Cada miércoles un cuento en El Estafador

domingo, 6 de diciembre de 2009

Kioscos

Estamos pasando el puente en Albacete. Esta mañana he bajado a comprar el periódico y mi dosis mensual de Rockdelux. Da tanto gusto bajar a la calle y encontrarte en medio de la ciudad... Como he aprovechado para fumar, me he tenido que esperar para entrar al kiosco. Bueno, más bien es una de esas droguerías - librerías que, curiosamente, abundan más de lo esperado.

He estado fumando frente al escaparate leyendo los titulares de los periódicos y me he acordado de cuando estuvimos en Cuzco, Perú. Allí era muy habitual encontrarte a un montón de personas paradas delante de los kioscos. Al principio nos llamaba mucho la atención y nos preguntábamos ¿qué estarán haciendo? La respuesta era fácil: estaban leyendo las portadas de los periódicos, demasiado caros para las economías de subsistencia. Me he acordado también de que allí, en las mantas, más que vender CDs y DVDs pirateados, vendían libros fotocopiados. ¿Llegará eso aquí?

PDI: En Albacete hace un frío que ni en el Polo Norte. Antes de lo que he contado, me he ido a correr. Creo que hacía bajo cero. El frío se lleva bien al poco de estar corriendo pero me he tenido que volver porque con la humedad, se me empañaban las gafas y no veía nada de nada.

PDII: Mientras fumaba delante del escaparate me he acordado de una tercera cosa. Cuando éramos pequeños y hacía mucho frío, aprovechábamos el vaho que salía de nuestras bocas para fingir que fumábamos. ¿Por qué ese empeño en ser mayores antes de tiempo?

PDIII: Tengo la sensación de que ya he contado lo de los periódicos de Cuzco. Este blog empieza a ser como una pareja de larga duración, con la que vas repitiendo conversaciones.

8 comentarios:

Maite dijo...

Tienes que dejar de fumar, como todo en esta vida, dejar de fumar tiene truco, en este caso es no comprar tabaco, tras lo cual se hace imprescindible no pedir tabaco, y ya está!!!, yo lo he hecho, y es sorprendente lo poco que cuesta, no duele nada, no tienes ningun sintoma físico, y en quince dias estás mucho mejor (y mas gordo si sustituyes el tabaco por comida, pero esto mejor no te lo cuento :) ) A pasar un feliz final de puente

Mª Antonia dijo...

No te preocupes por las repeticiones, siempre habrá alguien que no lo haya leído o no lo recuerde ( yo, por ejemplo). Por lo demás,la vida está llena de actos repetitivos, situaciones repetidas ,etc.Lo importante es conseguir que esto no nos lleve a la monotonía, Eso ya está en nuestras manos.
Que acabeis bien el puente.

Isa dijo...

¿Algo más digno de mención de Albacete al margen del frío?

Recuerdo perfectamente hacer lo del vaho de pequeña... ¡¡qué ganas de fumar teníamos todos de enanos, y qué mal visto está ahora!!

Owachy dijo...

Ojalá se vendieran aquí libros fotocopiados por las esquinas... Un libro fotocopiado sólo sirve para ser leído, no luce en ninguna estantería aguardando a sacar de sus entrañas una historia.

Y deja ya de fumar, que además de todo lo malo que tiene también merma tu capacidad al correr, ¡con lo bonito que es correr! ;)

elhombreamadecasa dijo...

Maite, un tipo que conocimos decía algo parecido. Para dejar de fumar, según él, había que no comprar, no pedir y no aceptar si te ofrecían.

Mª Antonia, tienes razón: hay que saber repetirse. Lo curioso es que hay ya un montón de cosas que tengo la sensación, pero no la certeza, de haberlas contado.

Isa, pues podría contar más cosas de Albacete pero es todo tan "familiar" que no sé si hacerlo. Estamos comiendo mucha comida típica del invierno manchego, hemos ido al cine, no he conseguido desconectar del blog, los niños lo hacen todo cada vez más rápido, estoy escuchando los discos de The Jam de mi cuñado...

Owachy, a mí es que me pasa como a una amiga que trabaja en la Concejalía de Sanidad, cuantas más campañas contra el tabaco, más ganas de fumar...

Chelo dijo...

A mi no importa que cuentes las cosas más de una vez, porque lo que mola es cómo lo cuentas y ya sería raro que contaras dos veces lo mismo de la misma manera, aunque podría pasar... y entonces a gente con memoria de pez como la mía, pues seguiría dandonos igual, porque no nos acordaríamos

CELITA dijo...

Pues hombre, no es que Albacete sea la panacea de la acción, pero un paseo por el parque Abelardo Sánchez con el sol de invierno en la cara no está de más. Y una visita a la Filmoteca, unas tapas, incluso echar un vistazo al museo de Arte Popular y al Centro de la Paz en el Altozano.

Qué recuerdos me ha traído la escena de Cuzco. Si tengo un rato esta noche, te mando por mail una foto que hice inmortalizándola en un pueblín remoto del recorrido Ica-Cuzco en autobús de línea.

A lo mejor nos hemos encontrado en el kiosko, yo sin saber que eres uno de mis blogeros favoritos y tú sin saber que yo era tu lectora albaceteña. Podríamos habernos puesto a hablar de Perú para combatir el frío (que ha hecho bien poco hasta ahora, dicho sea de paso). Saludos albaceteños.

elhombreamadecasa dijo...

Chelo, me has dado una idea, cuando no sepa qué contar, reescribiré viejos posts.

Celita, el parque de Abelardo Sánchez estaba precioso. Estuvimos paseando el martes mientras caían hojas, todo muy romántico. No fuimos a la filmoteca pero sí a los cines Candilejas.