Cada miércoles un cuento en El Estafador

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Más Navidad

Que me ha tocado. Supongo que habréis visto las noticias del sorteo de la lotería y habréis oído que uno de los sitios en los que se ha vendido es Molina de Segura. Molina de Segura es un municipio que está cerca de Espinardo pero al que nunca voy. Pero allí hay un hospital privado donde derivan algunas cosas que deberían hacerse en los públicos. A principios de otoño tuve que ir a por un asuntillo. Por primera vez en mi vida compré un décimo. Me estuve arrepintiendo durante semanas, son carísimos, y mira tú por dónde la primera vez que juego y gano. Agujeros no tengo así que me lo pienso gastar todo en tebeos, discos, libros, ropa, viajes, playmobil.... Que es mentira, mira que creerse esto, si yo nunca juego.

Ahora en serio. Hace unos días, recibimos una carta en el buzón de la AMPA firmada por sus majestades los Reyes Magos. Nos recordadan que hoy miércoles iban al cole a recoger las cartas y dejar un pequeño obsequio por niño y nos recordaban que después necesitarían tomarse un piscolabis. A continuación detallaban escrupulosamente todo lo que querían. Hice valer mi condición de presidente y ayer por la tarde fui al Mercadona a comprar lo que nos pedían. Mientras echaba al carro unos botes de refrescos de una marca muy determinada, estuve pensando en el hecho de que los Reyes parecen estar comiendo a todas horas. Aperitivos en las visitas diurnas, roscón y polvorones en la noche del 5 al 6 de enero... He elaborado la siguiente teoría: los poderes mágicos de los Reyes no se deben a siglos de estudio de las artes arcanas, se tratan más bien de la manifestación de un poder mutante que les permite metabolizar la comida en magia.

La visita de hoy ha sido todo un éxito y ha sido aprovechada por el Comando Chuche para otra acción triunfante que será contada mañana. También ha habido algo de polémica. ¿Cómo es posible que uno de los Reyes Magos pareciera una mujer? ¿Paridad en Oriente?¿Esas barbas eran postizas o verdaderas? ¿A qué peluquero van que tienen las puntas tan abiertas? ¿Por qué Basaltar se parecía tanto al jefe de Mercedes? Esto nos va a dar para horas y horas de conversación en casa.

Y para finalizar, una divertida anécdota navideña intercultural. Ayer, Mercedes hablaba con una mujer de Nigeria. La mujer le dijo que su hijo tenía que vestirse de pastor para una fiesta en el cole y le preguntó qué era eso de pastor. Mercedes, que se vestía de pastorcilla cuando iba al cole y que no ha vestido a sus hijos pero por poco, le explicó que un pastor es un hombre que cuida a las ovejas. Pues vaya una tontería, dijo entonces la mujer, no sé por qué tengo que vestir a mi hijo de uno que cuida ovejas.

3 comentarios:

Leia Organa dijo...

No se me había ocurrido eso de que los RR.MM. tuviesen superpoderes metabolicos... Lo de las puntas abiertas no tiene perdón!

Pilar dijo...

¡Qué bueno el inicio y qué mala persona puedes llegar a ser! ¡Yo me lo he creído a pies juntillas y me he dado cuenta de que la envidia nunca es sana... por un momento hasta te he odiado y todo (luego se me ha pasado... que conste)!
A mí tampoco me ha tocado nada más que perder.... como cada año... pero así son las tradiciones que las repetimos sin niguna razón lógica ni sensata....
Lo de los Reyes Magos es "rarito", mañana vienen al cole de mi hijo... y menos mal que (según él) vienen los auténticos.... es que los demás, según me ha dicho, no son de verdad... ¡bendita inocencia!

elhombreamadecasa dijo...

Leia, sería una explicación para esas tragaderas descomunales que tienen. (Entre tú y yo: creo que las pelucas de sus majestades necesitan ser sustituidas).

Pilar, la envidia siempre es insana, al menos la mía. Me alegra que al cole de tu chiquillo vayan los reyes de verdad, como al de los míos. Hay mucho impostor suelto.