Cada miércoles un cuento en El Estafador

lunes, 17 de enero de 2011

Parchís



Una de nuestras actividades comodín para los sábados por la tarde, tan complicados algunas veces, es ver una peli con palomitas recién hechas para todos. Muchas palomitas. De vez en cuando vemos una de Parchís. A los hijos les gustan pero es que Mercedes y yo nos morimos de la risa.

Este sábado vimos "Las locuras de Parchís". Hay una escena en la que se escapa una vaquilla y empieza a perseguir a Don Atilio (el dueño del cole al que van los chicos) y a su mujer. A la mujer la dobla en esas escenas de peligro un hombretón y la cosa es tan descarada que no pudimos dejar  de reir durante un buen rato.

Las pelis de Parchís, vistas con ojos de padre, son algo desconcertantes porque los niños se pasan todo el tiempo agrediendo a la gente, solucionando los problemas a base de sartenazos, allanando moradas, secuestrando... No es de extrañar que mucha de la música incidental suene rollo blaxploitation (probar a decir esta palabra en voz alta, ya veréis qué risa).

Me acordaba perfectamente de "Las locuras de Parchís" porque fui a verla al cine y me enamoré perdidamente de Vicky. Quería poner un rock que le cantan pero no está en youtube, y yo que me pensaba que todo estaba en youtube. Diría que más que enamorarme de Vicky lo que me pasó fue que empaticé con David que es el que se anamora de la niña en la peli. Posiblemente sería la primera vez que experimenté algo parecido. Qué cosas.

Y como no he encontrado la canción que quería (en la que los de Parchís van disfrazados de monjas y cantan un rock que ya querría para ella Sister Act) pongo una canción molonísima de la blaxploitation:

3 comentarios:

Joserra Rodrigo dijo...

Blaxploitation forever ! da igual que el pretexto sea Parchis.Curtis Mayfield , madre mia uno de mis dioses Fede.
Move on up !

Anónimo dijo...

Tres días sin entradas, qué estarás tramando?

elhombreamadecasa dijo...

Joserra, ¿conoces los recopilatorios "Can YOu Dig It?". Son lo más.

Anónimo, siento decepcionar pero no tramo nada. Mira qué pena: es que ha estado malo uno de los hijos, he tenido que ir a la oficina del INEM y echar la mañana en balde porque mi empresa no había mandado los papeles a tiempo, etcétera.