Cada miércoles un cuento en El Estafador

jueves, 25 de noviembre de 2010

Jueves

Estaba en el coche escuchando "Asuntos propios". Hablaban de lo de Irlanda y anticiparon todas las cosas que nos iban a pasar a cambio del rescate que habría que hacer tarde o temprano a España. No sé por qué se habla del rescate de un país cuando lo que se hace es rescatar a bancos que más que rescate necesitarían un buen escarmiento. Cuando ya estaba al borde de la depresión y las lágrimas, pasaron a hablar del conflicto entre las dos Coreas y sus posibles consecuencias atómicas. Tuve que apagar la radio, pensar en valles verdes y ríos cantarines para que no me diera un ataque de nervios. Qué asco de mundo. Por suerte, pude poner música y evadirme:




*  *  *

Ayer hicimos una ronda de cambios de nombre. Juan se llama ahora "Pequeño Listísimo", Darío es "Pequeño Pippi" y yo soy "Pequeño Moco". (Añadido después de las quejas correspondientes que pueden leerse en los comentarios:) Mercedes primero recibió el nombre de "Pequeño Capricho de Coco" pero como nadie entendía lo del coco, se quedó como "Pequeño Capricho". Intento recordar la sucesión de acontecimientos que me llevaron a mi nuevo nombre pero no consigo recordar nada. Está todo borroso.


*  *  *

En la biblioteca del cole están haciendo un expurgo. "Expurgo" es una palabra que da repeluznor y miedo pero, al contrario de lo que pasa con "rescate", da la sensación de que está usada con precisión académica. Comprobémoslo con el DRAE. Expurgo envía a Expurgación que es efecto de acción y efecto de expurgar. Y Expurgar es: limpiar, purificar una cosa. También es: Mandar la autoridad competente tachar algunas palabras, cláusulas o pasajes de determinados libros o impresos, sin prohibir la lectura de estos, lo que demuestra que el significante de las palabras nos puede dar una pista del significado.

Me pasé por el expurgo y pillé algunas joyas como la siguiente:



*  *  *

Me gustaría decir algo sobre la concesión del Cervantes a Ana María Matute:

¡¡OEEEEE, OE, OE, OE, OEEEEEEE, OE, OEEE!!

6 comentarios:

Laube dijo...

Yo también me deprimo... Creo que los medios de comunicación no hacen más que confundirnos y darnos datos en uno y otro sentido. A menudo prefiero no escuchar la radio, ni ver los telediarios, ni leer prensa... En fin... No es que no quiera saber cómo está el mundo, es que no me gusta el mundo que estamos construyendo, unos por acción y otros por omisión.
O sea, que a partir de ahora debo llamarte Pequeño Moco. En fin... tendré que acostumbrarme (jejejej).
Yo también digo "oeeeeeeeeeee, oe, oe, oeeeeeeeeeeeeeeee, oeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, oeeeeeeeeeeeeeeeeeee".
Un besoteeeeeee

Mercedes dijo...

¿Por qué me habéis hecho el vacío? Si me rebautizásteis como "Pequeño Capricho" a mi vuelta del curro.

Alba Arroyo dijo...

Yo también me he puesto muy contenta con lo de la señora Matute, ya era hora.

biblioactiva dijo...

Un expurgo es supernecesario en una biblioteca orientada, para niños de entre 3 y 11 años cuando tiene entre sus ejemplares el que has indultado. Supongo que lo habras conseguido de las bolsas negras con libros. Me hubiera gustado sacar al contenedor las bolsas negras yo misma, pero no era cosa mía. Yo ni siquiera hubiera mirado lo que había dentro. Soy una bibliotecaria despiadada sin corazón.
Responsable de biblioteca: Sé que me estás leyendo ahora, recuerda lo que os conté de la reencarnación de los libros, ellos tienen derecho a reencarnarse, no los mantengas en el limbo más tiempo. EXPURGO, EXPURGO, EXPURGO!!!

Ah, y que me uno a la ovación de la matute. Me tomaré un whisky en su honor, sé que eso le gusta ;-)

Pilar dijo...

¿Pero los libros de las bibliotecas expurgadas no van al cementerio de los libros olvidados? Estoy con biblioactiva ¡qué nivel tiene la biblioteca del cole de tus peques en lo que a poesía se refiere! en el de mi hijo trabajan poetas menos "exóticos" y más intergeneracionales, vamos, los mismos que nos aprendíamos nosotros cuando íbamos al cole...
Lo de rebautizaros... fue... por... ¿? Me corroe la curiosidad... ¿por qué cambiar de nombre?¿para qué?¿quién fue el inductor?...

elhombreamadecasa dijo...

Laube, intento desengancharme pero siempre acabo poniendo las noticias y volviéndome a deprimir.

Mercedes, es que como no me has dejado contar lo de los mangos y el sésamo pues tampoco te había incluido en eso.

Alba, es que a veces los premios están bien dados.

Biblioactiva, pues pillé también un par de libros de cuentos de London que ya están en mi mesita de noche. Supongo que el expurgo es la otra cara de esa idea, que no comparto, de que un libro por el hecho de ser libro es bueno. Y esa otra que ve las bibliotecas como sitios en los que cabe todo.

Pilar, lo de cambiarnos de nombre tuvo que ver con un motivo importantísimo: pasar un buen rato y reirnos un poco.