Cada miércoles un cuento en El Estafador

jueves, 3 de marzo de 2011

Complicaciones inesperadas


Hace una semana o así, sacamos el libro de Pippi Calzaslargas de la Biblioteca Regional. Se me ocurrió que sería divertido leer un capítulo cada noche. Y sí, está siendo divertido pero no de la forma que supuse.

Resulta que la serie de televisión está basada en los capítulos de la novela. Pero no los reproduce fielmente. Se parecen pero hay ligeros cambios. Darío, el pequeño ultranerd de Pippi, tiene como versión original e inviolable la serie de televisión por lo que cada cambio, por minúsculo que sea, supone un verdadero revuelo. Saltos en la cama, almohadas volando, espumarajos por la boca, cuellos que giran 360º... una barbaridad, en resumen.

Ya la tuvimos en el primer capítulo. La cosa empezó a tensarse cuando el Señor Nelson apareció con sombrero, algo que no sucede en el primer capítulo de la serie. Después, el padre de Pippi se presenta como Rey de los Caníbales cuando en la tele es Rey de los Correlotas. No os cuento lo que pasó cuando Pippi dice que en el Congo Belga todos mentían cuando, ya se sabe, Pippi no ha estado nunca en ese país. Evidentemente cuando vi que en el libro ponía: "En sus piernas, largas y delgadas, llevaba un par de medias no menos largas, una negra y otra de color marrón" me acobardé y alteré el texto original de Astrid Lindgren. Leí en voz alta: "En sus piernas, largas y delgadas, llevaba un par de medias no menos largas, una naranja y otra de color verde".

El martes por la noche la paz familiar estuvo a punto de ser destruida por completo porque en una conversación, Pippi acaba una frase diciendo: "por ejemplo". ¿En qué capítulo dice eso Pippi, a ver? En ninguno.

Solo me faltaba que viera la foto de arriba y tuviera que explicársela (la que está al lado de Pippi.. quiero decir, de la niña que hace de Pippi, es Astrid Lindgren).

5 comentarios:

Lulu dijo...

Madre mía, si es que no te pasan ni una, tienen una memoria... al mio le pasa igual, como le cuentes el cuento distinto a como se lo has estado contando, le lia parda

mona dijo...

Lo peor es cuando empiezan con las preguntas tipo:¿donde esta la casa del ratoncito perez? o ¿por que no es siempre navidad?...

JL dijo...

ja, ja, ja, me ha gustado como evitaste la debacle cambiando el color de las medias. Se te perdona la alteración de la novela, fue en defensa propia.
Me has recordado esta estupenda serie, voy a ver si la consigo para mis hijos.
Un abrazo

elhombreamadecasa dijo...

Lulu, pues ya lo hemos leido una vez y hemos empezado de nuevo por el principio.

Mona, yo en eso casos niego siempre la realidad.

JL, la serie está completa en la biblioteca regional y en Google videos. También se puede comprar el pack en cualquier gran superficie. Ahora, debéis preparaos para no ver nada más que Pippi en la tele para el resto de vuestros días.

Pilar dijo...

¡Qué dura es la fidelidad literaria! De todos modos yo creo que las variaciones, las versiones, enriquecen al original, le dan nuevos matices. Estamos hablando de "la Pippi de Darío" no de la Pippi de Astrid... siempre saldrá ganando y actualizándose con los cambios. Por otro lado.... ¡¡cuidado con los fundamentalistas!! que empiezan por un libro... y luego seguirán con tu ropa o tu corte de pelo...