Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 23 de noviembre de 2010

Martes

Los márgenes también tienen márgenes. Que nos lo digan a nosotros que vivimos en la frontera Oeste de Espinardo. No haré ningún chiste con el punto cardinal y lo salvaje. A las fronteras de los márgenes no llega el Gas Ciudad por lo que hay que usar gas en bombonas. Y el gas en bombonas se acaba, habitualmente cuando me estoy duchando por la mañana y siempre en invierno, nunca en verano. Cuando el gas se acaba en mitad de una ducha, se confirman dos cosas: una capa de jabón no protege del frío y el tiempo es subjetivo. Lo que para Mercedes es cambiar la bombona en un visto y no visto para mí es: ¡¡¿¿Pero qué demonios estás haciendo todo este tiempo??!! ¡¡Voy a morir de pulmonía!!

Con la cabeza todavía embotada por los restos de la enfermedad y sin despertar del todo, a pesar del pasmo de la ducha, he ido a despertar a los niños. He subido la persiana y he mirado a la cabecera de la cama de Juan. En vez de ver su durmiente cabeza he visto el edredón bien liso y remetido. Menudo susto me he dado. Me ha costado un buen montón de segundos darme cuenta de que se había dado la vuelta y dormía al revés.

Hasta hace poco, Darío lloraba al despertarse y saber que había colegio. Ahora se levanta sonriendo y dando saltos de alegría. No sé. Daba mucha pena ver cómo lloraba pero que alguien celebre felizmente el inicio de un nuevo día cargado de responsabilidades da bastante rabia.

Y hablando del Oeste:


PD: Me he acordado de unos veros que juraría son de Vicente Huidrobo: Los puntos cardinales son tres, el Norte y el Sur.

4 comentarios:

Inverosímil dijo...

Los demás no lloramos por vergüenza pero poquito nos falta...

Pilar dijo...

Menos mal que todo eso ocurre en matres, si llega a ser lunes... vaya inicio de semana.
Me ha gustado mucho lo de "un buen montón de segundos", lo voy a plagiar, si no te importa.
Lo de que duerman de un lado o de otro debe de ser muy común, al peque-mayor le pasa lo mismo, lo malo es que duerme en la litera de arriba... y lo que me da miedo es el guarrazo que se puede pegar un día en medio de su dulce sueño.
Y por cierto: da igual la circunstancia y el entorno los hombres y las mujeres siempre tenemos una percepción del tienpo distinta, no es que sea subjetiva... es que... la vuestra está.... confundida.... je,je,je.... "llevas media hora colgada al teléfono", "¿vas a salir del baño o te vas a quedar a vivir ahí?", "llevo esperandote una hora ¿has venido por donde te dije?"..... y así un larguíííísimo etcétera.... ;-)

Laube dijo...

Ayyyyy, madre... Y por qué ha cambiado Juan de posición para dormir?. Feng shui?. Tan chico y ya lo practica?.
Lo de Darío no tienen nombre... le habrá dando alguna pastilla de Un mundo feliz?. Vigila en su cole...
Un besoteeeeeee

elhombreamadecasa dijo...

Inversosímil, ay, cuánta razón tienes.

Pilar, plagia todo lo que quieras. Yo me caí de pequeño desde lo alto de mi litera. Iba a decir que no pasó nada pero ahora me surgen dudas.

Laube, antes daban pastillas a los niños que se portaban bien pero como ya no se pueden dar chuches en el cole, no dan.