Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 30 de enero de 2012

Siempre te querré de corazón

Conseguir un libro infantil ñoño a la par que chulo es tarea difícil. De hecho, si no conociera "Siempre te querré, pequeñín" diría que es imposible. Pero este libro, de Debi Gliori, lo consigue. 




Lo más parecido que he encontrado en esa unión noñería-chulada es Teo. Me acerqué a los libro de Teo con muchos prejuicios, debo reconocerlo. Pero, mira, luego me gustaron. Me atrevo a decir que en las historias se nota la influencia de la escuela progresista catalana de los años ochenta. Además, esos dibujos rollo panorámico son una pasada. Para mi gusto, a los libros de Teo les sobra la guía didáctica del final. ¡Qué empeño en que todo lo infantil deba ser explícitamente educativo! ¿Es que no es suficiente con leer el libro y entretenerse con los dibujos?


"Siempre te queré, pequeñín" es la historia de un zorrito, Colín, que tiene un mal día. En la tercera página se puede leer un párrafo extraordinario: 


Se puso a tirar, a romper y a derramar,
a gritar, a llorar, a golpear y a patalear.
Rompió, astilló, machacó y aporreó.


Es un párrafo ideal de la muerte para leer en voz alta. Yo suelo recrearme con las comas, las erres finales y las oes acentuadas.


Colín tiene dudas sobre el amor de su madre y empieza a plantearle situaciones descabelladas. La madre, paciente, le dice que pase lo que pase, siempre le querrá de corazón. El inevitable lema materno.


Entre las posibilidades de Colín plantea se encuentran las de convertirse en un asqueroso gusano o en un peligroso cocodrilo:







El dibujo de Gliori consigue recoger el intento del texto de ser divertido y blando al mismo tiempo. No soy crítico de arte así que lo que sigue no puedo argumentarlo más allá de las sensaciones. En mi opinión, hay ilustradores infantiles que toman a los niños por tontos. Suponen que se pueden tragar lo que sea y despachan el texto de turno con dibujos horribles. No me refiero a que sean de un estilo u otro. Me refiero a una falta de respeto por el... ¿cómo se llama al que mira un dibujo, espectador, lector...? Cómo sea, que se nota la falta de respeto. En una colección de cuentos populares que publicó El País hará cosa de unos siete años había varios ejemplos de esto último. Los dibujos de Colín y su madre dice todo lo contrario. Dicen que están hechos con cariño y respeto hacia los pequeños lectores. 


La traducción es de Concha Cardeñoso y consigue algo muy difícil al traducir poesía: que las rimas no llamen la atención y que se lean con facilidad.


Por cierto, este libro lo sacábamos de vez en cuando de la biblioteca de Espinardo. ¡Ay! Lo leíamos tanto que acabamos por comprar la edición en cartón que sale en el primer enlace de la entrada.


PD: Por cierto, Violeta Denou, la autora de Teo, es, en realidad el pseudónimo de un colectivo de autoras.

8 comentarios:

Kym dijo...

Me lo apunto!

Anónimo dijo...

Yo tenía varios cuentos de Teo que, por cierto, tengo que rescatar de allá donde estén.
La semana pasada los vi en una librería en una edición nueva, con todas las páginas de cartón a prueba de Gremlins.
Bueno, teniendo en cuenta que llevaba más de veinte años sin ver los cuentos de Teo, probablemente la edición no sea nueva... El caso es que estaba chula.

Besitos de migremlinnomecome
(en serio, a tu blog le caigo fatal, no hay manera de que me deje comentar si no es engañándole)

Anónimo dijo...

Teo mola.
Lo único es que se lo pasa de miedo el chaval ... de juerga en juerga. No para, a la nieve, de fiesta, al campo, a la piscina, a un barco ... A veces uno se siente desgraciado a su lado!

Mi álter ego dijo...

Pues la verdad es que sí se ve que es un libro muy tierno pero sin llegar a ser empalagoso. Los dibujos parecen muy bonitos, también. Un libro de esos que uno recuerda luego toda la vida...

Y entonces llegó el caos dijo...

A mí me encantaban los libros de Teo de pequeña, los leía una y otra vez, me sabía cada dibujo, cada detalle de memoria...
Ahora se los leo a mis peques y también les gustan muchísimo.
Estoy de acuerdo contigo en que las ilustraciones son fundamentales y hay por ahí cada pedazo de artista!!!!

mamanatas dijo...

Con tus entradas me pasa (casi) siempre lo mismo: me resultan taaan interesantes... y encima normalmente acabo apuntando algo en la lista de regalos.

Glam dijo...

Hoy he escuchado una canción de Klauss&Kinski "ojo por diente"que se parece a la madre de Colin:
“Aunque te corten una pierna te querré.
Aunque te falte algún ojo, te querré.
Aunque gestes en tu vientre al hijo de Satán, te querría igual.
Aunque no me digas siempre la verdad,

Anónimo dijo...

hola este libro me parece muy bonito mi hijo de dos años en la guarderia y me gustaria poder leerselo en casa por esa razon alguien me podria decir como podria descargarmelo ya q es muy dificil poder comprarselo
gracias