Cada miércoles un cuento en El Estafador

domingo, 31 de octubre de 2010

Calabazas a mí

Las calabazas pensaban que se iban a ir de rositas después de lesionarme. Pero estaban muy equivocadas...


PD: Darío ha añadido un nuevo insulto a su vocabulario. Un insulto pegado a la actualidad. Ayer se enfadó mucho con Juan y conmigo y nos dijo que éramos unos espíritus. Tú y tú, nos dijo señalándonos con un índice terrible, sois unos espíritus.

PDII: Vaaale, la idea de cocer un poco las calabazas para que se ablandaran nos la dio Mercedes por teléfono.

2 comentarios:

Pilar dijo...

Sí señor! Elas pensaban que podrían contigo... ¡qué poco te conocen! Para el añlo que viene compra la calabaza de oferta del LIDL, nosotros la vaciamos el sábado por la tarde y no fue especialmente duro..
Un puente sólo con los niños... ya estás curado de espanto después de esto...
Y encima con insultos nuevos, creativos y adecuados al momento ¡¡Cuánto has aprendido en tan poco tiempo!!

Anónimo dijo...

Fíjate son sólo calabazas y cada una con su personalidad. ¿A que la asesina es la de la boca como una almena de un castillo? o ¿quizás se la otra que con esa cara de bonachona está intentando engañarnos?