Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 3 de noviembre de 2008

Provincianismo


Somos unos provincianos. Vosotras también, no creáis que os libráis porque por una vez me haya dado por usar el masculino genérico. Sois unas provincianas. Yo, que soy de Murcia, suelo hacer gala de mi provincianismo. Una vez, en el metro de Madrid nos encontramos con Javier Cansado y nos acercamos a él como dos colegialas desquiciadas. Superada la emoción inicial estuvimos haciendo gracia sobre lo de ser murcianos (Mercedes de Albacete, pero provincia al fin y al cabo) y le dijimos que habíamos ido a Madrid solo a hacernos una foto con los leones del Congreso y a comernos un buen bocadillo de calamares. Debo reconocer que al verme rodeado por las luces de neón de una gran cuidad me siento como obnubilado y preso de una admiración envidiosa. Algo así parece pasarle al mundo entero con los USA.

Sí, de acuerdo, nadie va a venir ahora a cuestionar la importancia de las elecciones del martes que viene. El mundo se juega mucho entre el viejuno que lee los discursos de los mítines en pantallas gigantes y el hombretón guapo, apuesto e intelectual, aunque algo distante con el pueblo llano por lo que dicen. Muchas cosas pueden cambiar... o ninguna (apuesto por lo segundo).

Pero de ahí al alud mediático que nos arrolla estos días va un buen trecho. Joder, portadas y portadas de periódicos. Minutos y minutos en los informativos. Y ya lo de la SER clama al cielo, han mandado allí a media plantilla y a la hora que la pongas hablan de lo mismo. Dan ganas de pedir auxilio.

Esto está siendo irritante a más no poder. Nos estamos comportando como verdaderos paletos (y paletas, aunque esto suena a jamón). Lo más chungo de este imperio es que consigue más lacayos a cada hora que pasa. Claro que quizás tengan los años contados y en unas décadas los periodistas de más relumbrón del país se trasladen para cubrir en directo las elecciones en China
.

PD: La foto del principio es del sin par Marcial Ruiz Escribano, personaje de Muchachada Nui.

4 comentarios:

owachy dijo...

Pues la verdad, Fede, no coincido contigo. Este mundo está muy globalizado, y lo cierto es que en esas puñeteras elecciones todos nos jugamos algo (sólo hay que ver las diferencias entre Bush y Clinton, por citar a los más recientes).
Cuando estudiaba en el IESE recuerdo que un profesor bastante inteligente me decía: "Conoce tu entorno, pero no seas tan torpe como para creer que lo que en él sucede sólo tiene que ver con lo que en él se encuentra. Mira siempre más allá".
No sé en qué momento ha sido España más paleta: ahora con esto de las elecciones USA o hace 40 años cuando nos pasábamos el tiempo mirándonos el ombligo...

fml dijo...

No voy a negar que el resultado de las eleciones en USA nos afecte. Y ni que decir tiene que donde se ponga el Soul que si quite el Country. Pero considero que la cantidad de información que nos ha llegado desde el Imperio ha sido excesiva. Como yo después de volver de Madrid, que me paso horas hablando de las tiendas tan modernas que hay, las cafeterías cool y esas cosas.

Hemos demostrado la fascinación del provinciano ante la metrópoli y me ha resultado cargante. (Al tiempo que digo esto debo reconocer que esta noche, cuando Darío nos ha despertado a las 3, he puesto corriendo la radio para ver quién había ganado.)

Mirarse el ombligo mucho rato no es bueno y peor aún investigar las pelusas que se ocultan en su interior. Pero si miras demasiado el bosque te pierdes la belleza de cada árbol. Dios, parezco Coelho, qué horror. Mejor lo dejo.

owachy dijo...

Lo mejor ha sido los de la pelusas... Jeje, sencillamente magistral!!

fml dijo...

Hoy en La Opinión aparecía una noticia titulada "La familia murciana de Obama" en la que se cuenta con pelos y señales la vida de una serie de personas sin mayor interés salvo el de apedillarse Obama. A ese tipo de provincianismo es al que me refería.

Se puede ver en
http://www.laopiniondemurcia.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008110600_2_134306__familia-murciana-Obama