Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 5 de diciembre de 2011

Inteligencia esquimal




Por lo visto, los esquimales no tienen ninguna palabra para llamar al color blanco. En lugar de eso, tienen tropecientas, una para cada tono de blancura. A ellos no les habría pasado lo que a mí, seguro que siempre aciertan con el tipo de grasa que deben usar para mantener sus botas de piel de foca lustrosas como el primer día.


Mis desert boots blancas estaban ya algo sucias, así que decidí limpiarlas. Y, listo de mí, no se me ocurrió nada mejor que usar espuma limpiadora blanca Bosque Verde. Pero un blanco era el de mis botas y otro blanco el de la espuma. Conclusión: un desastre. 


Vale, las botas eran de Springfield, y sí, me costaron 9,99 en segundas rebajas. Pero, jolín, me gustaban.

4 comentarios:

paparrachoymamanatas dijo...

Como buen gijonés de adopción, sabrás que las dessert boots son llamadas aquí "carapijos". En Madrid tienen también un nombre igual de chanante, pero que no recuerdo.

Me he reído mucho con esta entrada, como habitualmente. La verdad es que últimamente llevas una actividad frenética en el blog!

elhombreamadecasa dijo...

Hola. No sabía lo de "carapijos", es que mi expediente de adopción no acaba de ser aprobado, dichosa lentitud administrativa. En Murcia se llaman "pisamierdas". Desert boots mola más.

Andrea dijo...

Oh no!!! Como no vas a conocer los 3.000 tonos diferentes de blanco, culturizate!

JL dijo...

No he limpiado aun mis botas Timberland justo por eso, no me fio... Ah, jejeje, esas cartas las tienen mis niños, se las compre hace poco porque recordaba haber jugado con ellas de niño. Que recuerdos! Un abrazo.