Cada miércoles un cuento en El Estafador

viernes, 11 de julio de 2008

Consuelo

Se había propagado el rumor (en realidad me habría gustado decir se ha propagado la especie, me encanta esa expresión, pero me parece algo repipi) de que a las víctimas de la penúltima patera iban a darles papeles. Quizás un gesto humanitario después del drama vivido. Pero acabo de escuchar en la radio a doña Rumí, no sé qué y no sé cuántos de inmigración del gobierno de España, diciendo que de eso nada de nada. La susodicha (en la foto de abajo con cara de no haber roto un plato en su vida) ha aclarado que no es la primera patera que llega a nuestras costas ni la primera desgracia que hemos visto. Bien dicho, señora, que si cunde el ejemplo las mujeres se subirían a las pateras cargadas de hijos que ir echando por la borda uno a uno hasta conseguir papeles en España.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo entiendo que no les den los papeles. me da pena, pero lo entiendo.

federico montalban lopez dijo...

Se me ocurre una pregunta: ¿por qué a los familiares de las víctimas del atentado de la T4 no solo no los dieron papeles sino que los hicieron españoles? Desde luego por la magnitud de la tragedia no. No se me ocurre nada peor que ver morir a un hijo en tus brazos de hambre y de insolación. No existe un dolor más atávico, genético, total. Es el dolor perfecto. Si en algún lugar de la Ley de Extranjería hay un hueco para razones humanitarias ésta hubiera sido la ocasión de utilizarlo.