Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 13 de enero de 2010

Un día como otro cualquiera




Nota: La enumeración de actividades que sigue no está ordenado cronológicamente.

Hoy, he alimentado, vestido, cuidado y entretenido a dos niños durante casi trece horas ininterrumpidas. He hecho las camas. He mediado en varias de sus peleas. He llevado a Juan al pediatra, con lo que me gusta ir al pediatra. He hecho el desayuno, la comida, la merienda y la cena. He visto Clantv. He leído varios cuentos. He puesto varias veces el termómetro y dado varios medicamentos. He escuchado la canción de Pippi tantas veces que de haberla escuchado una más hubiera roto la minicadena. He cambiado pañales, alguno de verdadero escándalo. He descargado un lavavajillas y cargado otro. He limpiado el baño. He ido a Mercadona para comprar las cosas que siempre se me olvida comprar en la compra de la semana. Los he duchado. Hasta me he podido duchar yo, aunque de aquella manera. He ordenado, ordenado, ordenado y como si nada. He puesto una lavadora, la he tendido y la he recogido. Le he colgado un par de veces a alguien que quería venderme algo por teléfono. Les he lavados los dientes tres veces al día. Les he puesto los pijamas. Y, menos mal, han pedido por aclamación que fuera la madre quien los durmiera. Para estar en paro hago muchas cosas.

Hoy, también, me puedo ir a la cama satisfecho: He vuelto a salvar el mundo.

9 comentarios:

lapatachunga dijo...

Sí, es duro. Sinceramente no se como has hecho todo eso. Yo haciendo la mitad el sábado me daría por satisfecha. Cuando vas a comprar ha de ser llevándote a los peques... Quiero conocer el secreto, seguro que tienes una legión de miniseres (como el hombre topo) que te ayudan.
¿Cómo lo hacían las anteriores madres durante siglos? Y como me soltó la mía a los dos días de tener la peque y mientras relataba el parto: !y en mi época sin epidural! Que es también aplicable a: sin lavadora, ni microondas, la plancha de hierro, los pañales se lavaban, sin electricidad, sin agua caliente en casa, etc.
Vamos, que tras todo lo anterior (y mucho más que seguro me dejo por desconocimiento de las penurias de otras épocas) se te quitan las ganas de protestar e incluso da alegría ser padres ahora, tú.
Eso sí, por mucho adelanto tecnológico que pueda venir en el futuro, dudo que el desgaste mental mejore...
Salario y beneficios sociales para "am@s de casa" ya!!

Maite dijo...

Y eso que tu no arrastras los kilos de más de los embarazos, que si no.........., claro que igual los kilos de más no son de los embarazos sino de lo que como, pero vamos, eso es una nimiedad sin importancia. Realmente eres Superman.
En cuanto a lo de nuestros hermanos/as, pensaba proponerte un intercambio, pero como no son cromos.... igual mejor un préstamo, te dejo a David, que tiene 31 años, y es un friky de los comics y la guitarra, con los otros dos es que no tienes nada naita que ver :)
Que paseis un feliz dia

MissManjolita dijo...

y luego dicen q las amas de casa no trabajamos... en fin! veo q ha sido un bonito dia. a mi me pasan cosas parecidas pero con la diferencia de q a la hora de dormir tb quiere q vaya ama!! bueno... llevamos un tiempo q vamos los dos a dormirla... pero para rematar lleva unos dias conuna mammitis de cmapeonato. aaaaaaaaaa!!!

calvina dijo...

Todo eso en 24h? cómo te ha cundido el día!!!

Lulu dijo...

Me lo creo! mi vida es "asin" pero ademas curro 8 horas (hoy, mañana sabe dios) y probablemente hayas hecho mas cosas de las que pones, es increible lo que uno puede hacer cuando no esta haciendo nada

Enrique Laso dijo...

Y también presentas libros...

Me ha telefoneado esta noche mi madre (muy emocionada) y me ha dicho que ha sido un éxito, y que has estado sensacional. Ya sabes, Hermano, que para ella tú eres como un hijo, y así es como te ha visto hoy...

Por cierto, me ha comentado que tanto Darío como Juan estaban guapísimos y muy muy elegantes. Dentro de poco te robarán ser el centro de las miradas.

elhombreamadecasa dijo...

Patachunga, intento ir a comprar cuando Juan está en el cole porque ir con los dos es una locura. No hay secreto que valga, lo único es que si voy a comprar poca cosa pongo a cada uno de ellos en una cesta y los voy arrastrando por todo Mercadona. Y sí, nuestras madres, abuelas y demás lo tenían mucho peor. El pañal desechable es un gran invento.

Maite, me has recordado con tu hermano lo abandonada que tengo la guitarra. Ay, algún día de estos me tendré que poner en serio.

MissManjolita, nosotros nos turnamos para dormirlos, aunque como Mercedes se hace la remolona cuando le toca, los duermo yo más veces y por eso la reclaman de vez en cuando.

Calvina, es que cuando uno enumera de golpe todas las cosas que hace al cabo del día es cuando se ve toooodo lo que tenemos que hacer. Estoy casi seguro que una lista como esa le saldría a mucha gente.

Lulu, efectivamente, hicimos una cosa más que se me olvídó poner: le hicimos una postal a Mercedes para que se la pusiera en su nuevo despacho.

Enrique, la verdad es que sí, la presentación ha sido sensacional. Tu madre, por cierto, iba con tu último libro, del que me habló muy bien hace un par de días. Mis chiquillos estaban guapísismos y elegantísimos (los dos con corbatín) e hicieron alguna de las suyas que me reservaré para contarlas en un próximo post.

Diario de una mamá pediatra dijo...

Leído así es impresionante....aunque bastante cotidiano para muchas personas, sobretodo mujeres....Y tal como dice Lulú además hay que sumar las horas de trabajo fuera de casa.
Tu mujer debe estar encantada contigo "Superman", jejeje
Un saludo

Lois Lane dijo...

Pues sí estoy encantada. Yo no necesito planes de conciliación: lo tengo todo conciliado.
Menos guarderías y más cobertura para quienes deciden criar a tiempo completo a sus hijos e hijas. Y para que fuese ideal faltaría que el mercado de trabajo permitiese rotación de la pareja. Mucho peor lo tienen las madres o padres solos.