Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 19 de mayo de 2009

Nuevo método de aprendizaje de español para (menores) extranjeros


Ya conté que la ropa de colores, especialmente si la llevo yo, motiva a los chavales del barrio en el que trabajo. Ayer me presenté allí con mis pantalones pitillo color morado. Un chico recién llegado me preguntó en cuanto me vio:

- Maestro, ¿es pantalón de chico o chica?

Me acerqué a él y le respondí con otra pregunta:

- ¿Yo soy un chico o una chica?

Lo pensó durante unos segundos y respondió:

- Un chico.

- Pues ya está, son pantalones de chico.

Estoy pensando en desarrollar un método para estimular a los chiquillos y chiquillas que acaban de llegar al barrio y necesitan practicar el español. Lo llamaré "Aprende español metiéndote a placer y sin ninguna clase de respeto con el maestro feder".

PD: Considero que no merezco el calificativo de Maestro. Cuando me llaman así respondo: Dime, joven padouan. Pero el frikismo de Los Rosales va por un lado distinto al mío y no suelen pillar mi referencia a Star Wars.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jajaja, es buenísima la postdata

Miriam dijo...

Creo que todas esta forma de enseñar el español al salirse de la forma habitual llama la atención a los chavales y les ayuda a interesarse más por la lengua, aprenden casi sin darse cuenta!