Cada miércoles un cuento en El Estafador

domingo, 6 de junio de 2010

Bestiario de elhombreamadecasa: Las invasiones bichejas

Nota: Si a alguien le dan cosica los insectos y similares, puedo no querer leer lo que sigue.



Elhombreamadecasa suele decir que vive en los confines del mundo civilizado, dando por hecho que Espinardo forma parte del mundo civilizado lo que, tal vez, sea dar demasiado por hecho. Hay quien lo toma como una broma pero no lo es. Cuando abre la puerta de su casa se encuentra lo siguiente:



Ese desolado descampado fue en tiempos un glorioso huerto de limoneros. Después lo compró la división urbanística de El Pozo que lo vendió a otra empresa, esta a otra y etcétera. Cuando parecía que iban a empezar a construir algo vino la crisis del ladrillo y todo quedó en nada. La empresa dueña de los terrenos no hace las zonas comunes porque dice que no tiene dinero y el Ayuntamiento se desentiende de todo porque dice que es cosa de la empresa. Como siempre, unos por otros la casa sin barrer.

Así las cosas, los bichos campan a sus anchas auque andan algo despistados porque no saben si viven en el campo o en la ciudad. Y hay muchos, sobre todo en primavera y verano.

La invasión permanente. Esta es la de las hormigas que son como el castigo para el ama de casa despistada. Si una noche se te olvida recoger las migas de pan, la cocina amanece cubierta por una marea negra de lo más desagradable.

La primera invasión. Esta fue la de las mariquitas. Allá por marzo empezaron a salir por cientos. Ibas caminando y escuchando el crujido de sus cuerpecitos chafados por los zapatos. En Espinardo, donde los coches circulan por las aceras y los peatones, especialmente los de edad avanzada y movilidad reducida, por la carretera, las mariquitas no son como las que salen en los libros. Son aplanadas, anaranjadas y sus manchas negras no llegan a ser círculos bien definidos. 

La segunda invasión. Las tijeretas. Basicamente son bichos inofensivos pero asustan un poco con esa pinza que tiene por detrás. El otro día, elhombreamadecasa entró en la casa de sus abuelos (contigua a la suya y vacía desde hace unos años) y al abrir la puerta salieron corriendo docenas de ellas. Tuvo que contenerse para no echar a correr chillando como una damisela.

La tercera invasión. Todo un clásico: las cucarachas. Este años son pequeñas y parecen más lentas que las de años anteriores, así que es fácil matarlas.

La cuarta invasión. Las avispas. Al poco de instalarse en la casa, elhomreamadecasa & Cía. pusieron un toldo casero en el patio. A medio ponerlo, puso la mano en un refugio de avispas y varias le picaron. Mercedes se rio mucho. Todavía no se lo ha perdonado. La piscina pequeña que les ponen todos los veranos a los críos es su hábitat favorito.

La quinta invasión. Los caracoles. Los caracoles no dan miedo pero hay algo en ellos que inquieta. Son como las ranas, parecen presagiar algo con su presencia. En realidad, los caracoles son una especie única de vegetales. Se ocultan en el campo como semillas enterradas y en cuanto caen cuatro gotas germinan por miles. Foto de muestra:



Elhombreamadecasa ha imaginado un cuento a lo Rodari sobre su casa y los caracoles. A ver si un día de estos hace el ánimo y lo escribe.

La invasión más temida. Alguna vez han encontrado una escalopendra en la calle e incluso en cierta ocasión Juan vio una en la salita. Su instinto de supervivencia se activo y en vez de toquetearla llamó alarmado a su padre. A elhombreamadecasa le dan pánico estos bichos. Afortunademante, solo aparecen de vez en cuando.

Por si no fuera suficiente, estas invasiones no son sucesivas y se superponen unas a otras. Moraleja: Espinardo es un zoo.

6 comentarios:

Louisianee dijo...

¡Qué miedo! Las tijeretas son rete feísimas. T-T Me dan un meyooooooo T-T... Seguro que son inofensivos esos bichos??

Y las escolopendras?! Esas si me dan mucho mucho mucho más miedito T-T...

Yo no podría. De verdad. Me encierro en cuatro paredes cubiertas por mosquiteros y tela metálica de malla,... Qué va. Yo y los bichos no.

Animoooo, hay unos matabichos que son muy buenos y parecen arequipe.

Muaz muaz

Papalobo dijo...

Lanzallamas, un buen lanzallamas.

Y menos mal que a Juan le funciona bien el instinto, porque una mordedura de esos bichos hace de to menos gracia!

Penelope dijo...

Sólo os falta que se escape algún jabalí de Terra Natura y ampliais a vertebrados.

Mayo dijo...

Y arañas? no hay arañas? A mi me dan cosas todos los bichos, pero en especial los que te pueden picar (dígase abejas, avispas, abejorros, hormigas de jardín, escolopendras escalopendras o comosellamen...)
Drrrtttt, qué mello!
Yo ya estaría histérica de tanto bicho.

i.sana dijo...

Es porque saben que sois veterinarios.
Por cierto mañana voy a hacer huelga y espero no ser la única de todo el Ayto.
Mua x cuatro.

elhombreamadecasa dijo...

Louisianee, inofensivas del todo no son las tijeretas pero si te muerden casi ni te enteras, lo digo por experiencia.

Papalobo, lo malo del lanzallamas es imaginarlo en manos de los gremlins. No hay ningún lugar de la casa en el que guardar algo sin que lo encuentren.

Penelope, Terra Natura se merece un Bestiario de los largos. LOs ciervos suelen escaparse de vez en cuando y una vez llegó hasta nuestra acera una gaviota malherida.

Mayo, claro que hay arañas, se me había olvidado incluirlas. SUpongo que si no fuera por ellas, tendríamos millones de bichos más.

I.sana, pues tenemos los títulos bien guardados, alguien se habrá ido de la lengua. Suerte con la huelga.