Cada miércoles un cuento en El Estafador

sábado, 18 de junio de 2011

Habiba

Hace unos días recibí un correo de una lectora. Me contaba el caso de Habiba, el nombre ficticio de una madre a la que han separado a la fuerza de su hija. Los responsables de esta canalalda no son unos secuestradores, ni los miembros de ningín grupo terrorista. Son una serie de personas que se creen muy listas porque han estudiado en la universidad y que viven muy felices porque cobran un sueldo público que pagamos todos y todas. Se trata del Insituto Madrileño del Menor y la Familia.

Habida acudió a un centro de mujeres sin recursos, según cuenta El País. Allí esas personas tan listas le explicaron que lo sabían todo sobre la crianza porque tenían El Programa de Habilidades Maternales. Al parecer, en ese Programa las mujeres pobres, alteradas mentalmente (si es por culpa de la violencia de género es lo de menos) y empeñadas en dar el pecho, a pesar de que la criatura tenga ya 15 meses, tienen todas las papeletas para ser malas madres. Seguro qeu hicieron todo lo posible para conducir a Habida por el camino de la correción pero pasados 10 días, una eternidad, vieron que no había nada que hacer y por el bien superior de la niña, separaron a la madre de la hija.

Lo dice el sentido común y me lo confirman años de experiencia laboral: no hay violencia insitucional más cruel y brutal que la separación de hijos y padres. Hay muchos técnicos por ahí sueltos que se merecerían pasar uno o dos años en algún centro de reeducación.

Al principio se puso el foco en la lactancia. Pero el IMMF se apresuró a negarlo y afirmó que la separación se debía a que la madre presenta cierta inestabilidad mental, problemas de adaptación en el centro y carece de las habilidades necesarias para cuidar de su hija. ¿En qué mundo vivimos cuando esos argumentos justifican el secuestro insitucional de una niña de poco más de un año? Efectivamente, en un mundo de mierda.

El bien superior de la niña exige que sea devuelta con la madre. El bien de la madre no será superior pero, si cuenta para algo, también exige que sea devuelta con su hija. Si Habiba tiene secuelas de la violencia que ha sufrido, debe ser atendida en condiciones, no ser sometida a más violencia, en este caso oficial, como dice la lectora. Si no tiene recursos, que se le consigan. Y si no sabe cuidar de su hija, cosa que, la verdad, dudo mucho, que se le dé tiempo para aprender.

Se puede firmar para que se le devuelva la custodia de la niña a Habiba aquí:
http://actuable.es/peticiones/dile-al-instituto-madrileno-del-menor-y-familia-reuna-a



Hay un blog:
http://www.blogger.com/ http://todossomoshabiba.blogspot.com/

Y un facebook:



6 comentarios:

Gracitata dijo...

y que no dan su brazo a torcer, que no son capaces de reconocer el mal que están haciendo.... :(
Qué triste y doloroso..

mona dijo...

Yo firme hace unos días,realmente quisiera gritarles al oído lo que pienso de ellos y sus métodos.En la infancia comienzan todos los problemas de nuestra sociedad,irónicamente,solo buscan no quedarse sin trabajo.

Anónimo dijo...

Que fuerte... Esto es Muy cruel... Pero en q cabeza cabe algo así... No había oído nada de esto y me a tocado fondo, a mi me quedan solo dos semanas para empezar a trabajar y dejo a mi niña con mi madre...
La dejo en las mejores manos para mi y con reserva de mi leche en la nevera....
Solo tendrá 4 meses y 1 semana.......

Yo ya he firmado ojalá y pronto estén juntas....

Gracias Fede


Veronica

Epolenep dijo...

cierto, mundo de mierda, mundo de mierda. actitud patriarcal ejecutada por mujeres, lo peor del mundo. Lactancia prolongada y a demanda, crianza con proximidad, contacto físico...actitudes libertarias reprimibles. De eso se trata.

Reyes dijo...

Gracias por contarlo, ahora mismo firmo.
Mi hija estuvo enganchada a la teta hasta casi los 3 años pero logré mantenerlo en secreto , menos mal , visto este caso.
Los servicios sociales tienen protocolos , como todos los servicios; y no se trata de protocolos sino de personas .
Las mujeres pobres tienen todas las batallas perdidas.
Hay que ayudarlas .
Un abrazo.

elhombreamadecasa dijo...

Gracitata, a veces los técnicos olvidan que trabajan con personas.

Mona, lo que deberían ahcer es trabajar mejor y más.

Verónica, hay que acostumbrarse a todo. Espero que lo llevéis bien.

Epolenep, es sorprendente cómo se reprimer el cariño: lo estás malcriando, mira que luego no sabrá manjearse en el mundo...

Reyes, los protocolos está bien como guía no como dogmas de fe, que es lo que piensan algunos.