Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 22 de marzo de 2010

Un mal día en Mercadona (1 de 3)


(Si no se ve bien, podéis pinchar sobre la imagen y se agranda)

17 comentarios:

Mamareciente dijo...

Ay,qué horror! A mi como me cambien las cosas de sitio me cabrean. Y ya no puedo cambiar de mercadona aunque me abran otro más cerca, porque el nuevo "no lo sé" y tardo el doble. Uf!

Una mamá (contra) corriente dijo...

A mi me cabreao mucho cuando cambian las cosas de sitio. Y al final no consiguen sus objetivos, porque como no me siento a gusto, corro por los pasillos buscando las cuatro cosas imprescindibles y me largo xDDD

Anónimo dijo...

Ummm.. estoy ansioso de ir esta tarde a ver que tal lo han dejado.
A.

Pd: la mejor cerveza de trigo en lidl...

Chelo dijo...

¿os he dicho alguna vez que me gusta ir al super para hacer la compra? rarita que es una, cuando lo cuento la gente me mira mal, para la mayoría de las personas que me rodean es una obligación aburrida tipo limpiar el baño. Pues a mi me gusta.
Dicho lo cual, diré que a mi también me fastidia que me cambien las cosas de sitio, porque aunque con gusto, suelo ir con prisas y eso retrasa todo el proceso mucho...

Penelope dijo...

Vas a comprar de esa guisa?

Una mamá (contra) corriente dijo...

Chelo, a mi también me encanta ir a comprar!

i.sana dijo...

Desde luego que estás perdido con eso que has aprendido a hacer.
Ahora entiendo de donde le vienen los superpoderes a los hijos.

biblioactiva dijo...

Sé fuerte, tú puedes contenerte. Hazlo por todas las que caemos rendidas ante el inmenso poder del Sr Hacendado y la Sra Deliplús

Te lo dice una que tiene el armario de la limpieza lleno de toallitas atrapapolvo, toallitas para la mopa, toallitas para el baño y la cocina y toallitas para limpiar el salpicadero del coche.
Cuando llego de hacer la compra mi marido me suele preguntar ¿Cuántas ostentaciones innecesarias han caído esta vez?

elhombreamadecasa dijo...

Mamáreciente, pues cerca de mi casa hay dos Mercadonas nuevos que estoy deseando visitar.

Mamá (contra) corriente, conmigo tampoco pueden porque tengo entrenamiento grado 31 de SHIELD para resistirme a las tentaciones.

A., nunca he ido al Lidl, es que intento decirlo y se me hace la lengua un nudo con tanta "ele". Pero ahora tendré que ir y probar esa cerveza que dices.

Chelo, a mí también me gusta hacer la compra, casi siempre. Especialmente en Mercadona y en esos supermercados de playa llenos de productos para ingleses y alemanes, me parecen muy exóticos.

Penélope, es que en Espinardo más vale salir de casa con traje de comando y un cinturón rebosante de trucos y armas secretas.

I.sana, es algo laborioso pero muy fácil. Lo he hecho con el Paint. Lo de los hijos es una mejora genética, a mí no se me conocen superpoderes a no ser que se cuente como tal el tener la cabeza siempre dando vueltas.

Biblioactiva, un buen surtido de toallitas no es ostentación, son productos de primera necesidad. Son tan útiles y necesarias.

Lulu dijo...

No sabes como te entiendo, siempre voy cronometrada y una "gracia" de ese tipo me hace polvo la media.

Grinza dijo...

ya veo que habéis caído en la trampa mortal de la Mantis Mercadona... yo me resisto, sería el colmo: todo el día gestionando sus pedidos y encima cuando acaba mi jornada ir al Mercadona!!!!

Lo que más sorprende es que a pesar de ser conscientes de que es una burda trampa comercial, caemos a cuatro patas como mansos corderitos

lobo dijo...

jajaja, muy bueno.

He de reconocer que cuando voy a comprar, soy de los que lleva una lista (el 60% de las veces) y al final termino comprando lo de la lista más n artículos que no estaban en ella. Es lo malo de recorrerse el super de una esquina a otra, pero es que si no lo hago, no soy feliz. Otros salen a pasear al parque, yo me voy al super, jajaja.

Yo sólo me cabreé cuando el Mercadona decidió meter sooolo marcas blancas, porque vale que haya muchos artículo que no están nada mal, pero aún no he encontrado nada que se le pueda acercar a la Coca-cola.

El lidlll (ese de las eles, si) no tiene mala cerveza, aunque la de trigo no es de mis favoritas (prefiero las tostadas), otro que tampoco tiene mala cerveza es ALDY que es similar a los lidlll.

Hace años, asistí a un seminario sobre técnicas de marketing y la parte de los supermercados me dejó alucinao. Ahora cuando voy a un super nuevo, ya sé que las cosas básicas y de primera necesidad van a estar en la esquina opuesta a la entrada (pero aún así me lo recorro todo, jajaja)

Un saludo

elhombreamadecasa dijo...

Lulu, por suerte Mercadona no es muy dado a este tipo de ardides. En cinco años que llevo comprnado en el mismo, lo habrán hecho una o dos veces.

Grinza, me ha gustado eso de la Mantis Mercadona. Pero me pregunto ¿cuándo me dará el golpe de gracia?

Lobo, yo soy muy disciplinado al comprar, por suerte para la economía familiar. No tengo controlado ningún Aldy cerca de casa, tendré que informamrme.

lapatachunga dijo...

jajaja, genial!
siempre que aplican algún tipo de técnica de marketing me siento como un ratón de laboratorio al que le han cambiado el laberinto para llegar al queso.

Grinza dijo...

ese es su truco, nunca te rematan porque perderian a un abnegado consumidor...

CELITA dijo...

Uy, lo peor no es cuando cambian de sitio los productos, lo peor en cuanto los ¡quitan! ¿Y por qué siempre eliminan los que a mí me gustan? Ya no está el rosbeef estupendo, que venía preparado con su mostaza y todo (menos mal que sobrevive el Carpaccio), quitaron los botes tamaño medio y ya sólo hay mayonesa XL y encima, se han cargado la lejía Estrella. ¡Es el colmo! Llamo a una huelga general urgente. País! ;-)

elhombreamadecasa dijo...

Patachunga, en vez de ratones de biblioteca somos ratones de Mercadona.

Grinza, en todo caso, eso me tranquiliza, siempre es positivo que el malo de la película te necesite vivo.

Celita, completamente de acuerdo, echo tanto de menos el bote de tomate frito casero Hacendado tamaño peuqeño.