Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 3 de mayo de 2010

Lavaos las uñas de los pies

El método de inventar cuentos de Gianni Rodari sigue dando mucho juego. Esta noche, mientras cenábamos, les he contado un cuento a los chiquillos. Iba de una mamá que confundía las partes del cuerpo y cuando quería decir boca decía oreja y cuando quería decir mano decía rodilla. Así, un día, después de cenar les dice a los niños que se laven las uñas de los pies, cuando lo que quería decir era que se lavaran los dientes. Los niños, muy obedientes, van al cuarto de baño, se descalzan y se lavan las uñas de los pies con el cepillo de dientes y la pasta. Cuando ella llega y los ve de esa guisa se enfada un montón y amenaza con castigarlos pero ellos le responden que no les puede castigar porque solo están cumpliendo sus órdenes.

El cuento seguía con alguna que otra derivación escatológica, celebradas con gritos y risas por parte del auditorio infantil. Lo he interrumpido de golpe cuando me he dado cuenta de que se me hacía la hora de irme a la reunión del AMPA y he salido pitando. Lo último que he escuchado al salir era a Mercedes diciéndole a los niños que se lavaran los dientes.

Cuando he vuelto, Mercedes estaba bastante cabreada. Tanto conmigo como con Rodari.

8 comentarios:

Mª Antonia dijo...

No sabes como comprendo a Mercedesees. Creo que vivir contigo es un deporte de alto riesgo, sobre todo por tu influencia sobre los críos.Si fueras pariente de mi marido diría que es genético porque a él le digo lo mismo cada dos por tres. Quizás vivir con un hombre es lo que es un deporte de alto riesgo.

Una mamá (contra) corriente dijo...

Jajajajaja, qué bien se lo deben pasar los niños!

Leia Organa dijo...

Yo de pequeña quiero vivir contigo para que me cuentes esos cuentos, pues tienen que ser la bomba, que suerte tienen los chicos!

Y lo de Mercedes... realmente tiene que estar muy enamorada de ti, pues le metes en cada berengenal!

Pilar dijo...

Cuando consiga escapara de la secta del "círculo de lectores" voy a buscar ese libro... ¡es genial! ¿no? por cierto ¿qué tal tenían las uñas?¿limpitas?

Mamalis dijo...

Jajaja, muy bueno, y que hicisteis con los cepillos de dientes?

elhombreamadecasa dijo...

Les hemos cambiado el nombre, ahora se llaman cepillos de uñas.

biblioactiva dijo...

El sábado buscaré para vosotros: Ay Filomena Filomena, de Miquel Obiols (creador de juego de niños), Inés del Revés y Julieta Estate quieta.
son garantía de éxito, verás como el conejo pipi caca perderá puntos.

Belén dijo...

Me da algo de miedo el tal Rodari, pero mi marido va de cabeza a por un libro de este hombre.... ainsss Dios nos pille confesados!