Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 15 de abril de 2009

Vacaciones pop: Viaje de vuelta.


La policía se presentó en el camping casi a medianoche. Por supuesto, les atendió Abuelo Paterno Clic. Al parecer habían recibido una llamada anónima avisándoles de que cerca de allí habían aparcados dos vehículos extraños, propios de una película de Mad Max. Todas las miradas se dirigieron a Padre Clic que se limitó a silbar mirando al cielo estrellado de Gijón.

Como nadie tenía papeles del coche turbo ni del cohe dinosaurio, fueron requisados.

-¿Y ahora cómo vamos a volver? -preguntó Padre Clic mostrándose muy afectado por lo sucedido.

-Tú a pie, chivato -le espetó Madre Clic.

Un temblor recorrió a Padre Clic de arriba abajo. El remedio empezaba a mostrarse peor que la enfermedad. Por suerte para él, Abuelo Paterno Clic intervino en la conversación.

-Acabo de llamar a una empresa de alquiler de vehículos. En estos momentos están trayendo para acá un monovolumen. Este incidente no tiene por qué retrasar vuestra vuelta ni un segundo más de lo necesario.

* * *

De madrugada sonó el despertador del móvil. Con los ojos medio pegados, Padre Clic fue metiendo bulto tras bulto en el maletero del monovolumen.

-Joder, bien podría ser un bivolumen para que me cupieran mejor tantas maletas.

Habían tramado el típico plan miserable de padres para deshacerse del bebé dinosaurio pero Hijo Mayor Clic, que se las sabe todas, durmió abrazado al bicho y pidió que subiera al coche antes que él.

-Nenico sabelotodo -musitó Madre Clic al ver frustrado su plan.

Y así empezó el viaje de vuelta. Apenas 880 kilómetros. Once o doce horas de carretera de lo más agradables. Áreas de servicio de lo más confortables. Un pastón en gasolina, que no baja tanto como dicen. Pero ni esto ni nada impedirá que la Familia Clic vuelva a Gijón el verano que viene. Por suerte, para entonces, la memoria de Abuelo Paterno Clic habrá filtrado los malos recuerdos y estará deseando volver a ver a sus dos entrañables nietos.


Odio Espinardo.

Padre y Madre Clic al unísomo nada más llegar a casa.

4 comentarios:

Laura dijo...

Bueno, bueno...he seguido atentamente todas las andaduras de la family clic y me ha dao una envidiejaaa snifff (por los outlets y tal)

Bilbotín dijo...

Ya era hora de volver, no?? Ha sido muy divertido seguir la historia de los clics. Yo no podría haber pensado en mejores personajes para describir vuestras aventuras. Ya se echaba de menos a Abuelo Paterno Clic... (cosas mías).

Bienvenidos a la cruda realidad!!

fml dijo...

Laura, el mundo de los outlets se merece un post... y todo un blog. Vimos incluso uno de librería con lápices Alpino, y que yo sepa estos lápices no pasan de moda ni son de temporadas pasadas. En el que disfrutamos como enanos fue en uno de verdad, de esos que tienes primeras marcas rebajadas en serio (de 80 a 30 euros).

Bilbotín, no estoy de acuerdo, no era de hora de volver. Pero no hubo más remedio.

Inverosímil dijo...

¿Es dura la vuelta, eh?

Mira que iros a Gijón teniendo a los Coloraos, los Salzillos, el Bando de la Huerta, el zarangollo, los zaragüelles, la Sardina, el Boquerón y (la madre que los parió... iba a decir).