Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Nochebuena, etcétera

Una de mis hermanas es supermegahiperextrarrequeteoptimista. Si, por ejemplo, alguien le dice que le ha gustado un poco alguno de mis escritos, me llama corriendo para decirme que la gente, así en general, está enloquecida con lo bien que escribo y que es probable que la nominación para el Nobel esté al caer. Así es ella.

A mí lo del optimismo no me sale pero puedo exagerar como el que más. Por ejemplo, un primo, y a la sazón [Interludio: pues no que me pongo a escribir después de un montón de días sin hacerlo aprovechando que los niños ya estaban acostados y a medio post escucho unos pasitos que vienen corriendo al estudio y son de Darío que viene a pedirme que le haga un biberón... Ay, ahora vuelvo]

Ya estoy aquí y si no cuento lo que he visto reviento. Así que [Interludio II: Darío tiene un móvil viejo con el que juega que llama a Pippi. La mayor parte de las veces nos pasa el teléfono y tenemos que hablar nosotros. Cuando he ido a llevarle el biberón, Mercedes les estaba contando un cuento a los dos niños y ¡a Pippi por el teléfono! Vamos a acabar todos como regaderas]

A ver si consigo coger el hilo de nuevo. Decía que iba a exagerar y que un primo mío, y a la sazón lector habitual de este blog, me ha dicho un par de veces, la última algo decepcionado, que esperaba ver la versión escrita de la última Nochebuena en familia. Pues bien, POR ACLAMACIÓN POPULAR, rompo mi autoimpuesta orden de alejamiento del ordenador hasta después de Reyes y ahí va una versión, algo resumida, de la Nochebuena de los López.

Desde tiempos inmemoriales (¿se escribe así?) hemos pasado la Nochebuena en casa de mis abuelos maternos. Mi abuela se encargaba de todo y salían unas cenas tremebundas. En los últimos años, ya estaba muy pachucha y mi madre tomó un poco el relevo. Pero como en esas fechas tienen mucho trabajo en el Multiprecio (las tienas antes conocidas como Todo100) echábamos una mano mi tía, mis primos y servidor.

El año pasado, las cosas como son, la cena fue bastante normalilla, sin nada especial, aparte de que nos juntamos todos. Mi madre sabía que yo me había quejado de eso y el domingo 20 me preguntó si quería hacer yo este año la cena. Eso por hablar. Ni que decir tiene que dije que sí. Además, me puse en plan gallito y dije que lo hacía con la condición de que yo me encargaba de todo. Y cuando digo todo, quiero decir TODO, aclaré.

Por suerte, llevaba casi un año pensando en un menú fetén para el día de Navidad. Lo malo es que lo había pensado para seis personas (madre, hermanas, amantísima esposa e hijos que no comen) y ahora tenía que extenderlo a 15 personas. Así que tuve que añadir más entrantes y cambiar el confite de pato por solomillo de cerdo.

Esto me duele reconocerlo pero debo ser fiel a la verdad: la mayor parte de las cosas las compré en... Hipercor. Sí, lo sé, es una traición miserable a Mercadona pero es que allí no tienen algunos de los ingredientes que necesitaba. Por cierto, he notado, como dice el eslogan, que en Hipercor está la palabra "precio" y vaya precios. Casi seis euros por una bandeja de tres endivias, por favor.

La noche antes me dediqué a hacer pruebas con la salsa de castañas y manzanas reinetas que acompañarían al solomillo. Y al día siguiente, a las diez de la mañana, ya estaba manos a la obra. Por cierto, Mercedes me había dicho que el 24 no trabajaría y, sospechósamente, el 23 cambió de opinión y sí fue a trabajar. Por suerte, vinieron mis hermanas a entretener a los gremlins.

No voy a enrollarme mucho más con el menú, solo diré que tuve los típicos momentos de pánico al pensar que faltaría comida y que la receta del suflé de patatas con queso Cheddar la saqué de un libro infantil ilustrado. Y ya que estoy, voy a contar lo del postre. Todo era muy elaborado y solo me permití algo de comodidad en el postre. Iba a ser una fondue de chocolate, de esas que solo hay que meter en el microondas un minuto, acompañada de frutas. Pero el microondas falló. Chicos, chicas, si os pasa esto, tirar la fondue directamente y no intentéis calentarla en un cazo. De verdad, no lo hagáis.

Ah, y una de las recetas que usé, me la envió una amiga por correo cuando pedí ayuda para lo del taller de cocina fría. Unas trufas de queso con frutos secos que son mi perdición.

Algunos de los comensales tienen fama de delicados y de no comer según qué cosas, pero solo es fama. Se lo comieron todo y disfrutaron de lo lindo. Yo el que más, la verdad. Fui un poco de mártir y tal pero me lo pasé muy bien. Dan gusto estas cosas que salen netamente bien, sin grises, todo blanco.

Luego estuvimos cantando villancicos. Faltaba mi hermana mayor, la de la primera frase, y eso hizo que se rompiera una tradición que consiste en que ella y una de mis tías cantan villancicos con una voz agudísima que ni Ymac Sumac. Pero no faltó una tradición más sorprendente aún y es que hacemos unos medleys entre villancicos populares y las canciones del primer álbum de Extremoduro. Habéis leído bien.

También nos dio por aclamar a todo el que fuera. Incluso cuando nos hicimos una foto de familia, vitoreamos hasta quedarnos afónicos al disparador automático de la cámara. No se ha visto en otra el cacharrete.

Nos fuimos a las tantas a la cama sin tener noticias de Papá Noel. Yo andaba algo preocupado después de lo que pasó con Juan y me costó conciliar el sueño. Me dormí poco antes de que los gritos de Darío y Juan me despertaran. Debajo del árbol de Navidad habían aparecido un montón de regalos. Miré con desinterés fingido si había alguno con mi nombre, dispuesto a decir que yo pasaba de esas chorradas si no había ninguno, pero no hizo falta. ¡Había un regalo para mí! Un montón de discos de Elefant Records, casualmente los que pedí por correo hace poco. Los de Elefant se enrollan un montón y aparte de lo que yo pedí, incluyeron algún regalito extra. Por ejemplo, un siete pulgadas de un tipo que se llama Greg Murray. No lo conocía pero hace una música muy emocionante. Tan emocionate que si os pilla desprevenidos estás perdidos. Avisados quedáis:



PDI: Feliz año a todo el mundo. Que seáis muy felices en 2010.

PDII: Y gracias a una lectora (firma como Lapatachunga) que se ha leído el blog de pe a pa dejando un montón de comentarios.

PDIII: Ya hemos empezado con las votaciones para los premios Electrodomésticos 2009. Aquí podéis ver los resultados de 2008.

10 comentarios:

Grinza dijo...

Me encanta cocinar! es una actividad que me relaja y que, modestia a parte, se me da bien... aunque a veces este don se convierte en una maldición porque siempre me toca hacer la comida para la excursión, cena, aperitivo o merienda de turno con el manido argumento de "cómo a ti te gusta"...

En fin, que para colmo estas fiestas me ha dado una vena productiva y me he salido cocinando para todo el mundo (hasta he hecho cajas de galletas personalizadas...) Pero en mi leyenda negra siempre está el suflé!!! Maldito, siempre se rie de mi cuando al final de la cocción descubro que se ha caído

Ya sé que no se desvelan los trucos de magia pero... ¡dame el secreto para quitarme la espinita!

Por cierto, a mi en Nochebuena también me toca cantar y aunque la cosa empieza de lo más serio acabamos mi hermano y yo cantando Pimpinela con los papeles intercambiados... ¡vaya glamour!

De este modo, aunque no me haya merecido regalos por mi conducta, Papá Noel siempre nos premia por nuestro espectáculo de variedades!!!

¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!

Paco Bernal dijo...

Feliz año 2010, campeón (y familia)!

Y muchas gracias por los buenos momentos del 2009. Aunque no deje comentarios, yo no falto ningún día (y ningún día defraudas).

Un abrazo,

Paco

MissManjolita dijo...

feliz año nuevo hombre ama de casa
a mi estas fiestas no me motivan en exceso pero hay q sufrirlas, asi q..
a disfrutar de la noche!!!!

Anónimo dijo...

La cena fue increible, menos mal que la nochebuena de los López se arregló, la pasada fue un poco triste y sosa. ¡Que no se repita lo de cenar en media hora y cada uno pa su casa!
Fdo: La obsesionada por las tradiciones familiares.

lapatachunga dijo...

Pues vaya.
Voy a confesar que me ha pillado totalmente fuera de juego leer mi alias en una PD. No tenía espejo delante pero no hacía falta, reconozco los síntomas aunque me ponga colorada pocas veces.
Luego ha llegado el sentido común (de vez en cuando pasa) y seguro que hay algún registro que envía un e-mail sobre la actividad en la web. Misterio resuelto.

Igualmente el detalle de mencionarme se agradece y tampoco ;P.

Pero metidos en confesiones y sinceridades bloggeras debo mencionar que me he reído mucho, he obligado (literal, mediante el cansancio: "venga, venga, venga, que es muy bueno, y half-freak como nosotros!") a leer ciertos pasajes a mi pareja, he deambulado por tus vídeos de música, saltado a blogs de amigos tuyos (im-perfectas, owachy, al garcia) y recomendaciones (próximo objetivo para momentos colecho: lorzagirl blog), acudido a la wikipedia por ayuda ante cierto desconocimiento (mío) sobre temas que tratabas y, último pero no menos importante, saciado un montón de curiosidad sana, sana, sobre el sexo masculino ya que, para que no confesarlo, tampoco somos tan distintos hombres y mujeres amas de casa, o no.

Mención especial para tus hijos. La visión que tenemos de ellos es maravillosa, y todo es gracias a los ojos con que tú los ves (queda cursi, lo se) y los deditos con los que nos los describes. Ojalá en mi futuro no tan lejano sea capaz de emularte.

Y ahora sí última mención, y también debida a la visión que nos presentas: soy fan total de Mercedes. Es curioso como la "veo" cada vez más entre tus líneas.

Ala, ahí queda. Eso te pasa por hacer mención de los que te leen. Luego miramos de vengarnos, a ver si te pones tan "colorao"...

Lulu dijo...

Feliz año para ti y los tuyos! lo de preparar la cena de navidad me parece una proeza! eres mi héroe, peeeeerooooo detrás de Juan y de Mercedes de la que también soy fan incondicional!

elhombreamadecasa dijo...

Grinza, lamento admitir que no tengo secreto para el suflé. Lo he hecho dos veces. La primera me salió regular y la segunda bastante bien. En ese caso creo que el secreto es el cariño. Yo soy de los convencidos que si se cocina con cariño sale rico.

Paco, me ha gustado mucho que me llamaras Campeón. Mi padre me llamaba así de pequeño. Voy a tener que pedirle que me lo siga llamando aunque me haya hecho mayor. Lo de no defraudar nunca me recuerda a un chiste de Calvin&Hobbes en el que él se pone muy contento al sacar un cinco en un examen porque así mantenía bajas las expectativas de la gente y no le presionaban. A mí, en el fondo, me gusta que tengan altas expectativas ante mí. Aunque luego me tenga que medicar porque no aguanto la vida moderna.

Hermanísima, gracias por tu comentario. Ya iba siendo hora de que escribieras algo. Esperamos tus insistentes llamadas en la mañana del seis de enero para ver si vamos de una vez a casa.

Lapatachunga, vaya un comentario... Pues sí, yo también soy muy de sonrojarme. Como propósito para 2010 me pondré dejar de ser half-freak y ser full-freak (¿se dice así?). También tiro mucho de Wikipedia (y me creo a pies juntillas todo lo que pone).

Lulu, pues ve dejando hueco para Darío que ya está empezando a preguntar y me van a faltar días para subir preguntas.

(Mercedes ha llegado muy contenta a casa con vuestros piropos.)

eduardoritos dijo...

Hola, este es mi primer mensaje, después de leerte desde hace un tiempo.

Yo, como quien dice, también soy hombreamadecasa, pero del tipo "solterona" (todavía no "vieja amargada").

En mi caso ha sido la nochevieja; 22 personas en mi casa. Como somos casi todos músicos (y con experiencia conjunta en verbenas) así que estuvimos hasta las 6.00 a.m. con El Tractor Amarillo, Paquito el Chocolatero, Tu querías que te dejara de querer, y un largo etc.

La cena fue de catering, claro.

Te adjunto un blog de un señor de Vitoria para que no tengas que recurrir a libros infantiles para tus recetas. Está todo lo que puedas imaginar, dulce y salado.

Noema dijo...

Hola, hola ¿hay alguien en casa? Ejem... que esteee, yo leí en su día esto (como hago con todas, no te creas ;-) y me hizo mucha ilusión que te gustaran las trufas (y me puse colorá por la mención [mentira cochina, se me infló el ego como un globo de helio].
En fin, que hoy has salido muy guapo en la radio, digo, que has estado muy bien.
Mola la sección con "visita guiada", es muy práctica.

elhombreamadecasa dijo...

Eduardoritos, no veo el blog del señor de Vitoria. Me quedan pocos años para ser del tipo "vieja amargada".

Noema, gracias por lo de la radio, yo también me hincho y coloreo con los piropos. A la entrada de "Bienvenida" la llamo post-trampa porque está preparada para que la gente la lea y se conviertan al instante en fieles seguidores de este blog con inevitables ansias de grandeza. Lo que haga falta con tal de dominar el munco.