Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 10 de enero de 2012

"¿Por qué hacen ruido los niños?"

-¡Ah, cuánto se sobrevalora la pasión por el silencio! Es totalmente antinatural. Por lo general, nos engendran con generoso acompañamiento de ruido. Durante los primeros nueve meses de vida, nos transportan en un útero perennemente bullicioso: el fuerte latido del corazón, el gorgoteo de las tripas, que debe ser como el barullo de las jarcias de un velero, y la risa fuerte de la madre, ¿se imagina lo que debe ser todo eso para el Pequeño Nemo, que se zarandea y da bordadas en su acuosa botella al ritmo de un diafragma que sube y baja? ¿Por qué hacen ruido los niños? Porque lo llevan en la sangre, literalmente. Los padres los censuran si alegan que hacen mejor los deberes con la radio puesta, pero lo único que intentan es recuperar el estruendo primigenio en el que aprendieron a serlo todo, desde grumo hasta ser humano, pasando por pez. El gusto por el silencio es algo enteramente adquirido y sofisticado. Es antihumano.


5 comentarios:

migremlinnomecome dijo...

Será antihumano, pero qué bien se está en mi casa a partir de las diez de la noche... (bueno, lo de las diez es un poco optimista, pongamos las once).

mamanatas dijo...

Pues la verdad es que no lo había pensado... con lo que me suenan a mí las tripas, y con mi voz de pito... pobre guaje!

migremlinnomecome, nosotros tenemos la tranquilidad a partir de las 21.30, que no es por vacilar, solo informo ;P

lu dijo...

Algunos amigos me llaman Herodes, algo absolutamente injustificado, porque en mi vida he matado a un crío. Es sólo que soy sofisticada, ¡claro! La gente es muy cruel poniendo motes. Oye, mi librero tenía dos ejemplares de Cuentos Pop. ¿Es o no es para comérselo? Me ha gustado mucho. Ya lo sabía de antemano, pero algunas cosas me han sorprendido que no veas. Te estoy haciendo promo, en el blog y boca-oreja. Ya hablaremos de las comisiones más adelante, por ahora piensa que sólo me mueve el amor al arte.

Besos!

BlogdeMadre dijo...

Desde grumo hasta ser humano, pasando por pez. Todo y sólo eso somos, amigos, que forma más cojonuda de explicarlo.
+1000 por la cita. Es usté la monda (en sofisticado Le monde)

elhombreamadecasa dijo...

Migremlinnomecome, me apunto a esa antihumanidad.

Mamanatas, sí es por vacilar, que entre madres y padres nos conocemos. En casa hemos conseguido, después de pasar muuuucho, que a más o menos la hora que dices haya cierta calma.

Lu, mi momento de mayor "herodismo" fue cuando trabajaba fuera de casa. Era educador de varios grupos de críos y al llegar a casa tenía a los míos. No cuento más. Tu librero mola un montón. Me hace mucha ilusión que me promociones.

BlogdeMadre, siempre digo que soy un snob así que me quedo con Le monde.