Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Servicio público: Animando a comer

¿Acabas de hacer un marmitako para chuparse los dedos pero temes que tus hijos no se lo quieran comer? No te preocupes, sigue estos sencillos pasos y conseguirás que dejen el plato vacío.

Mantén la calma. Que ningún tono de voz novedoso, gesto descontrolado o mirada sospechosa desvele que estás tramando algo. Si lo notan, no habrá nada que ahcer.

Mientras das el último hervor a la comida, masculla entre dientes lo suficientemente alto como para que te oigan algo así: Madre mías, esto está riquísimo, me lo pienso comer todo, les pondré poco en el plato para que sobre y sea todo para mí. Si acabas la frase con una risa estereotipadamente malvada ayudarás a dar credibilidad al teatrillo.

Sírveles un plato con la mínima expresión de comida y no les animes a comer. Debe quedar claro que les pones mucha menos cantidad de lo habitual. Vuelve a decir las ganas que tienes de comerte la olla entera sin compartirla con ellos.

Cuando empiecen a pedir más, resístete.

Ya han caído en la trampa, vuelve a llenar los platos, esta vez generosamente.

(Nota: estos cinco pasos sirven para cualquier otra comida que no sea marmitako.)

9 comentarios:

estanjana dijo...

me apunto los cinco pasos!! el mio igual es algo pequeño para ello, pero por si acaso!! gracis

Pilar dijo...

Y por si acaso no terminan de caer con tu infalible plan esta frase suele ser determinante:
-"¡Anda!... si yo pensaba que no te iba a gustar... como es un comida más... no sé... de mayores..."
Eficacia probada con unos tallarines a la crema de queso (concretamente Picual, asturiano... ¡divino!) los dos "gourmets" de mi casa repitieron... y eso que no llevaba ketchup.... !!!

Laube dijo...

jajajajajajajajajajaja Eres la repera!. jajajajaja. Es que hasta te escucho esa risa maquiavélica... jajajaja. Pero qué manipulador!!!!!! jajajajajaja
Un besoteeeeeee

Dámaris dijo...

mira! hoy he hecho potage de judías y lo probaré, a ver si cuela!

Inverosímil dijo...

La psicología inversa sigue funcionando con los niños del siglo XXI?!?!?

¡Qué alegría! Entonces no tendré que aprender nuevas técnicas cuando me toque. Esta ya la tengo dominada de lo que la uso en el curro.

Anónimo dijo...

Alguien tiene que hacerte un monumento, creo que no solo sirve para los niños, lo voy a probar con adultos.MUCHAS GRACIAS

Anónimo dijo...

No no no no no, o los mios son duros de pelar o alguna mirada se me escapa, porque a mi me pone cara de buenos y me dicen "si quieres te puedes comer mi plato.... ¿quieres? (3 años, vamos mal)

María dijo...

¡Ja,ja! Muy buena... Al mío eso ya no le cuela (claro, son 10 años...) Aunque como es un niño raro al que le gusta la verdura y el pescado, la verdad es que no tuve que recurrir a muchas tretas.
Pero lo de psicología inversa funciona, ¡está comprobado!

Lulu dijo...

Pero sigue colando más alla de los tres años, yo también uso ese truco pero no tenía esperanza de que me durase mucho más.