Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 11 de octubre de 2010

Al cine en Albacete



Este sábado, fuimos a Albacete. Hacía mucho que no íbamos. Así que, mientras los nietos y los abuelos celebraban el reencuentro con besos y abrazos, Mercedes y yo, aplicando diversas técnicas escapistas que aprendimos de un maestro ninja en nuestra última estancia en Japón, nos dimos a la fuga, rumbo al cine.

Íbamos sin niños, así que tuve que descartar la posibilidad de ir a ver Astro Boy. Mi segunda opción era ir a ver la última entrega de Resident Evil, en 3D. Me pedía el cuerpo ver a Milla Jovovich matando zombis. Pero el único pase era a la una de la mañana y a esa hora ya nos hemos dormidos, estemos donde estemos. Así que nos fuimos al Candilejas.

El Candilejas es una peculiaridad en el espacio-tiempo manchego. Un cine con tres salas en las que proyectan pelis alternativas. La oferta de este fin de semana, para qué decir lo contrario, era poco atractiva. Yo propuse ver una peli de Kazajastán sobre un campesino que quiere ligarse a la única chica del pueblo. Mercedes dijo que prefería una franco-suiza con la típica historia de mujer que quiere encontrarse a sí misma y se va a una isla del Mediterráneo.

La peli, que se llamaba "Villa Amalia" resultó, en resumen, un churro. Aburrimiento total. La misma historia que nos han contado mil veces y sin ninguna emoción. Cuando me pasa algo así, que una peli o un libro me desagradan, le echo la culpa al momento. Siempre digo: es que leí ese libro en mal momento. Y, la verdad, era que tenía un momento de peli con muchos efectos especiales, sin profundidad alguna en el argumento, con amor, sexo, explosiones y cosas por el estilo. Para quebraderos de cabeza ya tengo la vida real.

Luego nos fuimos a cenar a "La oveja negra". Pedimos atascaburras (pronúnciese atajcaburras), que me encanta, y queso a la plancha con mermelada, que también me encanta.

PD: Si encuentro ocasión, os contaré, algún día de estos, mi opinión sobre "El laberinto del fauno", la peor película que he visto en los últimos años.

6 comentarios:

Laube dijo...

A mí me pasa como a ti, que generalmente, sobre todo con los libros, me digo a mí misma que no es que no me haya gustado, es que no tenía yo el cuerpo para esa historia.
Con el cine, no obstante, suelo decir... "fuerte paquete de película...". Porque las hay malas, ehhhhhhh.
Un besoteeeeee

Anónimo dijo...

¿Pasastéis por Tobarra? ¿El camino del infinito sigue allí?

Tu menú de la cena me ha recordado que hace tiempo que no como nada de eso! No puede ser, las buenas costumbres manchegas se están perdiendo.
¿Y qué me dices del ajo de mataero? Un manjar.

Saludos alicantinos con alma manchega.

owachy dijo...

Joder, hermano, no sé si te has puesto cínico...
Si El Laberinto es lo peor que has visto en los últimos años:
a- has visto poco y muy bueno
b- tu mente ha perdido el sentido de lo que es "buen cine"

elhombreamadecasa dijo...

Laube, con esa excusa nos ahorramos criticar a los escritores o a los que han hecho la peli, que, a veces, sabe mal hacerlo después de que hayan trabajado tanto.

Anónimo, Tobarra se ve a lo lejos pero no sabemos nada nuevo del camino del infinito. El ajo de mataero me gusta pero solo el que hacen mis suegros.

Owachy, cine no veo mucho pero "El laberinto del fauno" me enfureció como pocas veces. La historia puede ser buena o mala pero no se puede retorcer sin sentido para que pase lo que quiere el director. Tres ejemplos: los guerrilleros van y hacen un fuego absurdo a plena luz del día (solo para que los nacionales encuentren los antibióticos y sospechen del médico), los mismo guerrilleros asaltan el almacen de comida poniendo bombas a troche y moche pero abren el candado con la llave (solo para que sospechen de una de las criadas) y el malo sigue vivo después de que le den una puñalada en la espalda y otra, de sube y baja, en el lado izquierdo del pecho. Sentí que me tomaban el pelo, la verdad.

CELITA dijo...

Ya está bien de venir por estos lares y no avisar a tus fans, Fede. Vamos, que podía haberme bajado en zapatillas de estar por casa a la Oveja Negra, que vivo al lado...

Respecto al Candilejas, es lo que tiene, que es capaz de lo mejor y lo peor. Pero tampoco puedes pedirle peras al olmo si ibas con cuerpo de tiros y sexo, digo yo. Creo que más os hubiera valido pasaros por alguna sesión del Abycine :)

¿Estás seguro que era queso a la plancha? ¿No sería queso frito?

Besos

owachy dijo...

Pues hermano, te animo a que leas libros sobre la Guerra Civil, y verás que chapuzas como las que mencionas sucedieron a millones, sobre todo de lado Republicano (así nos fue).
A mí, sin embargo, esos nimios detalles (es decir, gilipolleces de casi aprendiz de guerrillero) me hicieron la película muy real.

Yo siento que me toman el pelo cuando hablando de "realidad" todo sale perfecto y nada queda a la improvisación...