Cada miércoles un cuento en El Estafador

jueves, 9 de septiembre de 2010

(descreído del) Amor / (adicto al) Porno


Antes, cuando todavía hablaba con ejemplares humanos adultos, me gustaba conversar acerca del amor romántico. Si decía que, en mi opinión, el amor romántico tiene fecha de caducidad, la gente se echaba las manos a la cabeza. Luego aclaraba que me refería al amor arrebatador y alienante del enamoramiento y que el amor tranquilo podía durar el tiempo que hiciera falta. Entonces se volvían a echar las manos a la cabeza pero menos.

Algunos antropólogos ponen la fecha tope en cuatro años. El tiempo necesario para que el hijo se defienda, medianamente, solo. Otros, algo menos optimistas, lo ponen en tres años. Al fin y al cabo, tres años era lo que duraban los efectos de la pócima amorosa que, por error, tomaron Tristán e Isolda. Hay quien recorta todavía más y pone el tope en 18 meses. Lo demuestran con fotos del cerebro enamorado tomadas por resonancia magnética funcional.

Yo, manos a la cabeza, soy de la segunda opción. Tres años. En realidad, Tristán e Isolda se amaron mucho más. Pero ¿quién no lo haría si se pasara el tiempo luchando por su vida y su amor entre tíos envidiosos, ogros feroces, mercenarios a sueldo y demás cosas por el estilo?

Se puede ser todavía más roñoso con el tiempo del amor. Manon Lescaut es una novela del Abate Prévost que ayudó a recuperar el mito del amor romántico, que había llegado renqueante al final del siglo XVIII. El infeliz caballero Des Grieux se enamora locamente de la atolondrada Manon Lescaut.

En la primera separación, cuando Manon se la pega con el señor B., su padre se lo explica con claridad a Des Grieux: ...siguió diciéndome que, según sus cálculos, Manon me había amado desde que salimos de Amiens hasta una docena de días. "Saliste de Amiens -prosiguió- el día 29 del mes pasado; estamos hoy a 29 y hace once días que me escribió el señor B. Quiero suponer que haya tardado ocho en trabar amistad con tu amante. Si de treinta y un días transcurridos desde tu salida de Amiens hasta hoy quitamos once por un lado y ocho por otro, quedan aproximadamente doce". Y así diciendo volvió a carcajear.

Con ese plazo de tiempo, hasta yo me echo las manos a la cabeza.

*  *  *

Estoy (h)ojeando el número de marzo de 2010 de la revista Cosmopolitan cuando, horrorizado, leo:"¿Es mi novio un adicto al porno o un simple pajillero aficionado?". El sexólogo Esteban Cañamares te ayuda a descubrirlo: "Busca la forma de que se quede unos días sin internet simulando una avería en el ordenador. Si se pone muy tenso o muy depresivo es que se trata de un adicto al porno".

Ahora está claro: soy adicto al porno. Y mucho. Porque no hace falte que me quede unos días sin internet para tensarme y deprimirme. Con unos minutos me basta. 

8 comentarios:

Joserra Rodrigo dijo...

jajajajjajaja...qué video...joder yo si que soy adicto , adicto a este jodido blog.

My Alegría dijo...

jajajajque bueno el video ^^

Papalobo dijo...

Si me veo una peli porno, soy un adicto, pero si slgo disparado todos los días a ver la telenovela de turno eso es ser "socialmente activo". Si esque este mundo no lo entiende ni el tato!

Fabi dijo...

Hola. Nunca había dejado un comentario aquí y creo que va siendo hora. Hace unos meses que te sigo. Eres mi héroe!
Un abrazo.

Pilar dijo...

¡Qué afán por echarse todo el mundo las manos a la cabeza! ¿no? Antes de hacer comentarios en público acuérdate primero de comprobar que todo el mundo se ha duchado y sabe usar el desodorante... lo digo por tu bien... Y lo del amor.. qué te voy a decir yo que soy una cínica, para mí que está sobredimensionado, idealizado y magnificado y que realmente: no existe. No nos engañemos... cariño, pero amor-amor... no sé yo... je,je,je.
PD.- Tienes un resumen estupendo en uno de los diálogos de "Up in the air" entre Macizo-Clooney y su ayudante en prácticas.
PD2.- ¡¡Cosmopolitan por estos lares!! Esto es ser ecléctico y lo demás son tonterías.
PD3.- ¡Uf! Y pensar que van aponer internet en los coles... va a aumentar mucho el número de adictos al porno... ¿no?¿o esos ya lo son de serie? ;-)

sanatox dijo...

Yo leo la Cosmopolitan en la peluquería pero, ¿y tú? http://www.elhombreamadecasa.com/2010/08/vuelta-empezar.html

Chicas dijo...

Según mis apuntes de lógica del instituto, si A=B y todo ese rollo, el orden adecuado de las premisas nos lleva a una verdad impepinable. Se ve sin embargo que con las nuevas tecnologías no funciona correctamente. A: si internet funciona soy feliz. B: si no, adicción al porno. Dios yo también me acabo de diagnosticar "perversión", jjejejeje.
Besos de Lulu

elhombreamadecasa dijo...

Joserra, el humor albaceteño es una paradoja en sí mismo: ¿cómo los manchegos pueden ser, a la par que manchegos, tan graciosos?.

My Alegría, pues creo que Enjuto tiene ahora una página propia.

Fabi, gracias por el comentario y ¡por fin! alguien dice que su héroe soy YO y no esos personajes secundarios de Mercedes, Juan y Darío.

Pilar, camarada cínica, no solo se echaban las manos a la cabeza, alguna amiga llegó a enfadarse mucho conmigo. No entiendo cómo puedes decir esas cosas, me decía.

Sanatox, en casa de mi madre hay una Cosmopolitan y de vez en cuadno le echo un ojo. Lo un "una" es literal, de hecho los dos post hacen referencia a ella.

Chicas, la lógica no se puede discutir. Los adictos somos legión.