Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 19 de diciembre de 2011

El topo que quería saber quién se había hecho eso en su cabeza

Voy a hacer tres recomendaciones de aquí al viernes. No es un reto muy grande, así que espero cumplirlo. Lo recomendado serán libros infantiles (*), por si Santa o los Reyes Magos necesitan ideas. Y empezaré con un éxito seguro, infalible: "El topo que quería saber quién se había hecho en su cabeza".




El título no engaña y se trata de un libro en el que un topo, nuestro héroe, sale a ver si hace sol y, en ese preciso momento, le cae en la cabeza algo "gordo y marrón; se parecía un poco a una salchicha". Ese "algo" es el "eso" del título y es, también, lo que estáis pensando. Si alguien tiene dudas, puede mirar la portada (arriba). Enfadado, el topo clama venganza y busca al marrano agresor. Es tanta la rabia que le embarga que se olvida de quitarse "eso" de la cabeza y va perfumado a todas partes.


En su búsqueda aprende cómo lo hacen las vacas, las cerdas, las cabras, los caballos... todo un mundo de sensaciones al alcance de la chiquillada. Mitad atlas de zoología, mitad guía de naturalista. Aquí un ejemplo:




Las ilustraciones están muy bien pero las onomatopeyas alcanzan niveles sublimes. ¡Plas! ¡Pof, pof! ¡Ra ta ta ta ta! ¡Chaf! ¡Flop! Ni que decir tiene que es un cuento para leer en voz alta y, a ser posible, gesticulando todo lo que se pueda.


El final, perdón por el spoiler, es feliz. Y el topo consigue su tan buscada venganza. A veces, la vida es justa.


Además, "El topo que quería saber quién se había hecho eso en su cabeza" es un libro que se puede leer una y mil veces. En cada nueva lectura se descubren toda clase de matices nuevos.


Por cierto, hay una versión pop-up, en este caso pop-buargh.


Autores: Werner Holzwarth / Wolf Erlbruch
Editorial: Alfaguara Infantil.


(*) Lo de infantiles es porque lo pone en la portada y eso. Para nada quiere decir que los libros que vaya a recomendar sean solo para menores de tal o cual edad. Este mismo, el del topo, es disfrutado a tope por un servidor y por mi sobri de dos años, expertos desde hace unas semanas en excrementos animales.

8 comentarios:

Irimia dijo...

Ahhh, los clásicos. Efectivamente muy recomendable la versión popup, para ir acompañando las onomatopellas con pequeñas cagarrutillas que caen.

biblioactiva dijo...

Fede, te completo la bibliografía escatológica por si a alguien el tema le interesa especialmente:
- el libro de los culos
- todos hacemos caca
- el libro de las cacas

Especialmente recomendable para todas las edades "el libro de las cacas", los anteriores están pensados para niños de entre 2 y 5 años. No he puesto autores ni editoriales porque lo escribo de memoria y las bibliotecarias somos portentos de la memoria, pero es la hora de la siesta y no doy para mas.

PD: os sigo echando de menos los sábados en el cuentacuentos.

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Oix!

Mi padre me compró este libro de pequeño, lo adoro. El tema caquil siempre rockea. Gran recomendación.

Joserra Rodrigo dijo...

El soul siempre tiene la traducción:

http://www.youtube.com/watch?v=Vs0dlBc3BuA

elhombreamadecasa dijo...

Irimia, tenemos la versión nornal pero cada vez que vamos a una librería, buscamos la pop-up y nos lo pasamos pipa.

Biblioactiva, y no te olvides de Pipi-caca, otro de nuestros favoritos. ¿Te puedes creer que a mis hijos no les van mucho los cuentacuentos?

Aitor, definitivamente blogger te tiene manía. Tus comentarios son los únicos que me llegan al correo electrónico con avisos de peligro.

Joserra, y yo poniendo enlaces sosainas a Wikipedia. Por cierto, pasé un rato intentando traducir "spoiler" en el contexto de la canción. ¿Mimador?

mamanatas dijo...

jajajaja, me ha hecho mucha gracia (reconozco que soy un poco caca-culo-pedo-pis).
Este año ya tenemos la carta para el guaje y de libro le cae "El chupete", que estamos en esa fase de que abandone su droja...
Pero para el cumple le cae fijo alguno de estos escatológicos (aunque indirectamente sean para mí, así entre nosotros, jeje)

paparracho dijo...

Añado una referencia a los libros escatológicos: "El niño que quiso ser excremento", de Juan Abreu. Se ve que es tendencia estan navidad!

biblioactiva dijo...

Fede, "pipí caca" nos lo robaron en la biblioteca, estamos intentando localizar al ladrón y tenemos bien vigilados el resto de ejemplares escatológicos, sabemos que el autor del robo volverá a por mas, porque sabemos que cuando lees un libro de cacas ya no hay vuelta atrás y se cae en la adicción.