Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 20 de enero de 2009

S


La misteriosa S del título bien podría ser de shopping, una actividad muy mod que últimamente es mi perdición. Yo, que era el ser más ahorrador sobre la faz de la Tierra, más que mi madre, ¡más que mi abuela!, más que nadie, me he vuelto un manirroto y no se me puede dejar solo en ningún centro comercial. Pero esa no era la cuestión.

Decía que la misteriosa S del título bien podría ser de shopping... una actividad que engancha como una droga dura, de lo más gratificante. Fijaos cómo estaré que ya me he gastado parte del dinero de febrero y le he tenido que pedir a Mercedes que a partir del mes que viene gestione ella mis gastos. Vaya, hoy no me centro. Vuelvo al tema.

Pero no, la misteriosa S del título no es de shopping y sí de small. Small como la rebeca rosa chulísima que me he comprado esta mañana. Es que casi toda la ropa que tengo es de tonos oscuros y me iba haciendo falta algo de color. Me queda bien aunque debería reconocer que quizás me he precipitado con la S. Pero hay que ser valiente. Además en esto de (a) perder peso y (b) mantener la línea (todavía estoy en la fase a) hay que quemar las naves. Es conveniente deshacerse de la ropa grande y la nueva comprarla pequeña. Así no habrá vuelta atrás, más que nada porque cualquiera engorda y vuelve a gastarse un dineral en ropa.

Y ahora me voy a comer que he hecho una olla gitana para chuparse lo dedos. Olla gitana que comeré con moderación, claro está.

3 comentarios:

Lauri dijo...

Ahí, ahí, consumiendo pero con moderación, como pide el gobierno (qué afortunado eres!)

fml dijo...

De moderación nada, estoy enfermo. El sábado por la tarde, en la manifestación por lo de Gaza, iba mirando de reojo los escaparates de las zapaterías a ver si encontraba por fin unas Chelsea Boots. Por eso le he pedido a Mercedes que maneje mi dinero y que me esconda la tarjeta del banco. No sé si lo próximo será ir a alguna terapia de desintoxicación.

(Y sí, reconozco que en los tiempos que corren puedo considerarme un afortunado, al menos en ese aspecto)

owachy dijo...

Ainssssssssssssss!!!!!!!!
Cada vez que escucho a los PET SHOP BOYS me recorre un impulso electrizante de alegría!!
Un abrazo hermano!!