Cada miércoles un cuento en El Estafador

jueves, 13 de octubre de 2011

Defensa del 15O







El sábado 15 de octubre, miles de personas saldremos a la calle a mostrar nuestro rechazo a cómo se está gestionando la crisis, a cómo nos gobiernan, a cómo premian a los culpables y castigan a los de siempre, etcétera.


Pero no seremos suficientes, casi con toda seguridad. Todo aquel que no esté conforme con lo que está pasando, debería actuar. Si se es de los que está feliz con el actual estado de cosas, es lógico quedarse en casa, rascándose la barriga o haciendo lo que sea. Pero si no se está conforme, hay que expresarlo. 


Es necesaria la reflexión, la crítica, la autocrítica, las alabanzas... El 15M tiene de todo. Pero igual de necesaria es la acción. Y sumar fuerzas. No es el momento de buscar excusas, de esperar que otros lo hagan por ti, de fatalismo, de poses cínicas, de lloriqueos... Hay que salir a la calle, dejar clara la disconformidad, fortalecer el movimiento. Porque los débiles, los que no manejamos bancos ni gobiernos títeres, solo tenemos una fuerza: nuestro número. Siendo cinco, no podremos. Siendo cinco millones, tal vez sí.


Cada cual tiene que asumir su parte de responsabilidad en lo que nos toca vivir. La mayoría de nosotros no tenemos nada que ver con las causas de la crisis. Pero nuestra inacción nos puede hacer responsables de su continuación. No vale decir, bueno, si son un montón, no pasa nada porque yo me quede en casa o me vaya a pasar el fin de semana por ahí. Es absurdo esperar que otros resuelvan nuestra indignación. Absurdo e ineficaz. La vieja consigna es tan válida como siempre: todos necesarios, nadie imprescindible. De nosotros, y de nadie más, depende ser simples peleles o protagonistas de la historia.


Más allá de elementos que actúen de forma individual, la mayoría de las personas que integran (en una u otra medida) el 15M, lo hacen desde la convicción del deber personal y colectivo de luchar por el bien común. No pelean por su parcela. Pelean por todos. Por eso, en las manifestaciones del 15O hay sitios para las paradas, para los amos de casa, para los científicos, para las escritoras, para los niñas, para las jóvenes...


Piotr Kropotkin se preguntaba: ¿Dónde están los que han de venir a servir a las masas, no a utilizarlas para sus propias ambiciones? El 15O estaremos en la calle.


(Se pueden consultar las distintas convocatorias aquí y aquí)

3 comentarios:

Indignado dijo...

Sí, si y si!!!!!!!!!! Yo también iré.

Andrea dijo...

Que buena iniciativa, ojala les sirva y vaya muchisima gente

i.sana dijo...

Muy bonico Fede, me lo llevo a mi face ¿vale?, por si se convence alguna más