Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 29 de septiembre de 2009

Crónicas birmanas

Hace muchos años, mientras arrastraba mi cuerpo deshecho por el mal de altura y visitábamos una comunidad andina a tropecientos mil metros sobre el nivel del mar, nos presentaron a una pareja de cooperantes alemanes. Iban con un bebé de pocos meses y eso me dejó muy sorprendido. Me pareció muy valiente de su parte.

Este sábado saqué de la biblioteca el tebeo "Crónicas birmanas" de Guy Delisle, publicado por Astiberri. Delisle es un dibujante y guionista de tebeos canadiense. Su pareja trabaja para Médicos Sin Fronteras - Francia y él la acompaña a todas partes. En el viaje que hicieron a Birmania-Myanmar ya había nacido su hijo y allá que se fueron los tres. Eso me recordó el encuentro que he contado en el primer párrafo.

Me ha encantado el tebeo de Delisle, sobre todo porque me he sentido muy identificado con su labor de padre. Pongo algunas viñetas que me han gustado especialmente:

Radicalmente cierto:

Desplazado, no solo geográficamente:



Quién no ha espiado el recreo:




PD: Las cinco profesiones que me hubiera gustado tener (sin orden de preferencias):

1. Dibujante de cómics.
2. Trompetista de jazz.
3. Librero (según tenga el día, de una librería cool, o de una librería de viejo, o una especializada en libros raros)
4. Ayudante de cocina en un barco mercante.
5. Rentista (vale no es una profesión, pero no me negaréis que sería estupendo)

PDII (escrita unos segundos después): Los anuncios de Google son más rápidos que Lucky Luke. Conforme subo este post me aparece en el escritorio de Blogger un anuncion de viajes baratos a Birmania/Myanmar.

4 comentarios:

MissManjolita dijo...

respecto a lo de espiar a los niños en el cole... estudie con una chica a la q su madre espiaba con prismaticos desde su ventana, y menudas broncas luego!!. yo no tendre q currarmelo tanto: mi balcon da al patio del cole al que va a ir la minimanjolita. me lo han puesto facil.

Maite dijo...

Son estupendas las viñetas. Es dificil decir tanto con tan poco, geniales. Respecto a las profesiones me quedo con rentista sin duda. Ayudante de cocina en un barco mercante no porque me mareo, de librera me echan seguro porque me pasaría el dia leyendo, me faltan pulmones para trompetista, y mi trabajo es dibujar no comics, pero si paredes, osea que rentista, sin duda ninguna

Chelo dijo...

ains... rentista, quien pudiera...
yo pagaría por ver a mis peques, esta inquietud, sobre todo por su vida social, me corcome... y hablamos de 4 años, lo que me espera...

si, si, lo de Google es muuuuy fuerte, algún día hablaré de ello, pero son una mafia que acabará por invadirlo todo y tendrá tanta información nustra que nopodremos levantarnos de la cama sin que lo sepan... todo regado con su marketing relacional, viral, social, personalizado y en sandwich doble, ahí es nada...

beso!

elhombreamadecasa dijo...

MissManjolita, te veo toda la mañana mirando al cole sin atender a nada más. Yo no podría soportar la tentación.

Maite, yo también me mareo pero como son profesiones soñadas no pasa nada.

Respecto a lo de ser rentista, es que en las novelas que leía cuando era joven (cosa que ya no soy ni siquiera a efectos estadístidos) siempre había un estudiante pobre hasta decir basta pero con criado y algún rentista con una "asignación" (me encanta esta palabra) anual de miles de francos o rublos que pasaba el año de dacha en dacha y de balneario en balneario. Mi parte autodestructiva quería ser como el estudiante. El resto, quería ser rentista.

Chelo, lo de Google produce, al menos a mí, mitad admiración, mitad miedo.