Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 20 de julio de 2010

En Albacete, one more time (I)

Este fin de semana volvimos a Albacete. Tocaba un hermano de Mercedes en el Pussy Wagon y no nos lo podíamos perder.

En el viaje de ida (y en el de vuelta), volví a sentarme entre los niños. La percepción del tiempo va cambiando con la edad. Es decir, según consumimos el tiempo vamos modificando la forma de vivirlo. Cuando somos pequeños, hemos consumido poco y somos muy sensibles a sus efectos. He aquí un ejemplo.

20:22. Juan pregunta cuánto falta.
20:22. Le respondo que una hora, sesenta minutos. Un montón.
20:22. Darío pregunta lo mismo y recibe la misma respuesta.
20:24. Juan pregunta cuánto falta, que si ya ha pasado la hora y que si eso que se ve al fondo es Albacete.
20:24. Le digo que no y que todavía faltan 58 minutos.
20:24. Darío pregunta cuánto falta, que si ya ha pasado la hora y que si eso que se ve al fondo es Albacete.20:24. Debería responderle lo mismo pero le digo que cuando lleguemos no podremos bañarnos porque la piscina estará llena de peces nocturnos, que son unos peces microscópicos con tendencia irrefrenable a mordisquear las partes pudendas de los bañistas. (Debo dejarme llevar por el absurdo para no volverme loco respondiendo una y otra vez cuánto falta.)


Los chavales con los que trabajo suelen responder cuando les digo que para tal o cual salida falta todavía una semana lo siguiente: Joder, maestro, dentro de una semana puedo estar muerto. Una hora y media en el coche cuando se tienen cinco años es un mundo. Una semana en la adolescencia es una eternidad.

Al hacernos mayores, soportamos mejor el tiempo. Es como si nos inmunizáramos. O como si fuéramos una bacteria que genera resistencia contra el antibiótico-tiempo a fuerza de que nos lo administren todos y cada uno de los segundos de nuestra vida.

PD: Joserra recomienda una canción para este post:

5 comentarios:

stico1949 dijo...

Que bien escribes cabrón!!! :)

Leia Organa dijo...

¿Peces que muerden los mondonguillos...? ¿Dió resultado? Las conversaciones con tu hijos deben ser dignas de grabar en vídeo... JAJA!

Joserra Rodrigo dijo...

Joder Fede...estamos viejunos y me encanta esta entrada...SLEEP THE CLOCK AROUND de los Belle & Sebastian merece que la ilustre.
Sigue y sigue escribiendo que a me encanta!
Esto es una esclavitud.

Joserra Rodrigo dijo...

Quedo de lujo! jajajaja.
Gracias!

elhombreamadecasa dijo...

Stico, tú que me lees con buenos ojos.

Leia, hay que lleavr mucho cuidado con el pez nocturno porque puede convertir un relajante baño nocturno en la peor de tus pesadillas.

Joserra, la inminencia de las vacaciones me rejuvenece. Los días se me hacen laaaargos deseando que acabe julio.