Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Servicio público: Hacer cola en el supermercado

Después de años de observación participante y minuciosas notas en mi cuaderno de campo, estoy en condiciones de ofrecer una serie de recomendaciones para pasar algo menos de tiempo en las colas de los supermercados.

Conoce a tu cajero o cajera. Si algo ha demostrado Mercadona, además de que las marcas blancas molan un montón, es que la unión inseparable de mujer y caja registradora no era más que un mito. En Mercadona igual te cobra un hombre que una mujer. Pero bueno, lo importante es conocerlos. Los que te cuentan algo interesante y los que te hacen observaciones nada oportunas. Las que te ayudan a guardar la compra en bolsas y las que te lo van amontonando todo de golpe. Las que son rápidas y las que son lentas. Por eso hay que conocerlas.

Atención a las señoras mayores con monedero. Si hay que elegir entre una cola de veinte personas y una de dos pero que una de ellas es una mujer mayor con un monedero, más vale quedarse con la primera opción. A no ser que se quieran pasar unos interminables minutos viendo cómo la señora en cuestión vacía una montaña de calderilla en la caja y empieza a contar los 23,45 euros de su cuenta céntimo a céntimo. (Existe toda una taxonomía en este sentido pero, ofendidas ya las señoras mayores con monedero, más vale no engrosar las filas de los agraviados.)

Elija con cuidado la caja. Los supermercados tienen un punto de entrada, un recorrido más o menos dirigido y habitual y un punto de salida. Las cajas más concurridas son siempre las que están cerca de dicho punto de salida. Andando unos pocos metros se llegará a alguna con menos cola, seguro.

más Huya de la combinación cajera tranquila y parlanchina con caja que tiene un teléfono de comunicación interior y de anuncios de megafonía (menganito de tal acuda a la caja seis). La mezcla es soporífera, cuando no irritante.

Una vez tomada una decisión, manténgala. Es inevitable dudar sobre la elección hecha, mirar a derecha e izquierda pensando si la caja de al lado va más rápida que la propia. Pero si se duda, entre que se da un paso para ir a la caja aparentemente más rápida y se da otro para volver a donde se estaba, alguien ocupará su lugar.

No escuche el canto de sirena de las cajas nuevas. Cuando las abran, deje que sean los otros los que desoigan eso de pasen a esta caja en el mismo orden que llevaban y se den de codazos por ser los primeros. Quédese donde está y verá que, sin ningún esfuerzo por su parte, avanza varios puestos mientras los que estaban delante se baten en batalla campal.

Y recuerde que dejar el carro o la cesta en la cola guardando el turno y seguir haciendo la compra como si nada está muy feo.

9 comentarios:

MissManjolita dijo...

aaaaaaaaaaaa!!! en el super q hay cerca de mi casa siempre hay alguna señora mayor de las que gusrada el turno con la cesta y no puedo con ellas!!!! y las cajeras no divcen nunca nada....

Chelo dijo...

maravilloso mundo el de los supermercados y las colas, bendita invención el de la compra por Internet...

Lulu dijo...

A mi tambien me gusta en mercadona haya cajeros y cajeras sin distincion, y suelen ser de lo mas eficiente, menos mal, ademas les han debido dar algun curso de buenas maneras o algo, porque hace poco el chavalin que me cobro me dice buenos dias, yo le contesto y me suelta muy alegre e interesado "¿qué tal?, ¿cómo le está yendo el dia?" a lo que yo respondi con un "bien, gracias", aunque lo que me hubiese gustado contestar (no tenia yo muy buen dia) era un "pos jodia, salgo de currar tarde, sin comer, vengo corriendo a hacer la compra, esta lloviendo, tengo que ir a por el niño, que ya voy justa, me ha bajado la regla...." pero para alguien que intenta ser educado encima no te vas a poner borde.
Y yo tambien huyo de la gente mayor y del tipico repeinao que se le ve a dos kilometros que no ha hecho la compra en su vida y hoy queria experiencias nuevas, ufff, se eternizan.

Ana dijo...

Yo debo ser gafe para estos de las colas, es que no acierto nunca, me ponga donde me ponga, esa cola se atasca y no hay manera de avanzar...
Lo de la señora de los centimillos es un clásico, como la de la señora o señor que no lleva dinero suficiente y tiene que andar con cambios, devoluciones, etc...
Sinceramente, creo que no hay cola buena...

Maite dijo...

¿como se te ocurren estos post? me parecen geniales, podría servir para un monólogo del club de la comedia, si te animas a hacer alguno yo estaré encantada de leerlo. A pasarlo bien

Anónimo dijo...

Qué terribles segundos en los que debates internamente si permanecer donde estás o cambiarte a otra cola que promete más que la tuya

Laura dijo...

A mi la duda de elegir en qué cola ponerme me pasa mucho cuando voy en el coche. Llega un atasco y me encuentro en el carril izquierdo mientras veo cómo en el del medio van pasando los coches... pienso, decido, actúo, y cuando estoy en el carril del medio, va y se para!!!!y el de la izquierda se mueveee!! aaarrgg

MissManjolita dijo...

soy la unica q siempre se pone en la caja en la que se acaba el rollo de la caja? o en la q la gente coge algun producto en oferta 2x1 y solo ha cogido uno y tiene q ir un momentito a por el otro? o en la q se bloquea el lector de codifo de barras y tienen q `pasarlo a mano? es q soy de lo mas gafe en la cola... si me veis un dia haciendo la compra, por vuestro bien, cambiaron de caja! jaajja

elhombreamadecasa dijo...

MissManjolita, hay que armarse de valor y mandar la cesta lo más lejos posible con una patada bien disimulada. Tomo nota de los apuntes de tu otro comentario para seguir profundizando en el asunto.

Chelo, en cuanto pueda me compro un frigorífico de esos que va viendo lo que te falta y lo pide a la tienda on-line.

Lulu, como llevo años comprando en el mismo Mercadona, hay cajeras a las que les respondo algo parecido a lo que tú hubieras respondido y ellas me hablan en el mismo tono. Es lo que tiene ser cliente (muy) habitual.

Ana, soy de tu opinión: no hay cola buena. Yo soy de no ir a un sitio o no comprar algo si hay mucha cola.

Maite, ¿cómo? ¿club de la comedia? Pero si se trata de un sesudísimo estudio de antropología mercantil que me ha llevado años de trabajo teórico y práctico.

Anónimo, esas son las grandes incertidumbres de la vida.

Laura, lo mejor es quedarse donde te toque, encender un cigar, subir la música y esperar con paciencia. Consejos doy para mí no tengo: me quedo en el carril en el que me pilla, no me enciendo nada porque fumo de liar y no es plan de ponerse a hacerlo con las manos al volante, cuanto más subo la música peor se escucha asi que no la subo, y la paciencia la gasté antes de subir al coche por lo que grito, maldigo, insulto...