Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Servicio público: Truquillos de limpieza

Uno. Nuestras parejas son listas, más que nosotros/as/xs/@s, habitualmente y, siempre, más de lo que quisiéramos. Por eso saben dónde mirar para descubrir si hemos cumplido bien con nuestras tareas del hogar. Pero a esto se le puede dar la vuelta. El día que no os apetezca limpiar a fondo pero queréis hacer creer que sí lo habéis hecho, basta con que barráis ese rincón detrás de la puerta donde se dejan los zapatos y que siempre está medio sucio. Vuestra pareja llegará, se quitará los zapatos, lo verá limpio y os felicitará por haber limpiado a fondo la casa.


Dos. Uno puede ser muy pulcro pero siempre hay detalles que se escapan. Un día, hay invitados. Se limpia la casa a conciencia durante toda la mañana. Llegan los invitados y a uno se le ocurre mirar en los recovecos de las sillas y descubre un montón de polvo acumulado. Y es que ese es uno de esos sitios que uno tarda en descubrir que también hay que limpiar.


Tres. Este es made in Mercedes. Si se lavan las cortinas, con un buen chorrazo de suavizante, y recién sacadas de la lavadora, se colocan en su sitio, se irán planchando mientras se secan y dejarán un agradable olor en toda la casa. (Evidentemente, esto sirve cuando se tienen cortinas normales y corrientes, si se tienen cortinajes de marqués mejor no hacerlo y pedirle al mayordomo que se haga cargo.)

3 comentarios:

clara dijo...

Pienso exactamente lo mismo!!jajajajajajajajajaja hace poco un invitado de confianza paso el dedito por encima de mi ordenador cual Mary Poppins!!!!!!! Pero que se cree??? con una nena de 3 meses no da tiempo para todo....si le molesta le doy un trapito :)

Pdt: El truco de las cortinas me lo sabía, es buenísimo y ese olor!!!!!!!!!Mmmmmmmm

Chelo dijo...

Pues fíjate que desde que puse estores auto-limpiables (si, qué pasa? no los conocéis o qué? como los hornos) echo de menos lo de las cortinas... y es que el olor es tan de limpio, tan de casa bien apañá...

elhombreamadecasa dijo...

Clara, no quiere recordar cuando mi suegro hizo algo parecido con el salpicadero del coche... terrible.

Chelo, he tardado varios días en responderte porque lo estoy asimilando. ¿Estores autolimpiables? ¡Jesus Christ!