Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 30 de mayo de 2011

Anónimo (1 de 3)

Los niños jugaban en aparente tranquilidad y silencio. Mercedes y yo estábamos en el patio, disfrutando del fresco primaveral. Ella cosía y yo leía (en realidad, me entretenía mirando las musarañas pero queda mejor escribir que estaba leyendo). Me sentía orgulloso conmigo mismo porque había obligado a los niños a quitar nuestras almohadas de la casa que habían construido y les había reducido la zona de juego a su habitación y al salón. Una vez más, había sujetado con fuerza las riendas de este caballo desbocado al que llaman educación. En esas estábamos, cuando la cortina de la puerta del patio se movió ligeramente y nos llegó el siguiente anónimo:




(Continuará.)

3 comentarios:

mona dijo...

Y?????
Con poco menos,me enganche a Perdidos.Yo haría un curso de supervivencia el verano es muy largo...

Andrea dijo...

Oh nooo... que pasará? Esto está mejor que muuuchisimas peliculas de misterio que he visto.

Pilar dijo...

¿el dibujo es de una bomba? ¿y los números son una cuenta atrás?¿y seguís vivos?¿a cambio de qué?.... Por Dios!!! qué tensión!!!