Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 7 de noviembre de 2011

Sobre los derechos de autor como motivo de censura

El jueves escribí sobre el extraño suceso de desaparición del blog musical Megamelómanos, albergado en Blogger (y ahora en Wordpress). Después de varios días de desconcierto y una notable campaña de apoyo, el autor recibió una explicación de Blogger junto a la reapertura parcial del blog. Blogger había recibido notificaciones (es decir, denuncias anónimas) sobre infracciones en dicho blog. Esas infracciones iban contra los derechos de propiedad intelectual y contra la DMCA (Digital Millenium Copyright Act). Una serie de entradas, a todas luces, elegidas al azar, habían sido suprimidas.


Dicho de otro modo, si uno cita los versos de una canción, pone la frase de un libro o copia pega una foto sin el debido permiso por escrito (y muchas veces pre-pago) puede recibir una denuncia anónima y ver su blog cerrado. Porque no hay que olvidar la notable campaña de apoyo a Megalómanos. ¿Qué hubiera pasado sin ella?


Lo anterior significa que la inmensa mayoría de blogs están expuestos a ser cerrados de la noche a la mañana, sin necesidad de Ley Sinde, por cierto. No es que esto vaya a suceder, pero ha pasado una vez y nada impide que vuelva a repetirse.


La cosa pinta mal. Ayer, en el facebook de Democracia Real Ya, vi un enlace a la siguiente noticia: E-Parasites, Estados Unidos libera las bases de lo que será el gran firewall de internet. El artículo explica que: De aprobarse, la regulación [el E-Parasites] tendría derecho a sitiar y tumbar cualquier web, sea norteamericana o extranjera, daría derecho a los titulares de derechos de autor a eliminar los sitios que crean infractores del copyright, permitiría en cinco días estrangular cualquier apoyo económico de estas webs. Por último, obligaría a los proveedores a actuar en ese plazo de cinco días si los titulares lo requieren bajo penas de desacato en el que caso de que se negaran.


Las autoridades políticas (y los que les mandan) llevan mucho tiempo queriendo meterle mano a internet. Y es lamentable que estén haciéndolo a partir de los derechos de autor.


Voy a contextualizar un poco porque creo que es interesante. Soy escritor, es decir escribo y, de vez en cuando, publico libros. Tengo tres en el mercado y pronto serán cuatro. Quiero que se me reconozca mi trabajo y me encantaría ganarme un sueldo con ello. Pero eso no quita para que puede tener mis propias ideas.


Desde pequeñitos nos enseñan que nuestra libertad acaba donde empieza la del vecino. Pero no es verdad. Mi libertad se complementa con la del vecino. No puedo ser libre si el de al lado no lo es. Los derechos de autor no sirven de nada si valen para que se cierren medios de comunicación (que es lo que son los blogs). Y aclaro que no hablo de que se use el trabajo de otros para ganar dinero, como esas páginas que te dejan descargar una peli a cambio de bombardearte con publicidad por todas partes. Hablo de blogs, grandes, medianos o pequeños, donde la gente invierte su tiempo y creatividad.


Y para acabar, una imagen escaneada que le gustaría a Aitor, autor de Megamelómanos:





3 comentarios:

Chals dijo...

Yo no lo hubiera expresado mejor, la excusa la han encontrado, ahora es cuestión de tiempo, espero que nos equivoquemos y nunca pase lo que al compañero Aitor. Por cierto he descubierto este fantástico blog hace pocos días, enhorabuen, me encanta.
Saludos

Aitor Fuckin' Perry dijo...

Jarl, eres escritor. Eres un tío interesante, dammit.

"Los derechos de autor no sirven de nada si valen para que se cierren medios de comunicación (que es lo que son los blogs)"

+1 a todo.

Ay, esa foto de Rod Xtewart... qué bajón... el post que hice del 'Blondes Have More Fun', incluyendo fotos de Rod en sus Speedo, fue vetado. Aunque bien pensado en ese caso concreto, lo entiendo y todo.

PD: Sí, La colla de la pessigolla.

elhombreamadecasa dijo...

Chals, gracias por los piropos. Lo terrible es que algunos creadores les estén haciendo el juego a los censores.

Aitor, escritor y de prestigio: el prólogo del tercer libro (cuentospop.blogspot.com) lo hizo Joserra Rodrigo, ahí es nada.