Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 1 de junio de 2011

Anónimo (2 de 3)

Fue leer el anónimo y lanzarme al suelo, cuerpo a tierra.

-¿Qué haces? -me preguntó Mercedes que seguía cosiendo, impasible.

-Me protejo de la explosión de la bomba -respondí con los brazos en cruz cubriendo mi cara.

-No es una bomba de verdad. Es una bomba dibujada en un papel. Hay cierta diferencia -y humedeció un hilo marrón para enhebrarlo con mayor facilidad.

Me levanté del suelo y me sacudí la tierra, no había limpiado el patio tan bien como me creía. Me defendí:

-Has perdido el Pensamiento Mágico. Me das pena.

Me metí a la casa para ver qué hacían los dos principales sospechosos. Estaban dibujando en silencio dentro de su casa construida con cojines, ropa, sábanas y la colcha de nuestra cama. Un momento...

-¿Pero no os he dicho que no cogierais nuestra colcha de la cama?

-Papá -dijo uno de ellos-, no nos molestes que estamos dibujando.

-¿No habréis dibujado una nota con unos numeritos y una bomba?

-Yo no. ¿Y tú, Darío?

-Yo tampoco.

-Papá, ya que estás, ¿puedes traernos un poco de limonada?

-La mía con dos hielitos.

-La mía también.

Refunfuñé un poco y obedecí. Debería seguir investigando la autoría del terrible anónimo.

* * *

A la mañana siguiente, cuando salí de la ducha, después de mi severa sesión de ejercicios y carrera continua, lo que sea para mantener el cuerpo sano ya que la cabeza está como está, vi un papel que me llamó la atención. Me acerqué a leerlo:



Histérico, corrí al teléfono y marqué el número del trabajo de Mercedes.

-Dime -escuche que me decía después de un rato de hacerme esperar.

-¡Ha llegado un nuevo anónimo! -grité al borde del ataque de nervios.

-(Es mi pareja-escuché que le decía a alguien en voz baja-. No se encuentra bien. Debo atenderle un momento, lo siento.) No creo que sea para tanto.

-Sí que lo es. Pone que mi tiempo se está acabando y un reloj marca las doce y cuarto.

-¿Y qué?

¿Cómo que y qué? ¡Que son las doce y catorce!

(Continuará.)

4 comentarios:

mona dijo...

¡Que tensión! normal que Mercedes no se preocupe,ella esta a salvo,en su trabajo,mientras tu,te encuentras¡a merced de los anónimos!

Pilar dijo...

¡¡¡¡¡POR DIOS!!!!
¡Qué tensión, qué sin vivir, qué desazón!
Por cierto.... que falta de empatía por parte de Mercedes... qué frialdad.... que capacidad de mantener los nervios a raya.... no sé...a mí me parece que a veces.... ¡no es humana! (¿lo habías pensado antes?)
Y esos dos niños.... lo niegan todo... como suelen hacer los culpables... en fin... ¡¡¡qué vivo sin vivir en mí!!!

Anónimo dijo...

Madre miaaaaaaaa...... Ala espera deL anónimo 3de3 Uffff q estrés....

Y a ver si nos esmeramos un poco mas en el patio, o no te tires al suelo, controla tus impulsos, q luego, por mucho q te sacudas.... To va Pa la casa.... Hombre.. to el día limpiando Pa esto... Jejeje

Veronica

Andrea dijo...

Que stress (cómo se escribe eso???)... estos anónimos te están haciendo guerra sicológica porque saben que Mercedes se mostrara impasible y te dejará con el problemon... espero el tercero porque quedo muy stresada¿?