Cada miércoles un cuento en El Estafador

jueves, 6 de mayo de 2010

Las increíbles aventuras de Niño catódico y Niño sónico. Hoy: ¡COMIENZA LA ACCIÓN! (Presentando a Peluche diabólico)

Al final lo del gimnasio no pudo ser. Costaba mucho alquilarlo. Tal vez si Niño catódico y Niño sónico hubieran decididos emplear sus poderes para el mal, podrían haber asaltado un banco y conseguir dinero más que suficiente. El bien no sale muy rentable. Fede se lamentaba de que en su reducido grupo de superhéroes no haya ningún heredero rico o industrial de fortuna, algo muy habitual en los cómics, pero esto es el mundo real más parecido a las penurias diarias de Peter Parker que a otra cosa.

Entrenar en el Campus de Espinardo se había puesto complicado porque con las obras del tranvía había obreros a todos hotas yendo y viniendo de un lado para otro. Una tarde, Fede se llevó a Niño sónico y Niño catódico a dar un paseo en busca de algún lugar solitario en el que poder practicar sus poderes.

Pasaron el instituto de Espinardo y se dirigieron hacia el borde de la autovía. Al lado de una fábrica abandonada encontraron un peluche abandonado.

-Mira, papá, un osos gigante -dijo Niño catódico.

-¿Nos lo podemos quedar? -preguntó Niño sónico.

-No toquéis eso -dijo Fede ejerciendo de padre escrupuloso y corta rollos-. Está sucio y asqueroso. Sigamos paseando.

-Jo, papá, está ahí abandonado. Da pena.

-Jooooo, papá -repitió Niño sónico apoyando a su hermano.

-No seáis pesados. Eso no es un peluche, es basura. Venga, vamos.

Pero según se daban la vuelta para continuar el paseo de inspección, un ruido extraño sonó a sus espaldas. Los tres se volvieron sobresaltados para ver cómo el peluche se incorporaba poco a poco. Niño sónico y Niño catódico celebraron el prodigio con gritos pero Fede notó cómo un escalofrío de terror le recorría el espinazo. Acababa de llamar basura a un peluche gigante que cobraba vida y eso no hacía presagiar nada bueno. Además, los ojos inyectados en sangre del muñeco daban muy mal rollo.

Con un gruñido aterrador, el peluche se abalanzó sobre Fede, que apenas tuvo tiempo de esquivar el primer zarpazo.

-¡Viva! -gritó Niño catódico-, ¡el oso está vivo!.

-¡Quiere jugar! -dijo Niño sónico.

-¡No quiere jugar! -gritó Fede-. ¡Quiere matarme! ¡Juan, usa tus poderes! ¡Tenemos que derrotarle!

-Me tienes que llamar por mi nombre en clave -dijo Juan.

-Está bien, está bien. ¡Niño catódico, usa tus poderes! -gritó Fede mientras corría en círculo huyendo del peluche.

Niño catódico se concentró e hizo aparecer un borreguito pequeño, blando y tierno.

-¿Pero qué coño es eso, Niño catódico? Así no lo vamos a derrotar.

-No se dice coño, papá.

-Cuando estás a punto de ser devorado por un peluche andrajoso sí. Por lo que más quieras, Niño catódico, trae otra cosa de la tele.

-Pero si he hecho lo que me dijiste. He pensado en ti y he traído algo de la tele en lo que estabas pensando.

Entonces Fede reconoció al borreguito de Norit y maldijo su preocupación por las prendas delicadas. Si salía de esa, prometió no volver a lavar a mano ningún jersey.

-Olvídame a mí. Entra en la cabeza de Niño sónico y saca algo de allí -dijo mientras la pestilente zarpa del oso malvado le rasgaba la camisa.

Niño catódico se concentró por segunda vez con un resultado esperado.

-¡Es Pippi! -gritó Niño sónico.

Fede se felicitó por haber acertado. No hay nada como conocer a los miembros de tu equipo, pensó aplastado por la pierna de Peluche diabólico.

-Niño catódico, por lo que más quieras, dile a Pippi que me salve del oso.

-No hace falta que me lo diga él, te he oído. Los mayores son tan raros -dijo Pippi.

Entonces Pippi se acercó al oso y lo aturdió con un golpe de izquierdas.



Una vez atontado, lo remató con un tremendo derechazo que lo lanzó por los aires.



El peluche salió volando hasta perderse de vista.

-Bueno -jadeó Fede- parece que nos hemos encargado de nuestro primer supervillano. -Y después añadió como si no hubiera leído un tebeo en su vida: Estoy seguro de que no lo volveremos a ver.


Próxima entrega: Peluche diabólico, Orígenes

5 comentarios:

Srta. Aristas dijo...

Genial.

Leia Organa dijo...

O sea que os cargasteis al pobre Wookie con resaca porque le llamaste basura. Muy bonito hombre!.

lobo dijo...

Jajajaja, muy bueno

Maite dijo...

Que bueno, lo del borreguito de norit en una escena de peleas y superheroes, insuperable. Por cierto que te paguen por la publicidad gratuita :)

Pilar dijo...

Estaba ofendido, cualquier al que le llamen basura se ofende... mira como le dejaron el pelo a la bruja lola... pero por lo demás: esperando ansiosamente la próxima aventura... aunque fede creo que debería invertir en algún gadget para él (ya que carece de poderes intrínsecos...) porque como tenga que confiar en la rapidez de sus discípulos a la hora de salvarle la vida.... yo no estaría tan tranquila, la verdad...