Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 21 de junio de 2010

Binomios fantásticos en el cole de Juan


Hoy he hecho un cuentacuentos de fin de curso en el cole de Juan. Era también una despedida de ciclo porque ya termina la Educación Infantil. Lo más probable es que su súperseño le dé clase a Darío el año que viene pero no está confirmado. Cruzo los dedos.

He empezado con el cuento de "Ay, Filomena, Filomena" que es un cuento fácil de leer pero difícil de contar porque cada palabra significa una cosa distinta a la habitual y hay que esatr muy pendiente para no liarse. Después de varios ensayos en casa, me ha salido bien en el cole. Lo que más gracia les ha hecho es que "mamá" se diga "carpeta" y "papá" "lápiz" (quizás falte una coma entre las dos últimas palabras).

Después hemos jugado al cuento equivocado que consiste en que el narrador va introduciendo errores en el cuento y el público le va corrigiendo. A los pequeños les encanta corregir a los mayores, es un momento de dulce venganza. Con el cuento de Caperucita se montan polémicas de lo más agrias sobre si el lobo se come a la abuelita o si ésta se esconde en el armario. A mí me gusta más que se la coma.

Y por fin hemos hecho el binomio fantástico. Cada uno de los niños y niñas han escrito una palabra en un papel y luego Darío, que me ha hecho de azafato, ha escogido dos al azar. Para el primero han salido las palabras "médico" y "camello". Nos hemos inventado un cuento de un médico camello (era evidente) que curaba todos los males recetando ingestas masivas de chuches y helados. Tenía siempre la sala de espera a reventar. El otro cuento ha sido con las palabras "pelota" y "estiracosaurus" (esta ha sido cosa de M.A. al que han nombrado en clase de Juan como el sabio oficial de los dinosaurios). Con estas dos palabras nos ha salido un cuento muy al hilo de la actualidad en la que los dinosaurios y los mamíferos resolvían sus problemas con un partido de fútbol.

PDI: En el cole de Juan van a hacer obras este verano. Van a cambiar el techo y nadie se hace cargo de mudar todo el material a la planta baja. La directora se ha cansado de llamar a todas partes para que alguien lo hiciera pero el rollo de siempre: la Concejalía que es cosa de la Consejería y la Consejería que es cosa de la Concejalía, no sé por qué las escribo con mayúsculas, la verdad, no se lo merecen. Como conclusión, esta semana unas cuantas seños y unos cuantos papás haremos la mudanza.

PDII: Ayer por la tarde, Mercedes y yo rebuscamos por toda la casa algo dulce que echarnos a la boca, pero no encontramos nada. Yo me comí unos albaricoques que parecían patatas (lo de la fruta murciana va camino de convertirse en un mito) y ella unas piruletas. Esta mañana he ido al Mercadona y me he desquitado comprando magdalenas, cereales de chocolate, postres lácteos, helados de varios tipos.... ¡Hipoglucemia, nunca más!

8 comentarios:

verónica dijo...

Buenas tardes!!
He sido seguidora en la sombra los últimos seis meses, pero creo que hoy me has obligado a hablarte. Me has tocado la fibra, pro la buena,jeje!! Así que me he registrado como seguidora oficial.

Me habría encantado verte en directo en esa sesión de cuentacuentos que les has dedicado a los nenes de la clase de Juan.

Por si no se notaba, soy maestra, novata aún, pues he acabado este año la carrera; y cuando ejerza me encantaría encontrarme con papás como tu, tan dados a la palabra y a la creación y lo que es más un cuantacuentos disponible :)

Ya que estoy te doy la enhorabuena por tus entradas en el blog, leerte es un placer. Saludos!!

Miguel-On dijo...

A mi también me encanta jugar a los binomios fantásticos con mis sobrinos y así he inventado cuentos geniales que han llegado incluso a colarse en mi repertorio de cuentos para adultos.
Hace poco hice un curso de juglaría impartido por un murciano, pero residente en galicia, Matias Tarraga, que de vez en cuando vuelve por su tierra a cantar sus romances, si tienes oportunidad no te lo pierdas.

(hacía tiempo que no escribía, pero seguia por aquí)

Saludos, Miguel-On

Laube dijo...

Siempre me entretengo un montonazo leyéndote.Darío y sus compis de clase tuvieron que pasarlo pipa contigo. Ya me los imagino.
Oye, lástima lo de tu hipoglucemia y la de Mercedes... Hombre, páste por mi blog que de vez en cuando tengo unas cosillas dulces que te hacen subir al cielo.
Un besoteeeeeeee

Papalobo dijo...

No paras eh? jajaja

Bueno, ahora ya sólo queda disfrutar de unas vacaciones.

Anónimo dijo...

Con razon andrea me dijo al llegar a casa : hola carpeta!! y yo ein????

Anónimo dijo...

ah y por cierto... te puedes creer que me entero muchas veces de lo que mi hija hace en el cole porque lo leo aquí?? jejeje no me cuenta nada la tía...

Enhorabuena!! todos los días saco un ratico para leerte y me entretiene mucho..

Salu2

elhombreamadecasa dijo...

Verónica, cada vez que consigo un nuevo/a seguidor/a hago una fiesta. Yo suelo decir que, aunque la mayoría de las veces parece lo contario, los padres y las seños estamos del mismo lado.

Miguel-On, yo no conocía el binomio fantástico. Me lo descubrió una amiga que es cuentacuentos como tú. Me parece una idea tan sencilla y tan buena. Es fascinante.

Laube, yo también me lo pasé muy bien. Mercedes es muy aficionada a las recetas de los blogs, pero es que el domingo por la tarde nos pilló bajo mínimos de ingredientes.

Papalobo, es lo que tiene no saber decir que no. Y ahora voy a buscar en el diccionario eso que dices de "vacaciones" que no me suena.

R. qué bien eso que me cuentas de Andrea, quiere decir que me escucharon y que se quedaron con la idea del cuento. Juan tampoco cuenta mucho, tengo que ir sonsacándole poco a poco.

Pilar dijo...

Lo del binomio fantástico pienso ponerlo en práctica este verano que me junto con 6 chavales durante quince días... menos mal que no seré la única "adulta"... Por cierto me está encantado el libro de G.Rodari del que hablaste hace tiempo (de aquí he sacado yo también la idea para las tardes veraniegas) y lo mejor es que estoy aprendiendo un montón aunque creo que luego no consigo poner en práctica todo lo que aprendo... como lo del abuelo de Lennin... yo creo que les echaría la bronca así, a bocajarro... aunque me encantó su solución.
¡Uf, cómo me he enrollado!
Lo dicho que me ha gustado mucho tu historia, como siempre y que espero que no te vayas muy lejos de vacaciones... y si te vas porfa con cobertura wifi... ;-)