Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 9 de marzo de 2010

En Valencia


A los cien metros de salir de casa, Darío gritó: ¡Quiero llegar a Valencia YA MISMO! Imaginad cómo fueron los 250 kilómetros restantes. Nuestra intención era que se durmieran en el viaje pero nuestros hijos son impermeables a nuestras intenciones. De haber sabido que no se iban a dormir, habría doblado mi medicación. Al final, con la tensión de acertar con la salida correcta, con las redondas, el tráfico y esas cosas, acabé como recién irradiado por rayos gamma, me puse de color verde y grité esa frase típica de padre: voy a echar la mano para atrás sin mirar y a quien le dé le he dado. Cosa que no hice, claro está (lo de la mano porque verde sí que me puse).

Mercedes y yo llegamos a la conclusión de que la función principal de las sillitas del coche no es la seguridad de los niños sino el mantenerlos algo inmovilizados. De verdad que no conseguimos entender cómo nuestros padres podían viajar con varias fieras sueltas en el asiento de atrás.

Al hotel llegamos más o menos bien. Pasamos de GPS. Con un mapa de Google impreso en modo "borrador rápido" y dejándonos llevar por la fuerza, llegamos sin apenas perdernos. En esto somos una pareja completamente estereotipada. Mercedes quiere que preguntemos cómo llegar y yo me niego a hacerlo. Una parte de mí se regocija de que me quede algo de hombre clásico.

Mola mucho lo ir a un hotel. Juan lo definió así: "La tele está donde se duerme y no hay cocina. Es un poco raro". Y qué decir del desayuno con buffet libre. Qué lástima que cuando leí el cartel en el que anunciaban que te preparaban unos huevos revueltos con bacon sin cargo adicional ya no me cupiera ni una miga de pan.

Al poco de llegar, nos recogió mi primo, también conocido como elhombrequemástebeostienedelmundo, o elhombrequedibuja (según Juan). Entre él y su pareja nos llevaron y nos trajeron, nos dieron de comer, nos enseñaron la ciduad. Estuvimos como reyes.

Soy de esos frikis pesados que antes de ir a una ciudad, se entera de las tiendas de discos y tebeos que hay y luego se empeña en que todos le acompañen para ver cómo gasta su dinero. Esta vez fui a Discos Amsterdam y me compré un par de discos y un single. Botón de muestra:



La presentación del libro fue en Slaughterhouse, una librería bar en lo que antes fue una carnicería. Impresionaba ver los libros colgados de ganchos de carne. El editor me había propuesto una presentación multimedia. El plan era ir poniendo algunas canciones, proyectando las ilustraciones y contado cosas. Preparé un CD de audio con las canciones pero el ordenador Mac de la librería dijo que eso de un CD en formato audio era una antigualla y se negó a reproducirlo. Las masas que llenaban el local fueron comprensivas y todo acabó saliendo bastante bien.

Me presentó Eduardo Guillot periodista del Rockdelux, todo un lujo, valga la redundancia.

Entre el público hubo una lectora de este blog. Ya lo he dicho antes pero estos encuentros me hacen mucha ilusión.

Mis chiquillos no reventaron el acto. Se portaron muy bien.

Otras veces he hablado de que el mudo está lleno de señales y lo agotador que es empeñarse en interpretarlas todas. Aquí va una de esas señales: cada vez que Mercedes me hace una foto, sale más o menos así:




Me dejo varias cosas pero la paciencia de Darío ha llegado a su fin, como esta entrada.

12 comentarios:

Una mamá (contra) corriente dijo...

De momento, mis viajes en el coche son bastante buenos porque por mucho que llore, el traqueteo del coche acaba por dormirle. Claro que tampoco hemos ido muy lejos...

En mi casa somos al reves en lo de preguntar. La que nunca quiere preguntar soy yo.

Mercedes dijo...

¡Haz fotos decentes tú conteniendo a la chabalería!

biblioactiva dijo...

Ah, Valencia, cuantas cosas buenas: "Rosebud Bandasonora" al lado de la estación de tren, creumont (antes kens), el acuario...
Me gustaría ir a alguna de tus presentaciones, pero un ser de ochomeses y medio me tiene limitada. A ver si te pasas por la biblio, prometo contar "pipí caca".

Chelo dijo...

Yo tampoco se como se podía viajar antes sin las sillitas esas, o es que los niños antes eran menos "nerviosos", no se... Yo no tengo coche, nos desplazamos mayormente en transporte público y para largo recorrido avión o tren, la primera opción, rápida y la segunda, bastante cómoda para ir con crios, se pueden levantar, correr por el pasillo, ir a merendar a la cafetería, toda una fiesta.

La foto no es perfecta pero es por la luz del local ¿iluminación de neon? qué curioso el sitio

Mª Antonia dijo...

Te puedes imaginar que el domingo por la noche tuve un cumplido relato de vuestra estancia en Valencia,incluído el detalle de la librería-carnicería.
Lo de viajar con críos ha sido siempre una pesadilla. Mientras fueron 2, la cosa medio,medio;pero cuando llegó R. ya no había paz. Con 4 ya ni te cuento. A veces en el camino de vuelta, siendo ya algo mayorcitos, yo decía" si al llegar a casa me pongo en medio del jardín a gritar no creo que os extrañe".Volvía histérica y eso que soy tranquila.
Yo tampoco soy de preguntar en los viajes. Me estudio los mapas, las rutas y soy capaz de leer las señales. Salvo que M decida tomar las riendas o preguntar llegamos a todos sitios sin perdernos.

lobo dijo...

Me alegro que haya salido bien la presentación, felicidades!

El nuestro, por el momento, ha salido a su tía (mi hermana) y se duerme en cuanto arranca el coche y se despierta cuando ya hemos llegado. y espero que siga así, porque la única vez que no se durmió, menudo viajecito que nos dió.
De todas formas, para el próximo viaje largo, me pasaré antes por la farmacia a ver si me pueden dar una caja de somníferos para niños, jejeje.

Un saludo

Maite dijo...

Que bién!!!, fantástico que las cosas salgan así de bién. Lo de los niños de viaje........ juas, que esperabas majete?, nosotros también hemos viajado este fin de semana hasta Gijón, así que paquetecuento oyes, igual un poco mejor porque las mias son más mayores, pero piensa que luego recordarás estos viajes con añoranza....... o eso me dicen a mi, cuando lo vea, o recuerde, lo creeré.

Lo dicho, me encanta que te vaya también, y sobre las fotos, Mercedes, yo todavia lo hago peor que tu, que le vamos a hacer hija, algún fallo teniamos que tener, nos vamos a ser perfectas 100%.
Abrazos

vaio dijo...

Si la foto esta movida pq había poca luz en el sitio, regálale un trípode!
o que apoye la cámara encima de algo, o que se acerque mas y ponga flas.
Si está movida pq ella estaba nerviosa y le temblaban las manos, la cámara seguro que tiene modo deporte o modo niños, estos modos hacen la foto mucho mas rápido.

Sobre los viajes con niños, mis padres siempre cuentan que para un viaje, Bcn-Avila como yo debía ser muy insoportable, se levantaron muy pronto cargaron el coche, prepararon todo en silencio, arrancaron y fueron a mi cama para trasladarme dormida al coche, y nada mas cogerme dije: pensé que me ibais a dejar aquí!
Tendría 3 años aprox.

MissManjolita dijo...

los viajes en coche son una tortura para mi. yo me mareo si vajo en el asiento trasero. y como la mini tb se marea tengo q ir atras para entretenerla. un horror. menos mal q tenemos el dvd pa ra elcoche q nos salva de muchas..
me alegro de q la presentacion fuera bien,
la foto mola jejejej

Pilar dijo...

Me ha gustado eso de "echo la mano p'atrás y a quien dé he dado", te lo copio... y segurísimo que lo pongo en práctica. ¡Jo, qué envidia de la mala malísima me da ver lo bien que compatibilizas vida familiar y vida farandular! Al final te acostumbrarás a esto de los bolos... ya estarás trabajando en el próximo libro ¿no? porque con esa soltura que tenemos ya... y con Mercedes de reportera gráfica... y perdona guapetón pero la foto es muy pero que muy creativa... expone claramente la situación de la autora de la foto y la del modelo: una atacada por la marabunta y el otro feliz como una perdiz.... je,je,je.... Un fuerte abrazo, espero que alguna de esas presentaciones os traiga a los madriles y pueda acercarme a veros.

lapatachunga dijo...

Felicidades por la presentación.
Lástima que en la foto no salgan los libros colgando de ganchos de carnicero, con lo curioso que ees esa idea.

Mercedes dijo...

Madre mía, qué gran vacío tengo de conocimientos sobre fotográfía y de conocimiento en general. Gracias por tus indicaciones vaio. Ví la opción de niños y animales juntos en la cámara y no lo relacioné con que no saben estar quietos (y eso que tengo dos de lo más moviditos), más bien me surgió un debate interno sobre si parecía una opción discriminatoria al poner juntos a los niños con los animales.De vez en cuando pienso.