Cada miércoles un cuento en El Estafador

martes, 1 de marzo de 2011

Murcia revuelta



Voy a citar a Patricio Hernández, presidente del Foro Ciudadano de la Región de Murcia: Hay un filosofo francés de izquierdas, Alain Badiou, que elaboró el concepto de "acontecimiento". Según él, existen hechos y situaciones inesperadas que por su singularidad alcanzan a tener la fuerza de subvertir la hegemonía o sistema de creencias, desvelando de forma súbita e impredecible lo que estaba invisibilizado, pues todo orden o estructura es más precario de lo que parece y encierra dentro de sí virtualidades negadas que pueden irrumpir abriendo posibilidades alternativas, y con ellas una ampliación del horizonte de lo posible. Yo creo que lo que está ocuriendo en Murcia estas semanas es un verdadero acontecimiento en el sentido de Badiou. (El artículo entero está aquí.)

En mi opinión no le falta razón. Desde que el día del sorteo de Navidad de 2010, Valcárcel, presidente de la Comunidad Autónoma, anunciara una ley de recortes de los servicios públicos para ahorrar gastos, la movilización ciudadana no ha parado. Y, francamente, nadie esperaba que una región como esta, adocenada a más no poder, reaccionara así. Es inevitable sentir cierto orgullo al pensar que hoy, 3 de marzo, se está celebrando la novena (¡novena!) manifestación contra esos recortes.

Lo verdaderamente importante de esta movilización es que empezó siendo de funcionarios luchando por sus derechos y está ampliándose poco a poco a buena parte de la ciudadanía. Yo puedo ser funcionario o parado pero eso no quita para que pelee por unos servicios públicos en condiciones. Además, muchas personas empezábamos a estar muy hartas del gobierno asfixiante del PP.

Poco a poco se van mezclando las causas y los colectivos. Importantísimo, y revolucionario pues ataca una de las (malas) raíces del sistema, es la plataforma de afectados por las hipotecas, por ejemplo. Este fin de semana, otro ejemplo, los trabajadores públicos hicieron una acampada en una de las plazas principales de Murcia y el sábado se aprovechó para hacer una concentración en solidaridad con los pueblos árabes que piden democracia.



Estuvimos por allí y vimos a un amigo de los que se está dejando la piel en todo esto. Lo vi a lo lejos y el pendiente de aro que suele llevar se me antojó más grande de lo normal, más poderoso. Me acordé que se cuenta que lo de llevar pendiente no era una cosa a tomarse a la ligera entre los marineros antiguos. Era un derecho que se ganaba después de cruzar el Cabo de Hornos o el de Buena Esperanza. Se ganaba también el derecho de permanecer delante de un rey sin descubrirse y el poder de mear contra el viento. Es cierto eso que se dice de que todos somos necesarios y nadie es imprescindible. Pero todos estos movimientos le deben mucho a un puñado de personas que le echan horas y horas al cabo del día y que ponen toda su energía, inteligencia y pasión en conseguir un mundo, o una región, mejor. Personas que, está claro, se ganan el derecho a llevar pendiente. Escribo todo esto, la verdad, porque la imagen de mi amigo me causó mucha admiración.




Después de la lectura del manifiesto por las democracias en el Norte de África, estuvimos hablando. Le pregunté que hasta dónde iba a llegar toda la movilización. Está claro que hasta las elecciones de mayo. Allí se volverá a decidir todo.

Y el panorama no es muy alentador. Hay quien habla de Valcárcel como de un golpista. Un buen golpe a los servicios públicos sí le ha dado pero no podemos negar la triste evidencia de que ese tipo lleva tropecientos años en el poder porque se le vota. Yo no lo entiendo, pero le votan.

Pero el acontecimiento del que hablaba al principio se ha producido y es difícil prever hasta dónde llegarán sus consecuencias.

Y para finalizar, un poco de humor. Desternillante este montaje que se ha hecho con la película "El hundimiento":




"Todos los consejeros que no tengan el Graduado Escolar que se salgan".

PD: En la manifestación del 25 de enero (la séptima) me encontré con otro amigo de los de pendiente. Se había dejado barba. Al día siguiente le llamé por teléfono y le dije que porque me pillaba mayor, emparejado, con hijos y heterosexual que si no le pedía rollo. Me comprometí a contar aquí lo guapo que iba pero no había tenido oportunidad. Dicho queda.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de asfixiantes es poco... Aquí el problema es que muchos viven de los favores de los que mandan, al más puro sistema siciliano. Y se de lo que hablo.
A.

Pilar dijo...

Me ha emocionado leerte, leer que la gente despierta, que defiende lo suyo, lo de todos, que reivindica sus derechos, que se olvida de la desidia, del "ya lo harán otros" y del "todos son iguales". No son todos iguales, tu amigo es diferente y los amigos de tu amigo también lo son y hay que agradecerselo siempre.
Estoy contigo en que mucha gente se estará dejando la piel en el intento y el apoyo, el movimiento, el entender que entre todos PODEMOS, es lo único que piden como "pago", si es que despertar conciencias pudiera pagarse de alguna forma....
Gracias de nuevo Fede por tus palabras y espero que lo que está pasando en Murcia sea un virus que poco a poco se extienda a muchos, muchos otros rincones de nuestro país ¡qué falta nos hace!