Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 5 de abril de 2010

Las increíbles aventuras de Niño catódico y Niño sónico. Hoy: De peligro, interior noche (part 2 of 2)

Dejar a las dos fieras jugando encima de las camas podía ser considerado dejación de funciones pero tenía que hablar con Mercedes y apenas tenían oportunidad de hacerlo en el vertiginoso día a día. Además, esas articulaciones y huesos tiernos eran muy flexibles y una lesión permamente era altamente improbable a esas edades.

-Que digo que ahora que voy a trabajar podríamos alquilar el bajo de la calle de abajo, donde estaba el gimnasio que cerraron, ese al que iban los abueletes hiperhormonados.

Debería fumar, pensó Mercedes, para poder hacer algo ante estos momentos.

-Vas a cobrar menos que en el paro -dijo.

-Siempres me quitas la ilusión. Soy tu pareja no tu enemigo. Deberías apoyarme.

-Y lo haría... si tuviera algo razonable que apoyar.

-Esto es razonable. ¿Puede razonar?

-Adelante.

-Varás, es peligroso que los niños practiquen sus poderes en el exterior. Siempre busco lugares solitarios pero alguien podría vernos y las identidades secretas son imprescindibles en lo que hacemos. Y en casa es mejor que no entrenen mucho, sus poderes no están bien definidos y podrían causar un desastre.

-¿Ya has razonado?

-También es importante que yo, si voy a actuar como jefe de campo, también me entrene. Los ejercicios que hago en casa no dan mucho de sí. Me vendría bien alguna máquina de gimnasio.

-¿Dices todo esto de verdad? ¿Pretendes que mis hijos vayan por ahí luchando contra supervillanos? ¿Y dirigidos por ti?

-Yo no lo pretendo. Es inevitable. Hay alguna especie de ley cósmica que hace que los supervillanos acudan donde están los superhéroes.

Mercedes descolgó el teléfono y empezó a marcar.

-¿Qué haces?

-Voy a llamar a los servicios sociales para que te retiren la custodia de los niños.

-Contaba con ello. Sabes que la directora del centro de servicios sociales Murcia Norte es mi amiga. Además, tengo a un par de personas infiltradas en Protección al Menor. Las tres están prevenidas acerca de esta llamada. Y tienen instrucciones precisas de cómo actuar. Yo de ti no acababa de marcar el número.

-Esto no está pasando, esto no está pasando... -dijo Mercedes en voz baja-. Dentro de poco me despertaré y será todo una pesadilla.

En esos momentos un estruendo enorme sacudió la casa de arriba abajo. El ruido venía de la habitación de los niños. Fede y Mercedes corrieron como locos a ver qué había pasado. Cuando llegaron, vieron a Darío encima de las camas y a Juan en el suelo. Detrás de Juan, el armario había quedado reducido a escombros. Entre los dos niños, se interponía el cuerpo inerte de Chuck Norris.

-¿Qué hace Chuck Norris desmayado en la habitación de mis hijos? -preguntó Mercedes.

-Creo que sé lo que ha pasado. Estarían peleando, como siempre. Darío habrá lanzado lo que yo he llamado una bola de ruido sólido, le salen muy bien y son demoledoras. Como verás, el armario es historia. Y Juan para protegerse ha convocado a algún personaje de la tele. Lo más probable es que el vecino estuviera viendo ese canal de teletienda. Menos mal que es adicto a esos anuncios interminables. Y menos mal que el viejo Chuck se mantiene todavía en forma. De lo contrario habría acabado hecho fosfatina. Uau, ¿has visto esos abdominales? Se le marcan incluso estando desmayado.

-¿Está desmayado o muerto? -preguntó Mercedes.

-Yo diría que desmayado... al menos eso espero. Joder, es Chuck Norris, no creo que haya muerto. Total, por una bola de ruido sólido de nada.

-Quiero que desaparezca de la habitación de mis hijos.

-¿Sí? Pues vas a tener que pedirle a Juan que use sus poderes para devolverlo a la tele.

Mercedes dio un largo suspiro al final del cual habló:

-Juan, cariño, ¿podrías devolver a Chuck Norris a ese anuncio del que lo sacaste?

-Claro, mami, eso es fácil.

Y Mercedes, ya que estaba, siguió:

-¿Cuánto decías que te pedían por el alquiler de ese gimnasio abandonado?




Y en la próxima entrega: ¡Empieza la acción! ¡POR FIN! Si alguien se pensaba que Mercedes era la supervillana en esta historia, se equivocaba. Esperad a conocer a Peluche diabólico y preparaos para terribles noches de insomnio.

6 comentarios:

Leia Organa dijo...

QUE BUENO! Casi casi me entran ganas de hacerme supervillana para así poder ver a los nanos en acción, o no, mejor que el super villano sea otro porque lo de hacer aparecer personajes ...

Lo importante, que te saliste con la tuya, pobre Mercedes!.

Una mamá (contra) corriente dijo...

Jajaja pobre Mercedes!

Mª Antonia dijo...

¡Pobre Mercedes!

Pilar dijo...

Me uno a la corriente mayoritaria.. ¡¡¡pobre Mercedes!!! y también en lo de los supervillanos, estoy deseando que empiecen a aparecer aunque entre nosotros... no temino de fiarme del personaje de "fede" ese entrenador... esconde algo... demasiado atado tenía lo de los servicios sociales, va un paso por delante y eso en un hombre... es muy, muy sospechoso...

elhombreamadecasa dijo...

Leia Organa, haces bien, el potencial de Niño sónico y Niño catódico es inmenso. El supervillano que se atreva a comprobarlo se dará cuenta.

Mamá (contra) corriente, ¿pobre? Pero si es la madre de los dos superheroes destinados a salvar al mundo una y otra vez. Eso es un orgullo.

Mª Antonia, mucha solidaridad de sexo estoy viendo por aquí. Cómo sois.

Pilar, interesante apunte, habrá que seguir de cerca a fede (él prefiere que le llamen Jefe del equipo de campo) por si nos ha salido rana.

Chelo dijo...

pues yo no voy a ser menos: POBRE MERCEDES!!!