Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 21 de marzo de 2011

Día del padre... o no.



Cosas como el día del padre hacen palpitar mi vena de estudiante ruso nihilista del siglo XIX. Que me dan igual, vamos. Eso no impide que llegara a las lágrimas cuando Darío me dio su regalo. Juan, por su parte, no ha hecho nada al respecto en clase. Creo que estuvieron hablando sobre "el día de la familia" en lugar del día del padre. No tengo mucha más información sobre este asunto.

Hasta hace dos años, todo el cole hacía el regalo del día del padre y el del día de la madre. Hace dos cursos, se decidió no hacerlo. La razón era que había muchas tareas que llevar a cabo y ese regalo distraía de lo importante. También se argumentó que había muchos niños con padres ausentes y les podría resultar complicado enfrentarse al regalo. A mí, nihilista, la decisión me dejó sin frío ni calor pero hubo quien se lo tomó muy mal. Además, dieron por hecho que los argumentos dados eran excusas y que lo que de verdad pasaba era que las seños no querían trabajar. Esto es curioso. Es como cuando uno va al médico para después poner en cuestión lo que te ha dicho y hacer lo que te recomienda el vecino o tu madre. El profesional, el que tiene los conocimientos y está realizando el trabajo, no sabe lo que dice pero yo, sepa más o sepa menos, sí.

No tengo criterio fijo sobre si hay que hacer o no regalo en el día del padre pero sí algunas opiniones.

Respecto al argumento de que se pierde el tiempo con este tipo de actividades, diría que discrepo un poco. Está bien conectar la familia y el colegio y si se hace con regalos, mejor que mejor. Además, la autoestima de los niños crece cuando son ellos los que regalan.

El segundo argumento es el que me parece más importante. Diría que un buen principio pedagógico consiste en conocer la situación de los niños con los que se trabaja y actuar en función del contexto. Si hacer el regalo puede suponer un mal rato para un niño que acaba de perder a su padre o a su madre, pues no se hace. No creo que pase nada. Por otra parte, los niños tienen capacidad de asumir distintas situaciones. A lo mejor hace ya dos años que falta el padre de casa y como es un tema más o menos superado puede hacer el mismo regalo que el resto de la clase pero dárselo a la madre. También podría ser que hubieran dos madres. Pues un día el regalo para una y otro día el regalo para otra.

5 comentarios:

Pilar dijo...

Vaya Fede, parece que el tema se ha extendido por distintos colegios de distintas comunidades autónomas.... casualmente las nuestras gobernadas por el mismo digno político....
Hace unos días publiqué en el blog una entrada sobre este tema y no sé, tampoco es que lo tenga del todo claro... tengo serias dudas sobre las "buenas" intenciones no tanto de la comunidad educativa como de las autoridades de la consejería.... no sé, no sé.... pero siempre se podría utilizar para integrar y no para segregar ni hacer sufrir a nadie ¿no?

JL dijo...

Pues yo ahora que soy padre quiero mi día y mi regalo. A ver si justo ahora van y lo quitan!!
Un abrazo.

Lulu dijo...

Creo que protegemos demasiado a los niños, parecen de cristal. Siempre hubo niños cuyo padre/madre estaba ausente y no creo que por eso se traumatizasen, hacian el regalo para el otro progenitor y punto. Habría que estudiar cada caso y si hay algún niño que lo está pasando especialmente mal, pues no se hace, pero lo de generalizar, me parece fatal. Además, YO QUIERO MI REGALO DEL DIA DE LA MADREEEEEEEEEE, para mi era muy especial el hacer con mimo el regalo de mis padres, a día de hoy, procuro que sea especial y me gustaría que para mi hijo también sea así.

Rafauskiv dijo...

Aquí en Andalucía, nos ha pasado lo mismo. Mi niña pequeña, Carla con 2 años, me trajo un coche de papel como si fuera el mayor regalo del mundo y Marta, con 4 años, no hicieron nada. No se el motivo, a mi en estos temas no me importa mucho, llevo años de regalos atrasados, pero Marta, se sintió mal por que no tenía nada que darle a su papa.

mona dijo...

Vaya,estamos pasando de castaño a oscuro,los niños estan encantados de regalar,algo hecho por ellos y deseando ver la cara de sus padres,todo lo demas, son absurdeces de pseudopsicologos.