no hay dinero, hay imaginación y empeño. Vamos a hacer un montón de cosas. Incluso vamos a intentar formar un club de lectura con profesoras, madres y alumnos (ponedle las arrobas o las as/os, que a mí me da pereza).

Pues ahí queda eso. Es que uno se harta ya de tanta tontería y crítica infundada hacia lo público.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

No puedo más que estar de acuerdo contigo... mi peque (empezó el cole en septiembre), va a un cole público que tiene mala fama de sus inicios hace la friolera de 25 años y nadie quiere llevar a sus hijos ahí. ¿Consecuencias? Pues que se pierden la calidad del profesorado que hay. Yo que aunque no era mi primera opción me alegro de que el destino hiciera que recalaramos ahí porque a día de hoy no puedo estar más contenta con el cole: una profesora que es la ternura en persona, sin problemas para reunirte y hablar con ella, cuidadosa con los peques, métodos de enseñanza para que aprendan sin aburrirse... una directora que hace mucho trabajo para el cole, así como el resto de profesorado.
¿Y sabes que es lo mejor? Qué sólo son 16 niños en clase!!! porque como nadie quiere llevarlos ahí pues los que van están superbien!!!! (imagínate que los que tienen 9-10 años son solamente 10 niños en clase y los profes controlan perfectamente quien falla en qué y quién sobresale, ¿es o no genial????!!!!).

Para mí mejor que no quieran llevarlos allí porque yo he descubierto un gran centro. La única parte mala es que como tienen poco alumnado pues las actividades extraescolares pueden ser más caras por falta de alumnos pero eso siempre puede arreglarse.
Un beso.
Aiss

La Gallina Pintadita dijo...

Nosotros para mi peque también elegimos cole público, que perfecto no será, pero tampoco lo son los privados. Me consta el duro trabajo de muchos profesores-funcionarios, quitando horas de su vida y usando la imaginación para compensar esa "carencias", pero buenos o malos profesionales los hay tanto en lo público como en lo privado, asi que sólo desear suerte para que a mi peque le toque uno de los vocacionales y luchadores, además de cariñoso, claro está. Y para muestra un botón http://principitosmh.blogspot.com/2012/01/cuanto-media-un-huevo-de-dinosaurio.html

paparracho dijo...

Amigo ama de casa, no sabes cómo te entiendo y comparto tu visión sobre la escuela pública.

Nosotros tenemos la intención de llevar al guaje a una escuela pública también y las opciones concertadas solo las contemplaríamos a falta de un público con plazas en el barrio. Lo malo es que los concertados de la zona son todos religiosos y esto me supera.

A pesar del maltrato que en muchas comunidades se hace de la escuela pública (la vuestra y la nuestra sin ir más lejos), creo que es una opción maravillosa para educar a los niños en la tolerancia y el respeto. Y la calidad de la enseñanza está más ligada a la actitud de padres y profesores que a los medios, con lo que creo que los que optamos voluntariamente por un colegio público tenemos muchísimo que aportar y toda la intención de hacerlo de una forma activa.

Enhorabuena por este post. Fantástico.

Laura Uve dijo...

Me ha encantado tu escrito. Soy profesora de historia en un Instituto de Secundaria (público) y mis dos hijos han ido a la escuela pública.

Confío en la enseñanza pública, es más democrática, de mejor calidad puesto que su profesorado ha pasado por oposiciones, más diversa y multicultural, más igualitaria y menos influencia por creencias religiosas o idearios particulares.

Un abrazo agradecido por tu post.

mamanatas dijo...

Completamente de acuerdo.
La pena es que seguramente nosotros tengamos que llevarlo a uno concertado por falta de plazas en los públicos. Saben muy bien cómo hacerlo para que la gente se vaya decantando por los privados (concertados).

Mr. Self Destruct dijo...

Yo también estoy de acuerdo, no se por qué se ataca visceralmente lo público, somos unos afortunados porque la enseñanza pública en muchos países es una quimera. Yo estudié en uno de curas, pero si pudiera, habría estudiado en un instituto. Saludos!

Anónimo dijo...

Completamente a favor. Yo vivo en EEUU y mis tres hijos van al colegio publico. Los prejuicios aqui son añadidos, porque en un pueblo de las afueras de NYC donde somos la mitad blancos, un cuarto negros y un cuarto hispanos, resulta que en el cole publico hay un 1% de blancos, 60% hispanos, 39% negros. Mis hijos suelen ser los unicos niños blancos en sus respectivas clases.

Mis vecinos blancos no entienden por que no enviamos a los niños al colegio catolico, donde segun mi vecina si algun niño da problemas no le "invitan" a registrarse al año siguiente y asi se lo quitan de encima (y acabara en el publico seguramente).

El cole de los pequeños esta muy bien y las profesoras son buenisimas, pero a partir de los 11 años el middle school parece que es muy violento y que las notas bajan en picado.

Como tambien nos supera lo del colegio catolico, creo que nos vamos a tener que mudar de casa para que mis hijos puedan ir a un cole publico bueno (ay, que pena!).

Ana

Anónimo dijo...

Mis hijos van a un cole público pero porque nos pareció que era de calidad. Hay otro cole público por la zona que en la jornada de puertas abiertas no nos gustó.
En cuanto a lo de poder participar en el cole nosotros no lo tenemos tan facil. Excepto las tareas del extricto ámbito del AMPA no nos dejan hacer gran cosa. Parece que no nos quieren que metamos nuestras narices ... y que conste que ya imagino que están más tranquilos sin tener que contar con las opiniones de los padres.
Sin embargo pierden el abrir un poco la mente a distintas opiniones les podría ayudar a seguir mejorando.
Pero esto debe ocurrir igual o peor en la concertada/privada.

Y entonces llegó el caos dijo...

Me encanta tu defensa de la Escuela Pública. Nosotros también somos totalemnte partidarios y cuando los peques tengan edad de ir al cole (de momento van los dos a Escuela Infantil) elegiremos sin duda uno público.
La calidad de la Enseñanza no está en los medios, ni en las instalaciones, ni en el número de actividades extraescolares que oferten. Sin duda todo ayuda, pero lo realmente importante, creo yo, es el trabajo de los profesores y la implicación de los padres.
Además me gusta que mis hijos se eduquen en un ambiente multicultural, que por otra parte es el fiel reflejo de nuestra sociedad actual.
Si pensáis que vuestros gobiernos autonòmicos no cuidan a la Escuela Públcia no os podéis imaginar el trato que recibe en Madrid... un horror, parece que quieren acabar con ella!

Pablo Rodriguez dijo...

De este texto 2 cosas: enhorabuena por lo que parece un buen cole, y que sobran los ataques a la concertada y a la CA de Murcia. Es curioso que lo publico (mas bien la izquierda) siempre se monta sus enemigos.

elhombreamadecasa dijo...

Aiss, es una suerte lo de las aulas con tan pocos alumnos, dentro de un límite claro, por lo de la atención y demás.

Gallina pintadita, la profe de nuestro hijo pequeño es de las que aúnan experiencia y pasión por lo que hace. No te cuento más que te mueres de la envidia.

Paparracho, lo que dices de la actitud es muy importante. Si es constructiva, se solucionan muchos problemas y se avanza mucho.

Laura Uve, es curioso cómo los defensores de la concertada y la privada olvidan lo del proceso de selección del profesorado y lo que supone pasar unas oposiciones.

Mamanatas, en Espinardo sobran plazas en el público del que hablo y sobran solicitudes en "las monjas", como se le llama al concertado.

Mr. Self Destruction, (gran nick) llegará el día en que añoremos lo público, me temo.

Ana, una de las cosas buenas del cole de mis hijos es que es una representación en pequeño de Espinardo y eso les enseña a convivir con todos. (Por cierto, entre el nombre, lo de los tres hijos y el lugar, ¿eres Ana la del cole?).

Anónimo, es una faena lo que cuentas porque si el equipo directivo se opone a colaborar con la AMPA se pierden muchas posibilidades. Tampoco estamos ciegos y sabemos que en la pública hay muchas cosas por mejorar.

Y entonces llegó el caos, siempre digo que el 90% de un centro educativo depende de la seño que te toque.

Pablo, me quejo habitualmente de que las personas que cuestionan alguna entrada lo hacen desde el anonimato, Así que, gracias por firmar con tu nombre. Respecto a lo que sobra o falta en el blog, creo que es cuestión mía. Releeo y no veo ningún ataque a la concertada. Y sí, la Comunidad Autónoma de Murcia es un gran mal para la escuela pública. El patio de infantil de que hablo es poco menos que un bancal y nos duele la boca de pedir que lo arreglen (sin que nos hagan caso):
http://www.elhombreamadecasa.com/2011/09/los-patios-infantiles-no-son-corrales.html

Kym dijo...

Suelo pasar por aquí pero nunca escribo. Hoy tengo que escribir, aunque sólo sea para decir algo tan tonto como que te apoyo 100% y que estoy de acuerdo con todo lo que dices (aunque yo tampoco hubiese apoyado lo de la llama olímpica auténtica, perdóname por decirlo, jeje).

Mi hija va a un cole público y, además, yo soy profesora de la enseñanza pública. Sé que parece obvio que ambas cosas deben ir unidas, pero no lo es. Ni te imaginas la de compañeros que he tenido que llevan a sus hijos a coles concertados, y se matan por conseguir una plaza, oye. A mí que me lo expliquen.

Mi enhorabuena por tu blog, aprovechando que esta vez me he decidido a escribir (y me recuerdo a mí misma, de forma un tanto preocupante, a cualquier participante de un programa de radio).

Saludos!

elhombreamadecasa dijo...

Kym, señalas una cosa que siempre me ha llamado la atención. Y no es solo el profesorado. Hay mucha gente que de boquilla defiende lo público pero luego lleva a sus hijos a colegios de pago.