Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 22 de diciembre de 2009

Experiencias mediáticas (y II)

Como iba diciendo, llegué a la tele sin perderme y sin ningún problema. Al poco llegó Jam Albarracín, el periodista que me iba a entrevistar. Se había retrasado no sé qué cosa y salimos fuera a echar unos cigars. Estuvimos hablando de música, de la Navidad, de ropa... Un poco más y le cuento mi secreto de benshermanshop.com. Por suerte me pude contener y no se lo dije, así la ropa que me compre allí seguirá siendo exclusiva y nadie más vestirá como yo (¿a que al final de esta frase le vendrían bien unas risas de malvado?).

Cuando volvimos a entrar, nos quitamos los abrigos y descubrimos horrorizados, al menos yo, que llevábamos el mismo jersey. Por suerte, esto no es del todo cierto, un poco como lo del GPS de la primera parte. Él llevaba la versión chaleco y yo la versión con mangas. Por lo demás, todo igual. Al final no se notó mucho, aunque el programa podría haber estado patrocinado por la marca en cuestión. Si me vuelven a llamar para la tele, le preguntaré primero al presentador qué se piensa poner (esto me recuerdo a mis hermanas y sus amigas).

Es curioso, hasta el momento, los tres periodistas que me han entrevistado me han tratado muy bien. Lo cual me lleva a preguntarme: ¿qué harán mis nervios cuando no sea así? No quiero ni saber la respuesta.

Un poco antes de entrar a plató, fui cundido por el pánico. Noté que me temblaban algunos músculos desconocidos y que no obedecían mis órdenes de parar. Como si de un cuento pop se tratara, busqué azúcar desesperadamente. Había una máquina de aperitivos y dulces pero descubrí que llevaba muy poca calderilla y billetes que no aceptaba la máquina. Me pareció super cutre pedir dinero. Por suerte, al lado había una máquina de café para la que sí me llegaba. Me pedí un capuchino descafeinado y le di a tope al dispensador de azúcar. Pero o la máquina estaba rota o el símbolo "más" quería decir en realidad "menos" porque aquello estaba amargo a más no poder. Al final del vaso encontré un poco de azúcar que repelé con el palito ese de plástico.

Unos minutos antes de empezar, creí que no sería capaz y que saldría huyendo del plató como en esos programas del corazón que siempre en los que siempre se va alguien dando el espectáculo. Por suerte, me pude contener y conseguí contener los temblores lo suficiente para que no se vieran en cámara.

La tele es muy sacrificada.

Tres. Al día siguiente, sábado, sin tiempo para recuperar el aliento, fue la presentación en Historietas. En la columna de la derecha hay un link a su página web y lo titulé "Mi tienda favorita". Y es verdad. Llevo comprando allí tebeos desde ni me acuerdo. Así que me hizo mucha ilusión presentar allí el libro. Enrique, el dueño, se portó fenomenal y preparó una merienda navideña para los asistentes. Tengo que decir que fue una tarde de frío total y que el acto coincidió con una manifestación a la que fueron muchos amigas. Incluso así, salió muy bien.

Pasaron muchas cosas emocionantes:

  • Fueron amigas, amigos y familiares de varios tipos. Qué importantes son.
  • Juan y Darío se portaron bien y no hizo falta suspender la presentación para arreglar algún desaguisado.
  • Conocí a un lector y a una lectora del blog. Esto me resultó especialmente emocionante.
  • Conocí a Román, bajista de Los Marañones, uno de los grupos que han inspirado un cuento y una de mis bandas favoritas. Le firmé un libro y él a mí un disco.
  • Pasé un buen rato firmando libros.
  • No me morí ni me desmayé como una damisela (qué mal se conjuga el verbo "morir" en la primera persona de singular).
  • Se vendieron 17 libros.

Y hasta aquí. De momento.

7 comentarios:

Laura dijo...

Me alegro muchísimo, por tí, por tu libro!!! Ya me he hecho fan tuya en Facebook jiji

Noema dijo...

Cómo mola todo :-D
PD: Te he enlazado en mi blog, bueno, a ti no, a los Cuentos Pop ¿vale?

JoSoWhat dijo...

No hace falta que te lo diga, pero fueron toneladas de placer poder asistir.

Lo único que sentí fue no poder presentar a nuestros respectivos/as fans de Pippi, pero la contrapartida femenina decidió que si las cosas estaban a su alcance sería por algo. ¿no?.

Bueno, lo importante para mi: a pesar de mi firme propósito de dosificarlo, el libro cayó esa misma noche (y te aviso que también me había llevado el volumen 2 de Madman)y me ha gustado mucho.

PD: Al cruzado de la capa lo has clavado, que lo sepas.

MissManjolita dijo...

buenos dias! veo q finalmente ha salido todo estupendamente! enhorabuena!

lapita dijo...

Querido hombreamadecasa,
también fue especial para mí el conocerle y poner al fin caras a persona(s)jes con los que tanto me he reido y emocionado. Por aquí ya sabe que tiene a una fanS, espero ya no tan desconocida.

elhombreamadecasa dijo...

Laura, eres mi primera fan de Facebook, guay.

Noema, muchas gracias por el enlace. (Me han liado para que haga la cena de Nochebuena y he incluido en el menú tu receta de trufas de queso con frutos secos, éxito seguro.)

JoSoWhat, a mí también me gusta mucho el cuento de Batman. La verdad es que es un personaje muy agradecido, no como Superman, que no hay forma de hacer una historia decente con él. (Lo de leerse el libro de un tirón es un piropazo).

MissManjolita, pues sí, está siendo todo fantástico.

Lapita, ¿a que Juan y Darío son muchísimo más guapos de lo guapísimos que ya pensabas que eran? Fue un placer conocerte.

JoSoWhat dijo...

Si creías, como yo, que ya no se podía hacer nada con Superman, por favor, pídele a los reyes 'All Star Superman' de Morrison.
El mejor tebeo de Superman que he leido.
http://www.zonafandom.com/comic-usa/all-star-superman-por-cosas-como-esta-se-ama-al-comic